El futuro incierto del euro

Analistas señalan que la crisis europea tiene que ver, en parte, con el uso de su moneda única; el costo del rescate financiero podría debilitar el valor del euro a largo plazo en los mercados.
euro dolar mercado grafica bolsa  (Foto: CNN)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

El plan orquestado por Europa para rescatar a Grecia puede haber tranquilizado al mercado sobre el futuro del euro, pero la perspectiva a largo plazo para la golpeada divisa sigue siendo incierta.

Aunque la zona euro no contemple deshacerse de su moneda común, muchos creen que el rescate no ha resuelto el problema subyacente del desequilibrio que hay entre las naciones europeas. Los críticos del euro, usado por 329 millones de personas en 16 países, argumentan que la divisa es la principal causa de este desequilibrio.

Incluso a algunos partidarios de la divisa les preocupa que el costo del rescate debilite aún más su valor, que ha caído 12% frente al dólar en el transcurso de este año.

Adoptar el euro redujo los costos de endeudamiento para los países miembro, permitiéndoles a algunos acumular incontrolables niveles de deuda. Y dado que los países pobres, como Grecia, no pueden recurrir a la devaluación de su propia moneda para controlar la deuda, han sido obligados a imponer rigurosas medidas de austeridad nada populares.

El malestar contra dichas medidas y, por extensión, contra el euro, preocupa a Joerg Bibow, profesor de economía en Skidmore College. Los manifestantes en Grecia se oponen a las medidas de austeridad, y el plan de rescate también ha provocado una reacción violenta en los países ricos, como Alemania, donde a los contribuyentes no les ha gustado tener que cargar con la cuenta. Para Bilbow, esto pone en riesgo el futuro a largo plazo de la moneda.

"Hace seis meses, te hubiera dicho que dada la cantidad de capital político invertido en el euro los gobiernos nunca se darían por vencidos, se la arreglarían para superarlo todo. Pero ahora puede suceder que estos sentimientos anti-euro se salgan de control. Es preocupante" indica el profesor.

Un posible coste del rescate es que el euro continué perdiendo valor ante el dólar, apunta Vassili Serebriakov, estratega de divisas en Wells Fargo Bank. Ello elevaría los costos para los consumidores europeos y ralentizaría más el crecimiento económico. "El ambiente sigue siendo desafiante, el mercado está fuertemente predispuesto contra el euro. Creo que veremos un euro más débil en casi todos los escenarios posibles" señala.

Pero ningún país ha huido de la zona euro. Por el contrario, esta semana la Comisión Europea ha dado un paso más para acoger a la decimoséptima nación, cuando dictaminó que Estonia había cumplido con las condiciones financieras necesarias para ser incluida en la zona euro. Hay además otros ocho países de la Unión Europea que buscan ser miembros de la eurozona. Únicamente dos miembros de la Unión, Reino Unido y Dinamarca, han declinado usar la divisa. 

El presidente de la Comisión Europea, Juan Manuel Barroso, se refirió a los recientes temores sobre el futuro de la divisa al anunciar la próxima adhesión de Estonia a la eurozona: "En todo este debate, hay que recordar que nadie quiere abandonar el euro, y que otros buscan unirse."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Jacob Kirkegaard, investigador del Peterson Institute, opina que a estas alturas Grecia perdería más si dejara la eurozona. "No podría haber una recuperación griega impulsada por la exportación, no producen tantas cosas como para beneficiarse de una enorme devaluación competitiva. Y si abandonan la eurozona, no podrán hacerlo de un día para otro. En el tiempo que transcurra entre el anuncio y la implementación de una nueva divisa, Grecia verá una descomunal salida de capitales" explica.

Además, el descontento popular que el rescate ha despertado en los países ricos no ha llegado al punto de que los ciudadanos quieran dejar en conjunto la zona euro, opina Kirkegaard. Pero el euro está dañado, "en lugar de que la eurozona descanse en una visión positiva, tenemos a una zona euro que se mantiene unida por el prohibitivo costo que supone abandonarla. Políticamente, la diferencia es enorme" advierte.

Ahora ve
Al menos mil empleados de Uber piden el regreso de Travis Kalanick
No te pierdas
ç
×