El alcoholismo, ‘mercado’ por sanar

Farmacéuticas desarrollan fármacos que pueden controlar la enfermedad, es un mercado prometedor; ya existen medicinas disponibles para tratar el alcoholismo, pero sus efectos varían ampliamente.
cerveza-espuma-alcoholismo  (Foto: Jupiter Images)
LONDRES (CNN) -

¿Esto le recuerda a alguien que conoce? Darryl tiene 35 años, un trabajo estable, una casa y un buen matrimonio, disfruta de unas cuantas cervezas frente al televisor casi todas las noches, pero técnicamente no tiene problemas con el alcohol.

Es posible que sólo en Estados Unidos haya alrededor de 36 millones de Darryls, según el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA por sus siglas en inglés), que creó el personaje interpretado por un actor en su sitio de Interent para ayudar a capacitar doctores.

Darryl no se ejercita como debería y, por lo tanto, tiene un poco de sobrepeso. A un promedio de cuatro tragos al día, no es alcohólico, pero algunos expertos lo ven como un bebedor de alto riesgo y dicen que podría sucumbir a un "desorden del consumo del alcohol".

Millones de personas más de todo el mundo desarrollado (que beben unas copas de vino después del trabajo o anhelan tres noches de varios tragos seguidos los fines de semana) pueden estar agravando un considerable problema sanitario y social.

¿Solución a una pastilla de distancia?

Un nuevo análisis sobre la adicción, particularmente al alcohol, está empezando a despertar el interés de las grandes farmacéuticas. Por años el sector se ha mostrado distante, asumiendo que hallar la cura para el alcoholismo es imposible o que el mercado al que se dirige no representaría grandes ganancias.

Ahora, las nuevas actitudes de occidente, y el alcohol barato a la venta han hecho que beber excesivamente sea normal, incluso entre las clases medias. Algunos expertos predicen la pronta llegada de una nueva generación de medicamentos para ayudar a los bebedores frecuentes.

"El mercado potencial de medicamentos que pueden ser recetados para estos alcohólicos funcionales es enorme", dijo Mark Willenbring, un experto en adicciones y psiquiatra de Estados Unidos.

Al igual que con el tratamiento para la depresión hace 30 años, dice que los estudios sobre alcoholismo pueden estar acercándose a un "momento Prozac", cuando todo se volverá más natural y aceptable, llevando a doctores a recetar una píldora para ayudar a las personas que atraviesan un mal momento.

Ya existen fármacos disponibles para tratar el alcoholismo, pero sus efectos varían ampliamente. A medida que se profundiza el conocimiento de los científicos de lo que el alcohol produce en nuestras funciones cerebrales, también se profundiza la gama de posibles tratamientos.

Datos de Thomson Pharma, una compañía de Thomson Reuters que monitorea al sector farmacéutico, muestran que hay 24 medicamentos en etapa de desarrollo para tratar el alcoholismo, incluyendo alrededor de 10 o más en la etapa de prueba.

Grandes bebedores

Los gigantes estadounidenses de los medicamentos Merck y Eli Lilly son las compañías de mayor peso en asumir el reto en este momento: cada una le está dando curso a dos posibles fármacos que van en la mitad de la etapa de pruebas con humanos para tratar el alcoholismo.

La firma de biotecnología Alkermes también está muy activa en esta área, con tres medicamentos en desarrollo: dos nuevos compuestos y el tercero un nuevo formato de un fármaco ya existente.

Como es a menudo el caso cuando las farmacéuticas muestran un renovado interés en una preocupación creciente, los críticos pueden acusar a las firmas de buscar la creación de una "nueva enfermedad" para generar un mercado innecesario.

Pero otros sostienen que el resultado puede ser una salvación para millones cuyo consumo de alcohol representa un riesgo para su salud, y un gran gasto para la sociedad.

"Ellos no necesitan la intensidad del tratamiento que requieren los casos más severos. No necesitan ir a Alcohólicos Anónimos por el resto de sus vidas, pueden responder bien a algunas medicinas y a un breve apoyo para el comportamiento", sostuvo Willenbring.

El alcohol y sus consecuencias causan la muerte de 2.3 millones de personas al año a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS): eso representa 3.8% de todas las muertes, lo que ubica al consumo de alcohol inmediatamente por debajo del sexo sin protección y por sobre la desnutrición en las principales 10 causas de muerte.

Cuando se trata de la carga de enfermedades causadas por el alcohol, la evidencia contra la bebida realmente se multiplica.

Además de contribuir a muertes traumáticas y heridas en accidentes automovilísticos y otros accidentes, el alcohol está asociado con la cirrosis, muchos tipos de cáncer, intoxicación alcohólica, síndrome alcohólico fetal y afección cardíaca, que en sí misma es la principal causa de muerte de hombres y mujeres de naciones industrializadas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"En Estados Unidos tenemos al menos 18 millones de adultos que padecen de desorden en el consumo de alcohol, y probablemente el doble de bebedores de alto riesgo no diagnosticados", dijo Raye Litten, jefe de desarrollo de medicamentos de NIAAA.

"También tenemos aproximadamente 7.5 millones de adolescentes que son bebedores excesivos, y al menos 1.5 millones que son dependientes del alcohol", agregó.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×