La Fed en la silla del castigo

La renuncia de su vicepresidente condiciona las futuras negociaciones de la reforma financiera; uno de los candidatos a ocupar el puesto es Larry Summers, parte del equipo económico de Obama.
reserva-federal-estados-unidos-eu-bernanke.  (Foto: Jupiter Images)
Colin Barr
NUEVA YORK -

La Reserva Federal (Fed) tiene suficientes problemas sin tener que fingir que no tiene suficiente personal.

El vicepresidente de la Reserva Federal, Donald Kohn, dijo el lunes pasado que se retirará en junio, después de ocho años en la junta directiva. La salida de Kohn abrirá una tercera vacante en la Junta de Gobernadores de siete miembros de la Fed.

Los lugares vacíos en las oficinas del Banco Central en Washington no son nada nuevo. Ha habido vacantes desde los últimos años de George W. Bush, y no es como si la presidencia de Barack Obama se haya desvivido por asignar nuevos gobernadores.

Pero en el recuento de los daños de la crisis financiera de 2008, la Fed está arriesgando más que nunca. Además de estar supervisando a los bancos y fijando las tasas de interés, la Reserva Federal intenta sacarse a sí misma con toda sutileza de una operación de rescate multifacética y masiva. 

Querer lograrlo con éxito y sin una junta de gobernadores completa puede ser mucho pedir.

"Funcionar con cinco gobernadores es un problema", dijo Susan Phillips, ex gobernadora de la entidad que ahora es decana de la escuela de negocios en la Universidad de George Washington. "Pero cuando sólo hay cuatro, es hora de ponerse en acción".  

La Barack Obama dijo que asignará un remplazo para Kohn "pronto", con la esperanza de que obtenga una rápida confirmación por parte del Congreso. La Casa Blanca no señaló a quién asignará para el puesto.

El economista de Bank of America, Ethan Harris, escribió el en una nota a sus clientes que entre los candidatos más probables se encuentra el director del Consejo Económico Nacional, Larry Summers, y dos miembros del Consejo de Asesores Económicos del presidente: la presidenta Christina Romer y el miembro Austan Goolsbee.

Pero un cambio veloz sería esperar demasiado; el Ejecutivo ha estado trabajando por más de un año, un lapso durante el cual la Reserva Federal ha tenido al menos dos vacantes. Durante ese período, la Casa Blanca sólo ha nominado a una persona. Daniel Tarullo, ex profesor de Georgetown y experto en regulaciones bancarias, fue asignado como gobernador de la Fed el 28 de enero de 2009.

El fracaso de la presidencia por anticipar estas situaciones en el Banco Central y sus miembros no es ninguna sorpresa para los observadores.

"Pueden decir que han estado ocupados luchando contra la crisis financiera, pero éste ha sido un fuerte déficit en términos de planeación de políticas", dijo Michael Brandl, economista expositor en la Universidad de Texas. "El momento no podría ser peor". 

Eso se debe a que el papel que la Reserva Federal tendrá en el futuro es gran parte del debate en el Congreso sobre la reforma financiera. La Cámara aprobó una propuesta de ley en diciembre, pero los senadores siguen discutiendo y negociando las regulaciones bancarias y la participación que la Fed tendrá en ellas.

La nominación de gobernadores cuando el debate de la reforma sigue en curso no es lo ideal, dijo Phillips, debido a los fuertes cuestionamientos que los candidatos recibirán por parte del Congreso.

Aunque el movimiento "anti-Reserva Federal" que creció en enero durante la reconfirmación del puesto de su presidente Ben Bernanke parezca estar perdiendo el impulso, la ira por los rescates continúa, y es algo que los miembros del Congreso no olvidarán durante un año electoral.

"Es un momento difícil para hacer una nominación", dijo Phillips.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Ejecutivo puede no tener alternativa. Recientemente ha habido informes sobre cierto progreso en un posible compromiso entre los líderes de los paneles bancarios del Senado, pero a menos que se logre un acuerdo pronto, la Casa Blanca corre el riesgo de dejar que se acabe el tiempo, arrinconando aún más a la Reserva Federal antes de junio.

"Es una gran oportunidad para que todos dejen de lado sus políticas y se concentren en encontrar buenos gobernadores", dijo Brandl. "Si dejamos que pase el tiempo en este asunto, podríamos terminar viéndonos como Japón en materia de parálisis de políticas".

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×