Banca extranjera al acecho en EU

Instituciones foráneas esperan el mejor momento para anunciar fusiones en suelo estadounidense; entidades canadienses han expresado su interés para ampliar su presencia con su vecino del sur.
barclays-banco-lehman  (Foto: CNN)
David Ellis
NUEVA YORK -

Es posible que la muy anticipada ola de fusiones en el sector bancario ya se aproxime, aunque los compradores pueden no ser de Estados Unidos.

Los canadienses Toronto Dominion Bank y Royal Bank of Canada expresaron públicamente en meses recientes su interés por ampliar pronto su huella en Estados Unidos.

Los inversionistas se sorprendieron a principios de este mes después de que el Wall Street Journal informara que el gigante bancario Barclays, que obtuvo los activos estadounidenses de Lehman Brothers, puede hacer un intento por complementar su ya enorme presencia en Wall Street con la adquisición de un banco minorista.

"Mucho de esto tiene que ver con la compra de Lehman Brothers", dijo Bruce Packard, analista con base en Londres que cubre los bancos en el Reino Unido en Seymour Pierce. "(Los bancos minoristas) son un área que quieren hacer crecer".

Para muchas entidades extranjeras, el territorio estadounidense es una zona fértil para el crecimiento futuro. Como los prestamistas más pequeños están cayendo fuertemente y los industriales luchan por mejorar su imagen pública tras sus rescates, varios expertos creen que es la oportunidad perfecta para que los bancos extranjeros obtengan participación del mercado gracias a sus contrapartes estadounidenses.

Pero aún con todo lo que se dice, no se ha dado información sobre las fusiones internacionales y la actividad de adquisiciones bancarias. No se ha dado a conocer ningún anuncio, ni se ha completado ninguno hasta este momento, y en 2009 sólo hubo 1,600 millones de dólares en transacciones, según el analista de acuerdos Dealogic.  

Si se compara eso con los días previos a la crisis en 2007, podrán ver que los acuerdos bancarios internacionales llegaron a tener un valor de 21,300 millones de dólares, originados por la adquisición de TD sobre Commerce Bancorp, y la adquisición que National Australia Bank hizo sobre Sioux Falls, el banco con base en Dakota del Sur de Great Western Bank.

Los expertos sugieren que lo que ha mantenido a las instituciones financieras extranjeros al margen últimamente ha sido la constante incertidumbre que rodea tanto a la economía estadounidense como al ambiente de regulaciones bancarias.

Mientras que muchas entidades estadounidenses han reconocido la magnitud de sus problemas de préstamo, sigue habiendo miles de millones de dólares de pérdidas adicionales que deben considerarse junto con el hecho de que la tasa de desempleo  continua siendo impresionantemente alta, y el problema del mercado de los bienes raíces comerciales se sigue solucionando.

Ahora que los legisladores están más cerca de aprobar una legislación para las reformas regulatorias financieras, no queda claro a qué reglas tendrán que ajustarse los bancos, ya sean extranjeros o nacionales, que operan en Estados Unidos.

"Ojalá que no compren algo que tengan que dividir", dijo Jim Westlake, presidente del negocio bancario del Royal Bank of Canada en Estados Unidos en una entrevista reciente con American Banker, una publicación de comercio industrial.

Los reguladores en el extranjero, como la Oficina de Superintendencia de Instituciones Bancarias, de Canadá, ya se alteraron con la noción de que alguna de sus entidades intente recoger a algún prestamista estadounidense y termine afectado.

"(Los reguladores) han dicho con frecuencia que nuestros bancos deberían permanecer donde están hasta que haya una mayor comodidad en torno a la recuperación", dijo Mario Mendonca, analista financiero en el banco de inversión Genuity Capital Markets, con base en Toronto.

Los prestamistas extranjeros también señalaron su disposición para esperar a disfrutar de los encantadores acuerdos de los bancos fracasados de los que han gozado sus contrapartes estadounidenses. 

"Creo que nuestra visión fundamental del mundo no ha cambiado mucho, así que creo que seguiremos nerviosos sobre las adquisiciones en las que no se nos está asesorando", dijo Ed Clark, presidente ejecutivo de TD, durante una conferencia telefónica con inversionistas en enero, después de dar a conocer los resultados del primer trimestre de la compañía.

Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), el segundo banco más grande de España, se volvió el primer prestamista extranjero que logró este tipo de acuerdo con la Comisión Federal de Seguros de Depósito (FDIC por sus siglas en inglés) el año pasado. Recogió al fracasado prestamista texano Guaranty Bank el pasado agosto.

Como parte del acuerdo, BBVA Compass, su sucursal estadounidense, adquirió los depósitos de Guaranty y cerca de 13,000 millones de dólares en activos, acordando dividir la mayor parte de cualquier pérdida futura con la Comisión Federal de Seguros de Depósito.

Aún así, los fracasos de esa magnitud son cada vez menores y menos frecuentes hoy. 24 de los 30 bancos que fueron tomados por la FDIC en lo que va del año cuentan con menos de 1,000 millones de dólares en activos, casi ningún valor para las empresas que intentan crecer rápidamente como TD o Barclays.

Los prestamistas extranjeros ambiciosos pronto se darán cuenta de que para lograr entrar o crecer en territorio estadounidense, no es completamente necesaria una fusión tradicional.

Ya hay rumores sobre los prestamistas regionales como SunTrust, de Atlanta, y Fifth Third, con base en Cincinnati, pues puede ser objetivos potenciales de Barclays.

Los inversionistas también atribuyeron el reciente crecimiento de las acciones de Bank Atlantic de Florida y Synovus a las discusiones sobre una adquisición. Se espera que ambas empresas registren pérdidas para este año fiscal. Synovus se negó a hacer comentarios, mientras que Bank Atlantic no estuvo disponible de inmediato.

Claro que algunos prestamistas estadounidenses pueden negarse a hacer acuerdos ahora que están llenos de capital y las pérdidas en capital están llegando a su punto máximo.

Para muchas instituciones financieras vender puede ser una realidad indeseable pero necesaria. Blake Howells, director de investigación en Becker Capital Management, empresa de inversión en Portland, Oregon, sugiere que KeyCorp, un banco del que su empresa tiene acciones, es uno de estos prestamistas.

Mientras que el banco con base en Cleveland no tendrá problemas para sobrevivir por sí mismo, Howells dice que podría ser difícil para el banco generar crecimiento en sus ganancias a corto plazo. Un vocero de Key se negó a hacer comentarios en el asunto.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×