La vivienda avanza con cautela en EU

Los estadounidenses buscan tener una casa propia a pesar de la crisis en el mercado y la economía; el 70% aún cree que una casa es una buena inversión, pero muestran más prudencia en su compra.
Casa-vivienda  (Foto: Jupiter images)
Ben Rooney y Les Christie
NUEVA YORK -

Cerca de dos terceras partes de los estadounidenses preferirían poseer una casa, si bien son más prudentes en la forma y el momento de comprar dada la reciente crisis del mercado de la vivienda y la precaria economía.

Lo anterior se desprende de un sondeo nacional elaborado por la empresa hipotecaria Fannie Mae, el cual reveló que el 65% de quienes poseen o alquilan una casa cree que hay más valor en tener una casa en propiedad.

La encuesta también indica que los compradores potenciales de vivienda son ahora más cautelosos tras la explosión de la burbuja inmobiliaria, que generó una ola de embargos y una grave recesión.

"Los consumidores aún quieren poseer una casa, pero muestran mayor prudencia" declaró Doug Duncan, economista en jefe de Fannie Mae. De acuerdo a Duncan, la caída en el mercado de la vivienda ha modificado la actitud del consumidor con respecto a la adquisición de una morada. El consumidor hoy es más realista y está menos dispuesto a tomar riesgos.

El sondeo demostró que la gente, al plantearse comprar una casa, están más preocupados por las prioridades a largo plazo, y han abandonado la mentalidad de "mudanza constante" que caracterizó al mercado durante los años del boom inmobiliario.

El 40% de los encuestados dijo que la seguridad personal era el principal factor al comprar una casa, mientras que una tercera parte respondió que era la calidad de las escuelas locales.

Según Duncan, uno de los objetivos del sondeo es monitorear de cerca el mercado, de manera que los políticos y las divisiones del sector puedan tomar medidas para estimular el mercado cuando éste se desacelere, o frenarlo cuando amenace con descarrilarse.

La encuesta reveló que el 60% de las personas cree que comprar una casa hoy es más difícil para ellos que para sus padres, y siete de cada 10 que será incluso más duro para sus hijos.

Pese a ello, dos terceras partes de los encuestados dijo que este era un buen momento para comprar una vivienda. Esa cifra es casi la misma que en 2003, antes de que los precios de la vivienda se dispararan.

El 70% dijo que creía que comprar una casa seguía siendo una de las inversiones más seguras, frente al 83% que opinó lo mismo en 2003.

Asimismo, un 37% de los encuestados prevé que los precios de la vivienda subirán el próximo año, mientras que 36% cree que se mantendrán.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La mayoría de las personas dijo que era inaceptable que un propietario dejara de pagar la hipoteca cuando el valor de su propiedad cayera por debajo del saldo de la deuda (es decir, cuando el crédito fuera mayor al precio de mercado de la vivienda hipotecada). Pero el 15% cree que es aceptable dejar de hacer los pagos en esa situación si los propietarios atraviesan problemas financieros.

Para obtener estos resultados, Fannie Mae sondeó la opinión de 3,451 estadounidenses durante el invierno.

Ahora ve
Así es la potente computadora que SpaceX envió al espacio
No te pierdas
×