Ex jefes de Citi se disculpan por crisis

Charles Prince y Robert Rubin lamentaron ante el Congreso las pérdidas de la firma financiera; manifestaron pesar por no haber previsto la posibilidad de una crisis.
Robert Rubin, ex asesor de Citi,  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

Charles Prince y Robert Rubin, frecuentemente culpados del derrumbe de Citigroup, expresaron su pesar por la crisis de Wall Street en el 2008 pero no asumieron la responsabilidad de las grandes pérdidas de la firma y el eventual rescate de los contribuyentes en una audiencia de este jueves.

"Sólo puedo decir que lamento profundamente que nuestra gerencia -empezando por mi- no fuera más previsora y que no avistamos lo que teníamos frente a nosotros", dijo Prince, ex presidente ejecutivo de Citi, a un panel especial del Congreso que investiga las causas de la crisis financiera.

Las malas inversiones en títulos de deudas reempaquetadas, préstamos al consumidor y otros activos forzaron a Citigroup a tomar tres paquetes de salvataje del Gobierno por un total de 45,000 millones de dólares, más que lo que recibió cualquiera del resto de los grandes bancos.

Cuando pasó el temblor, los contribuyentes eran dueños de alrededor de un tercio de las acciones comunes de Citi y 27,000 millones de dólares de sus deudas.

Rubin, ex asesor de Citi, manifestó al panel un profundo arrepentimiento por no haber reconocido la posibilidad de una inmensa crisis financiera.

Tanto Prince como Rubin dijeron que todos los involucrados en el sistema financiero, incluso los reguladores y las agencias de calificación crediticia, eran responsables de la crisis bancaria que azotó a los mercados financieros de Estados Unidos y del mundo entre el 2007 y el 2009.

"Casi ninguno de nosotros (...) vio la potente combinación de fuerzas en movimiento y la seria posibilidad de una enorme crisis", dijo Rubin ex secretario del Tesoro durante la presidencia de Bill Clinton.

Rubin, que también fue ejecutivo de Goldman Sachs, estuvo en el directorio de Citi y asesoró a la firma a partir del 1999, pero reiteró el jueves que había sido asesor del banco y no tomaba decisiones.

Prince indicó que la crisis financiera resultó de una confluencia de factores, como un período inusualmente largo de bajas tasas de interés y la demanda de activos securitizados.

Citi eventualmente asumió miles de millones de dólares en pérdidas por su exposición a malas hipotecas que los bancos habían atado a bonos hipotecarios y obligaciones de deudas colateralizadas.

"Lamentablemnete, no fuimos capaces de prevenir las pérdidas que ocurrieron, pero no fue fruto de una falta de atención de la gerencia o el directorio sino de la falta de información de reporte apropiada", sostuvo Prince.

Rubin dijo que era imperativa una reforma financiera para restringir el endeudamiento, proteger a los consumidores y asegurar que ninguna entidad financiera fuera demasiado grande para colapsar.

El ex funcionario también dijo que los derivados debían ser regulados, aunque a fines de la década del 1990 Rubin y otros resistieron los intentos de Brooksley Born, ex presidente de la Comisión de Operaciones de Futuros de Materias Primas, para realizar ciertos controles sobre los derivados de venta libre.

El Gobierno del presidente Barack Obama y muchos legisladores ahora quieren echar luz sobre el mercado de canjes privados de 450 billones de dólares y tratan de aprobar una ley que reorganizaría la supervisión del sistema financiero.

La protección de los consumidores y la creación de un mecanismo desmantelar a grandes firmas financieras en problemas son partes clave de la legislación que actualmente está estancada en el Senado.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×