Trabajadores paralizan a Grecia

Empleados del sector público y privado se manifiestan en oposición al plan gubernamental; aeropuertos, colegios y empresas detuvieron sus actividades al considerar injusto el proyecto.
Protesta en Grecia  (Foto: CNN)
ATENAS (CNN) -

Los trabajadores de los sectores público y privado griegos fueron este jueves a huelga, y dejaron vuelos en tierra, cerraron colegios y paralizaron el transporte público en el segundo paro nacional en dos semanas en protesta contra los planes de austeridad.

Bajo la presión de los mercados y sus socios de la Unión Europea (UE), el Gobierno del primer ministro George Papandreou reveló un nuevo paquete de austeridad la última semana que ascendería a 4,800 millones de euros (6,510 millones de dólares).

Este paquete incluye un alza en el impuesto al valor agregado, recortes en los sueldos del sector público y un congelamiento de las pensiones.

Muchos griegos consideran injusto el plan y dicen que va dirigido a la gente equivocada, en un país donde la corrupción y la evasión de impuestos están extendidos.

Los sondeos de opinión han mostrado una oposición creciente a los impuestos y los recortes, pero no es muy probable que la huelga de 24 horas detenga los planes del Gobierno para reducir el gasto y elevar la carga fiscal para combatir un déficit que ha sacudido el euro.

Al preguntársele sobre las protestas, el primer ministro griego dijo en Washington el miércoles: "Los manifestantes tienen el derecho de manifestarse, pero la crisis no es un error de este Gobierno".

La hostilidad hacia las medidas anunciadas está creciendo.

El sindicato privado GSEE y su homólogo del sector público, ADEDY, que en conjunto representan a la mitad de los 5 millones de empleados del país, dicen que el plan de austeridad apoyado por la Unión Europea sólo golpeará a los más pobres y agravará los problemas económicos del país afectado por la recesión.

"Los trabajadores levantarán su puño y gritarán con una voz: no pagaremos por la crisis", dijo en un comunicado el sindicato del sector privado GSEE.

"Nadie, nada va a amedrentar a los trabajadores", agregó.

El nivel de participación en la huelga y las protestas es vigilado de cerca desde el extranjero.

Los políticos de la UE, las agencias de calificación y los mercados financieros han recibido con beneplácito el último paquete de austeridad, pero quieren que se implemente de manera rápida y sin contratiempos. Para que eso ocurra, el apoyo público es crucial.

"No hay otra opcion"

Los sindicatos, desde los taxistas hasta los basureros, han incrementado las protestas las últimas semanas. Pero los sondeos también muestran que la mayoría de los griegos creen que se necesita de la austeridad económica y que el Gobierno debe seguir adelante con las medidas.

"Todo estará muerto en Grecia, pero la mayoría de la gente entiende que no hay otra opción (...) No creo que una huelga y concentraciones puedan afectar seriamente las políticas del Gobierno", dijo el encuestador de ALCO Costas Panagopoulos.

La oposición a los recortes ha sido relativamente débil hasta el momento, pero los griegos tienen tendencia a ocupar las calles en protestas que pueden volverse violentas.

La Policía dijo que se estaba preparando para enfrentarse a problemas después de los disturbios en una marcha contra las medidas de austeridad la semana pasada. Unos 1,500 policías antidisturbios patrullan el centro de Atenas este jueves y habría más listos para unirse si fuera necesario.

El sindicato comunista PAME abre el día con una manifestación, seguida por una marcha hasta el Parlamento organizada por los dos principales sindicatos de los sectores público y privado.

Empleados bancarios, bomberos, recaudadores de impuestos e incluso agentes de policía participan en la marcha. Los autobuses y los trenes no estaban operando en Atenas, y los barcos estaban amarrados en puerto.

Los periodistas y la televisión estatal también dejaron de trabajar.

El nuevo paquete de austeridad ha distanciado a empleados públicos y privados, y los empleados públicos resentidos ven a sus colegas con empleos públicos como privilegiados, por lo que piden que paguen más por la crisis.

ADEDY ha dicho, sin dar detalles, que está preparando más iniciativas para abril y mayo.

La administración socialista de Papandreou asumió el poder en octubre pasado y conmocionó a los mercados al revisar abruptamente la previsión de déficit de su predecesor conservador.

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×