Yuan: los pros y contras de revaluarlo

Los gobiernos de EU y China parecen llegar a un acuerdo para permitir subir a la divisa asiática; el yuan puede estar infravalorada entre un 15% a 20%, opinan expertos.
moneda yuan hong kong  (Foto: Jupiter Images)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

Los gobiernos de China y Estados Unidos han acordado impulsar el valor de la divisa china como primer paso para que los productos estadounidenses sean más competitivos frente a las exportaciones de Beijín.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, visitó China la semana pasada, mientras que el presidente chino Hu Jintao arribó este lunes a Washington para asistir a la cumbre mundial sobre seguridad nuclear.

"Parece que el acuerdo es un hecho" indicó el experto en divisas extranjeras Ashraf Laidi, estratega en jefe de CMC Markets.

Se espera que el acuerdo se refleje en una inmediata subida del 2% al 3% en el yuan. Lo importante del convenio, sin embargo, es si China consentirá futuros aumentos en su moneda a medida que ésta comience a comerciarse libremente por vez primera.

Laidi cree que el yuan está infravalorado entre un 15 y 20%, y que un aumento del 6 al 7% al año será necesario para contrarrestar esa devaluación. Ese incremento es posible si se toma en cuenta que China ya permitió que su moneda subiera más de 15% entre 2005 y 2008.

Otros economistas opinan que el yuan está infravalorado hasta en un 40%, pero muchos piensan que hay razones para que China y Estados Unidos ajusten las divisas de manera gradual. Un cambio rápido inflará una burbuja de activos en la nación asiática y causará una explosión que afectaría al sistema financiero mundial.

"El cambio de una divisa controlada a una de libre flotación no se lleva a cabo fácilmente. Si China experimenta un boom y luego un estallido, puede causar una segunda recesión global" apunta Mark Vitner, economista senior de Wells Fargo Securities.

Por otro lado, quienes critican el actual valor del yuan no comparten esas preocupaciones, pues piensan que el valor artificialmente bajo de la moneda genera ya problemas de envergadura, como el desproporcionado crecimiento de la economía china y el enorme déficit comercial entre ambas naciones.

"Habrá una resaca tras años de mantener el yuan devaluado. Mientras más beba el paciente, peor será la resaca" apunta Peter Morici, académico de la Universidad de Maryland. Para Morici, las presidencias de George Bush y Barack Obama debieron presionar más a China, amenazándola con penalizaciones arancelarias.

Si bien un yuan fuerte (y un dólar débil) es considerado generalmente como positivo para los manufactureros estadounidenses, los expertos opinan que para lograr esa nivelación implicarán problemas para los estadounidenses. Las exportaciones chinas que consumen los Estados Unidos (con un valor de 300,000 millones de dólares anuales) no comenzarán a producirse de repente en las fábricas de Estados Unidos solamente porque el yuan gane valor. Los costos laborales seguirán siendo más bajos en China, donde además son más flexibles las regulaciones ambientales y de seguridad.

"La parte de la manufactura que requiere abundante mano de obra y que se ha perdido en Estados Unidos no volverá jamás" advierte Vitner. Lo que ocurrirá es que un yuan más valorado significará que los productos chinos serán más caros para los consumidores estadounidenses. Además, China ha podido mantener el yuan barato porque ha comprado cantidades masivas de dólares y bonos estadounidenses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si el tipo de cambio del yuan flota libremente, China no necesitará comprar tantos activos estadounidenses. Y ello se puede traducir en altas tasas de interés en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, y por ende también aumentarán los costos del préstamo para las personas y las empresas del país.

También causará una caída en el valor del dólar, lo que a su vez elevará el precio de las importaciones de todas partes del mundo (el petróleo para empezar).

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×