Adiós a estímulos. Hola a recortes en EU

Los fondos entregados por el Gobierno a los estados se agotan, pero la economía aún no repunta; los estados deberán recurrir a mayores recortes en salud y educación para salvar las cuentas.
estado eu peligro presupuesto  (Foto: Jupiter Images)
Tami Luhby
NUEVA YORK -

¿Crees que las entidades en Estados Unidos están haciendo fuertes recortes de gastos? Todavía no has visto nada.

Los estados han estado lidiando con enormes brechas presupuestales desde 2008, pero este año puede ser peor, pues los estímulos federales se están agotando.

Hasta ahora, el dinero de los estímulos capacitó a los gobernadores y legisladores estatales para que tomaran algunas de las decisiones más fuertes en materia de cortes presupuestales. Pero con esta fuente de vida a punto de agotarse, las autoridades buscan hacer recortes significativos a los servicios públicos, sobre todo en las escuelas y programas de salud.

"Los fondos de estímulos evitaron lo que pudo haber sido un recorte aún mayor", dijo Todd Haggerty, asociado en materia de políticas en la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. "Estamos viendo que los estados están llegando al punto en el cual tendrán que realizar cortes adicionales o encontrar nuevas fuentes de ingresos para el año fiscal 2011, y eso seguirá repercutiendo en el año fiscal 2012".

La red de seguridad del estímulo

A mediados de abril, los estados y las localidades habían recibido cerca de 109,000 millones de dólares desde que se aprobó la Ley de Recuperación y Reinversión de Estados Unidos, en febrero de 2009, según la Oficina de Contabilidad del Gobierno de Estados Unidos. La mayor parte de ese dinero fue emitido para ayudar a los estados a mantener sus servicios de financiamiento de educación y de Medicaid frente a las pronunciadas caídas en los ingresos fiscales por motivo de la recesión.

Según los expertos, los fondos de los estímulos ayudaron a tapar entre el 30% y 40% de la brecha presupuestal de 291,000 millones de dólares que tenían los estados desde hacía dos años. Pero el dinero de la Ley de Recuperación sólo será suficiente para compensar el 20% o menos de los déficits del próximo año fiscal, según el Centro de Presupuestos y Políticas Prioritarias. Para el año fiscal 2012, la mayor parte de ese dinero habrá desaparecido.

Varios estados ya habrán empleado la mayor parte de sus asignaciones para educación desde el inicio del año fiscal 2011, que comienza el 1 de julio en 46 estados. La ayuda para Medicaid terminará para finales de este año, a menos que el Congreso la extienda.

El problema general es que varios estados ya recortaron sus servicios y usaron sus fondos de emergencia para balancear sus presupuestos, como se les indicó hacerlo. Un análisis reciente del Instituto Rockefeller muestra que los ingresos fiscales personales de abril registrarán una baja significativa.

Esto significa que las autoridades estatales están siendo obligadas a tomar algunas de las decisiones más difíciles que han logrado posponer por los últimos 18 meses.

"Los estados tuvieron dinero ocasional que les ayudó a lidiar con un periodo difícil de finanzas estatales. Ahora deben hacer frente a la ausencia de esos fondos y a un nuevo conjunto de dificultades", dijo Haggerty.

Recortes a la vista

Mientras tanto, los estados están recurriendo a Capitolio para renovar parte de sus provisiones de estímulos, sobre todo, en el financiamiento federal de Medicaid que aumentó. Tanto el Senado como la Cámara aprobaron una extensión de 25,000 millones de dólares para el programa de salud a seis meses, pero no han encontrado la forma de pagarlo antes de enviarlo al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para que lo apruebe con su firma.

De hecho, al menos 21 estados ya incluyeron la extensión en sus presupuestos para el año fiscal 2011, según el Centro de Presupuestos y Políticas Prioritarias. Si la medida no se vuelve ley, estos estados tendrán grandes problemas y tendrán que realizar cortes incluso más profundos, dijo Nick Johnson, director del proyecto fiscal estatal del Centro.

Por ejemplo, en Pennsylvania, esa extensión se traduce en 850 millones de dólares. Sin ella, el estado tendrá que recortar la mitad de su financiamiento para servicios a casos de violaciones y violencia doméstica, y reducir en un 25% los servicios de atención a menores, como escribió el gobernador de Pensilvania, Ed Rendell, en una carta a su delegación estatal en el Congreso. Además, los pagos estatales a los hospitales, médicos y guarderías también se verían reducidos.

"Si la extensión del alivio fiscal federal no se vuelve ley, la mayoría de los estados tendrá que despedir a miles de trabajadores y realizar cortes en los sectores público y privado", dijo.

Mientras tanto, los distritos escolares también están padeciendo. Se eliminarán cerca de 275,000 puestos educativos durante el próximo año escolar a causa de los recortes presupuestales que se prevén, según una encuesta de la Asociación Estadounidense de Administradores Escolares. Esto puede terminar con cerca de 300,000 empleos que fueron salvados gracias al fondo de estímulos.

"Con las continuas limitaciones presupuestarias, los líderes escolares de todo el país están siendo obligados a considerar niveles de despidos sin precedentes, que dañarían la recuperación económica y ocasionarían un golpe terrible a la educación pública", dijo Dan Domenech, director ejecutivo de la Asociación, quien está presionando al Congreso para que otorgue fondos adicionales para la educación.

Un ejemplo es Nueva York. Cerca de 14,800 maestros (8,500 de ellos en la ciudad de Nueva York) pueden perder su empleo si la propuesta de ley de reducción de fondos para educación, de 1,400 millones de dólares, que propuso el gobernador David Paterson, se vuelve ley, según un sondeo del Consejo de Superintendentes Escolares del Estado de Nueva York, y la Asociación de Juntas Escolares del Estado de Nueva York. Esto representa el 10% de los maestros de la ciudad, y 4.1% de los educadores en otras partes del estado. Algunos distritos escolares han negociado concesiones de sus sindicatos para conservar algunos puestos.

Otros 2,600 puestos de no docentes, incluyendo miembros de apoyo a estudiantes, administradores y otros empleados como tutores, cocineros y choferes, también serían despedidos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los fondos de estímulos han evitado que ocurran estos fuertes recortes, pero Nueva York sólo tiene 700 millones de dólares restantes de los 2,700 millones de dólares que recibió para impulsar la ayuda educacional, dijo David Albert, vocero de la Asociación de juntas escolares.

"Este es el mayor recorte de ayuda estatal que hemos visto en las últimas dos décadas. Si creen que este año es malo, el próximo será peor porque ya no habrá estímulo".

Ahora ve
El decálogo de Peña Nieto sobre la implementación de reformas estructurales
No te pierdas
×