La confianza regresa poco a poco a EU

Aunque las cifras de empleo, vivienda y gasto siguen en niveles negativos, su tendencia va al alza; que los consumidores piensen que lo peor ya pasó, es un signo de crecimiento futuro.
compras, consumo, súper  (Foto: AP)
NUEVA YORK -

Los economistas llevan tiempo diciendo que la Gran Recesión estadounidense ha terminado, pero es hasta ahora que la población en general comienza a estar de acuerdo.

La confianza del consumidor ha mejorado. Las recientes señales positivas (el alza en el empleo, el rally bursátil, y la recuperación del valor de las casas) han traído esperanza a las personas. Y ese creciente optimismo se refleja en las acciones de los consumidores, no en los sondeos.

Indicadores positivos

El gasto del consumidor ha mejorado a un ritmo superior al esperado en esta etapa de la recuperación económica. Mientras que la tasa de ahorro, que el año pasado creció por el temor a perder el trabajo y la vivienda, ha comenzado a disminuir.

"Esos son indicadores de una mayor confianza" apunta Keith Hembre, economista en jefe de First American Funds.

Los precios de las casas también comienzan a estabilizarse, según el índice Standar&Poors/Case-Shiller. Aunque los precios son inferiores a los de hace un año, parece que ya no están en caída libre.

Además, se espera que el próximo reporte de ventas al pormenor exhiba un crecimiento a una tasa del 6% en las ventas de las cadenas de tiendas en marzo. Éste sería el mayor crecimiento en tres años.

Las ventas de autos también registran mejoría, casi todas las automotrices reportaron en marzo ganancias de dos dígitos.

El panorama laboral luce menos sombrío. La tasa de desempleo se mantiene cercana al 10% y hay personas que llevan ocho meses sin trabajo, un periodo récord para el desempleo de largo plazo. Sin embargo, el número de desocupados que dejaron de buscar empleo se redujo en más de 200,000 personas el mes pasado, lo que refleja que han vuelto al mercado laboral en busca de una plaza.

Si bien las nóminas de los empleadores reflejan pocas contrataciones, el número de estadounidenses sondeados por el Departamento de Trabajo que dijo tener empleo creció este año 1.1 millón. De allí que algunos economistas crean que el mercado laboral está fortaleciéndose.

La importancia del consumidor

Es importante saber cómo se sienten los consumidores respecto a la economía, explica Hembre. Si confían en que lo peor ya pasó, y no están mortificados por perder el empleo o la vivienda, estarán más dispuestos a gastar.

Ese gasto puede impulsar la actividad económica a un ritmo superior al previsto, incluso si el desempleo se mantiene en 10% y la restricción crediticia continúa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La última encuesta del Conference Board de Estados Unidos mostró que el 43% de los consumidores creía que las condiciones actuales aún eran malas, mientras que menos del 9% dijo que eran buenas. Pero hoy casi la mitad piensa que las condiciones son normales. "Los índices generales de la confianza del consumidor siguen siendo negativos, pero ya no están en su nivel mínimo" afirma Hembre.

Así que, pese al justificado nerviosismo sobre la fuerza de la recuperación económica, los estadounidenses de a pie tienen más confianza en que lo peor ya pasó. Esas son buenas noticias para el crecimiento futuro.

Ahora ve
Al menos mil empleados de Uber piden el regreso de Travis Kalanick
No te pierdas
ç
×