Ola de amparos por consolidación: PWC

Fiscalistas destacan que en julio podrían presentarse recursos contra el régimen de consolidación; sin embargo, las recientes modificaciones traen beneficios para algunos corporativos.
monedas mano consolidacion fiscal PWC JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Astrid Espinoza
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

A principios de julio, se espera una nueva ola de amparos en contra de las nuevas reglas de consolidación fiscal, advierten fiscalistas. 

"En junio, las empresas consolidadas tienen que realizar el pago diferido de Impuesto Sobre la Renta (ISR) y si los empresarios se sienten afectados, seguramente se ampararán y tienen 15 días para hacerlo", señaló José Alfredo Hernández, socio de PricewaterhouseCoopers (PWC).

El especialista explicó  que con las nuevas reglas de consolidación fiscal que publicó el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en su página de Internet la semana pasada, las empresas que se verán afectadas serán las que registran pérdidas, ya que bajo esta circunstancia se puede incurrir en un doble pago del ISR, lo que afectará aún más su capital contable.

"Se esperan más amparos por aplicación de nuevas disposiciones a hechos pasados", indicó Hernández.

Sin embargo, reconoció que también existen ventajas para algunas de las 422 grandes empresas que se encuentran bajo el régimen de consolidación fiscal si es que se encuentran sanas financieramente.

"Las nuevas reglas implican algunos beneficios en cuanto a diferir el pago del ISR, ya que existe la posibilidad de diferir este gravamen en tanto las empresas no se desincorporen del grupo", señaló el especialista.

ICA, por ejemplo, informó  ayer miércoles que se beneficia de los cambios fiscales publicados en la página de Internet del SAT, ya que se reduce 89% el pago fiscal por consolidación, al pasar de 2,545 millones de pesos (mdp) a 281 mdp, según un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La consolidación fiscal nació en 1973 como un estímulo fiscal a las empresas para poder incentivar sus inversiones en el país. A grandes empresas como Cemex, ICA y Alfa se les permite que paguen el ISR compensando las pérdidas de unas subsidiarias con las utilidades de otras.

La ley de ingresos de México para 2010 obliga a las empresas a pagar impuestos diferidos de los últimos 10 años por concepto de dividendos, pérdidas en subsidiarias y regímenes especiales que antes estaban exentos o que se reducían por efecto de consolidación de resultados. 

Ahora ve
Cinco presuntos terroristas fueron abatidos en Cambrils, Cataluña
No te pierdas
×