El embargo hipotecario en EU sin freno

Un inspector señala varias deficiencias en cómo el Gobierno aplicó un plan para evitar la morosidad; el programa cuesta 75,000 mdd y ha llegado a 170,000 deudores que redujeron sus pagos.
hipoteca-subprime-casa  (Foto: Jupiter Images)
Tami Luhby
NUEVA YORK -

El programa de prevención de ejecuciones hipotecarias impulsado por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, puede no alcanzar su meta y empeorar las cosas más que mejorarlas, según un inspector del plan.

La Inspección General del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP) dijo que el Departamento del Tesoro estadounidense estableció metas poco "significativas", "administró mal la implementación del programa" y "corre el riesgo de causar un importante número de impagos", por lo cual muchos participantes terminarán perdiendo sus casas de todos modos.

El programa, que le costó a la presidencia 75,000 millones de dólares, puede ayudar a 1.5 o 2 millones de personas, la mitad del objetivo establecido por Obama cuando anunció la iniciativa en febrero de 2009, dijo en un informe el inspector general Neil Barofsky.

Bajo el plan de modificación de hipotecas, denominado HAMP, los deudores elegibles pueden conseguir que sus pagos mensuales de hipoteca no constituyan más de 31% de su ingreso bruto. Para ser seleccionados, los propietarios primero son puestos a prueba para determinar si pueden hacer frente a los pagos y para darles tiempo a los prestamistas de verificar el ingreso y las restricciones del deudor.

Los candidatos (propietarios, prestamistas e inversionistas hipotecarios) son beneficiados con incentivos provenientes del fondo del TARP si pasan el periodo de prueba y la modificación hipotecaria se convierte de largo plazo.

En febrero, cerca de 170,000 deudores han modificado permanentemente sus hipotecas, según datos del Departamento del Tesoro. Sin embargo, funcionarios del departamento han advertido que más de 1.3 millones de propietarios de vivienda han recibido ofertas de modificaciones a prueba. Este es el argumento que presentan contra las críticas de Barofsky, pues sostiene que el éxito del programa no debe basarse exclusivamente en las modificaciones hipotecarias permanentes.

Mala implementación

Barofsky también arguye que las autoridades no ejecutaron bien el plan, anunciaron la iniciativa cuando aún no estaba bien desarrollada y las revisiones subsecuentes causaron confusión y demoras. Tampoco lo han difundido adecuadamente.

Uno de los mayores errores en su implementación fue permitir que los prestamistas pusieran a prueba a los deudores antes de recabar la documentación requerida. Esto ha generado muchos retrasos en la aplicación de modificaciones a prueba, muchas de las cuales no se convertirán en permanentes, indica Barofsky.

Luego del lento arranque del programa, los funcionarios se vieron presionados para agilizar la ayuda a los deudores en problemas, por lo que el Tesoro permitió que los prestamistas admitieran mucha gente sin verificar sus ingresos. Asimismo, ante el bajo número de modificaciones permanentes, las autoridades presionaron a los prestamistas para que más modificaciones a prueba se convirtieran en permanentes, pero hacía falta la documentación necesaria.

Los funcionarios del Tesoro cambiaron los requisitos en enero pasado, exigiendo a los prestamistas recabar la documentación antes de colocar a los propietarios en etapa de prueba.

Problemas de impago

El Tesoro prevé que el 40% de los propietarios adscritos al programa caerá finalmente en impago. El plan no está a salvo de un nuevo impago o ‘re-default' (caer un segundo impago tras el primero que los hizo candidatos para beneficiarse del HAMP)  porque no toma en cuenta la deuda total de los prestatarios, incluida la de tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles.

Barofsky urgió a la presidencia revisar el programa y sus metas, y brindó varias recomendaciones: clarificar las expectativas del plan, reconsiderar el permitir a los prestamistas usar formas alternativas para verificar ingresos, trabajar para minimizar el riesgo de impago.

El Tesoro ha respondido que intentará ser más preciso en los objetivos del programa y que los funcionarios monitorearán continuamente su ejecución y efectividad. Pero advirtió que las modificaciones hipotecarias son sólo una manera de ayudar a los propietarios atribulados, también existen iniciativas de prevención de embargo responsabilidad de los prestamistas.

"El éxito del HAMP debería ser medido de acuerdo a la cantidad de propietarios elegibles que puedan evitar el dolor y el estigma del embargo mediante la reducción de los pagos de hipoteca a niveles accesibles, sin tener que dejar sus casas o mudándose con dignidad a otra casa más adecuada" dijo secretario asistente del Tesoro, Herbert Allison.

Ahora ve
Así es como diferentes músicos recuerdan a Freddie Mercury
No te pierdas
×