¿Cuál crisis bancaria en Europa?

Los bancos europeos continúan creciendo a pesar de los temores por el déficit fiscal griego; si el problema se extiende, el consumo de la zona caerá, y entonces el sector financiero sí sufrirá.
grecia-parlamento-ue  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Hay que encontrarle sentido a esto. Se supone que Europa es un desastre financiero, o al menos eso es lo que hemos escuchado desde hace semanas.

Si es así, ¿cómo es que Barclays, con base en Londres, logró reportar ganancias récord en 2009? Los informes de la firma ayudaron a iniciar un importante crecimiento en las acciones de los bancos europeos el martes pasado.

Las acciones de la entidad crediticias en la Bolsa de valores de Nueva York (NYSE) crecieron 11.5% durante el intercambio de acciones vespertino mientras que otros bancos europeos, como Royal Bank de Escocia, UBS y Credit Suisse de Suiza, y el Deutsche Bank de Alemania también crecieron notoriamente.

Parece extraño que las grandes instituciones financieras europeas estén creciendo en medio de los miedos de que la crisis en Grecia pueda ocasionar más problemas de otras naciones atrapadas en su deuda, como Portugal, Irlanda, Italia y España, así como en otros países fiscalmente sanos en el continente.

No es como si algunos de los bancos importantes con oficinas centrales en esos países hayan participado en el crecimiento del sector financiero el martes pasado. Las acciones del Banco Nacional de Grecia cayeron 5%, y el aliado Banco Irlandés no registró cambios. BBVA y Banco Santander, de España, aunque se mantienen, no crecieron tanto como algunas de sus contrapartes en otras partes de Europa. 

Pero si prestamos más atención a Barclays, queda claro por qué le fue tan bien. La compañía se benefició de algunas de las tendencias que ayudaron a Goldman Sachs y a JPMorgan Chase el año pasado, un crecimiento en las ganancias de la banca de inversión mientras los mercados financieros recuperaban la vida.

En un cambio surrealista, Barclays obtuvo un impulso gracias a la adquisición de los restos norteamericanos de Lehman Brothers. La entidad londinense también gozó de una ganancia ocasional gracias a la venta de su unidad de gestión de activos de Barclays Global Investors a BlackRock el año pasado. 

Por lo tanto, la firma no tendrá ingresos similares por una venta de activos este año para ayudar a aumentar sus ganancias. Tampoco queda claro si la entidad, y otros con grandes operaciones de inversión, puedan recapitular el éxito del año pasado ahora que la volatilidad regresó a los mercados.

Una vez más, los grandes prestamistas en los "países más desarrollados" de Europa pueden ver esperanzas en la noción de que no saldrán lastimados si Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España tienen que enfrentar más problemas.

Según un informe emitido por EPFR Global, una empresa que observa el flujo de los fondos en todo el mundo, los gestores de fondos mutualistas en Europa ya comenzaban a alejarse de los puntos más problemáticos del continente desde diciembre (antes de que las preocupaciones sobre las moras de la deuda griega causaran conmoción) para acercarse a los mercados más estables en Europa.

EPFR Global dijo que los gestores de fondos alejaron de las islas gran parte de sus participaciones para colocarlas en compañías en el Reino Unido y en los Países Bajos. La empresa dijo que la colocación de las acciones de Grecia cayó a sus niveles más bajos en más de tres años.  

John Praveen, estratega en jefe de inversiones en Prudential International Investments Advisers, escribió en un informe que cree que el mercado de acciones del Reino Unido luce más atractivo que el del resto de Europa.

Praveen citó informes recientes sobre la fuerte manufactura en Inglaterra, pues la considera una señal de que "la recuperación industrial está ganando impulso". Agregó que cree que el Banco de Inglaterra mantendrá las tasas de interés fijas durante gran parte de este año, lo que probablemente mantendrá a los inversionistas contentos.

Pero al mismo tiempo, los gestores de fondos de bonos globales también redujeron drásticamente su presencia frente a la deuda de los países en problemas en diciembre, según un informe de EPFR Global.

Es por esto que vale la pena preguntarse si Barclays u otros bancos europeos pueden seguir reportando niveles importantes de crecimiento incluso si las aflicciones de estos países amenazan con contagiar a otros. Praveen opinó en su informe que "la crisis de la deuda en Grecia es perjudicial para éstos".

Incluso si la Unión Europea no logra rescatar a Grecia, como es de esperarse, es probable que fijen condiciones estrictas para cualquier rescate. Esto fomentará los recortes en el gasto de los gobiernos de Grecia, y eventualmente, de Portugal, Irlanda, Italia y España. Como consecuencia, esto frenará el gasto del consumidor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una cosa es aceptar que Grecia no es tan importante en el panorama más grande, pero un rezago simultáneo en este gasto en varios países europeos definitivamente afectará a sus socios comerciales, es decir, a las naciones europeas mejor acomodadas.

Es difícil imaginar cómo los bancos establecidos en los países más sanos pueden evitar que sus portafolios de préstamos se vean afectados al mismo tiempo que la economía de la zona sigue atascada en una depresión.

Ahora ve
Kim Jong Un parece distanciarse del plan de lanzar misiles en Guam
No te pierdas
×