Goldman da vida a la reforma financiera

La acusación de fraude al banco de EU alienta a los demócratas a impulsar los cambios a Wall Street; senadores republicanos del vecino país enviaron una carta el 16 de abril para mostrar su rechazo.
goldman-sachs-banco-2-RT  (Foto: CNN)
Jennifer Liberto y Jessica Yellin
WASHINGTON -

Bajo la estela de la acusación de fraude hecha por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) contra Goldman Sachs, los demócratas estadounidenses se preparan para debatir en el Senado una reforma a Wall Street pese a la oposición de los republicanos.

En su programa semanal de radio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que "las consecuencias de esta falta de responsabilidad (desde Wall Street a Washington)  pesa sobre nosotros: 8 millones de empleos perdidos, billones de dólares en ahorros se esfumaron, e incontables sueños negados. Creo que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para asegurarnos de que no se repita nunca una crisis como ésta".

Sin embargo, los senadores republicanos elaboraron el 16 de abril una carta para dejar saber que estaban "unidos" en la oposición a la actual iniciativa aprobada por la Comisión Bancaria el mes pasado. La carta, dirigida a los senadores del partido demócrata, señala que los republicanos cuentan con los votos necesarios para retrasar la iniciativa e indica que desean participar más para crear un "enfoque bipartidista e inclusivo."

Los demócratas respondieron con un historial que reseñaba todas las reuniones y negociaciones que habían tomado lugar entre los legisladores de ambos partidos en los últimos seis meses. Además, hicieron notar que los senadores Christopher Dodd (demócrata) y Richard Shelby (republicano), ambos miembros de la Comisión Bancaria, continuaban reuniéndose y negociando las diferencias.

"Podemos estar en desacuerdo sobre temas muy importantes, significativos. Podemos tener un debate auténtico sobre el futuro del país, pero si esta iniciativa no representa un esfuerzo bipartidista, entonces no sé lo que es. He mantenido conversaciones con mis colegas republicanos durante un año, y aún seguimos en pláticas" dijo Dodd.

La regulación a la que se pretende someter Wall Street creará un nuevo proceso para lidiar con el colapso de firmas financieras, y exigirá a los bancos aumentar sus colchones financieros; asimismo, creará una nueva agencia de protección al consumidor ante acuerdos hipotecarios y de tarjetas de crédito.

Quienes han seguido el proceso de la reforma en el legislativo de Estados Unidos opinan que la iniciativa de ley debe aprobarse el próximo mes, antes de que el Congreso suspenda actividades por el Día de los Caídos, y se atraviesen las elecciones intermedias. El Senado aprobó la nueva regulación en diciembre, y ahora las dos cámaras tendrán que reconciliar las diferencias antes de que Obama convierta la medida en ley.

Los desacuerdos

La ley del Senado creará un fondo de 50,000 millones de dólares, financiado por los bancos, que se destinará a las entidades que colapsen. Muchos republicanos no quieren un fondo dedicado únicamente a la intervención gubernamental, pues creen que implícitamente está garantizando la ayuda del Gobierno. Dicen que el fondo es un rescate, aún cuando no sea pagado por los contribuyentes.

La iniciativa también contempla un nuevo organismo regulador independiente, aunque pertenecería a la Reserva Federal (Fed). Su misión será garantizar que los consumidores reciban un acuerdo justo al usar créditos al consumo e hipotecarios. Los republicanos no quieren el poder regulador y sancionador que tendría la nueva agencia, pues consideran que amenazaría la seguridad y la solidez de los bancos.

El Senado también quiere mayor transparencia en el comercio de productos financieros complejos, denominados derivados. Pero los partidos no se ponen de acuerdo sobre cuáles derivados deben someterse a escrutinio.

Pese a los desacuerdos, los demócratas seguirán promoviendo la iniciativa, intentando conseguir al menos un voto republicano. El secretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, se reunió con varios legisladores republicanos, incluidos Richard Lugar (senador por Indiana) y Orrin Hatch (Utah).

El principal obstáculo que enfrentará la reforma es que se ha politizado, según opina el senador republicano Bob Corker. "El hecho es que la iniciativa ha tomado un giro partidista. Hay algunas soluciones bipartidistas en esta ley, lo concedo. Pero aún queda mucho por hacer, terminemos lo que empezamos" indica el representante.

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×