El G20 se encamina a su prueba de fuego

Ministros de Finanzas y banqueros centrales de los 20 países se reunirán en Corea del Sur; su reto es demostrar que han pasado de ser un foro de opinión a un órgano ejecutivo mundial.
mundo yoyo g20.jpg  (Foto: Jupiter Images)
BUSAN, Corea del Sur (CNN) -

Si el Grupo de los 20 fuera un vino, un conocedor diría que tiene gran potencial pero que depende mucho de cómo madure a través de los años.

El viejo viñedo del Grupo de Siete naciones industrializadas se ha refrescado con la inclusión de economías emergentes de gran crecimiento como China, India y Brasil. Y los sabores de Indonesia y Argentina le han agregado condimento al ensamblaje.

Pero ahora viene la parte más difícil: hacer un producto final equilibrado y armonioso.

"No va a ser en torno al G7 nada más. Eso está claro. Es sólo que el G20 no es todavía un equipo que funcione bien", comentó Alicia García-Herrero, economista jefe para mercados emergentes del BBVA con sede en Hong Kong.

Por eso, las expectativas de corto plazo son bajas.

El viernes y sábado se realizará un encuentro de los ministros de Finanzas y banqueros centrales del G20 en la ciudad puerto surcoreana de Busan y es poco probable que haya muchos progresos sobre temas polémicos como la regulación financiera internacional y un impuesto bancario global que pague futuros rescates.

Se espera que los ministros eludan el tema del impuesto para diseñar una "lista de principios" con el fin de que los líderes del grupo la analicen en una cumbre en Toronto el 26 y 27 de junio, según una fuente del G20.

Estas diferencias reforzarían las críticas manifestadas por algunas autoridades -tanto de países ricos como emergentes- de que el G20 es más un sitio para hablar que un comité ejecutivo para conducir la economía mundial.

"Todavía hay una transición, en que tener muchos más participantes en la mesa de una manera relativamente desorganizada hace difícil tomar decisiones", agregó García-Herrero.

Legitimidad

Aunque los líderes mundiales en septiembre pasado elevaron al G20 como el foro económico internacional por excelencia, fueron los ministros de Finanzas del G7 quienes sostuvieron una conferencia telefónica el mes pasado para discutir los problemas de deuda de Grecia y la zona euro, un tema que debiera tener alta importancia en Busan.

El consenso sobre un impuesto a la banca se habría eludido incluso con los miembros más duros del G7, dada la fiera oposición de Canadá.

En todo caso, el desafío será conseguir algo del brillo logrado con la impresionante respuesta del G20 a la crisis financiera del 2008 y 2009. Los gobiernos del grupo prometieron 5 billones de dólares en estímulos y garantías crediticias en una movida de urgencia que algunos temen que ya se esté acabando.

"Mientras la economía ha empezado a recuperarse, observamos un interés muy diluido por la cooperación global y la fijación de criterios, en favor de propuestas más técnicas y nacionalistas", dijeron los expertos Li Daokui de la Universidad Tsinghua de Pekín y Suzanne Nora Johnson de la Carnegie Institution for Science, en un documento.

Los mercados aún ignoran al G20 en cuanto a su alcance.

Al representar el 85% del PIB global, el grupo incuestionablemente goza de mayor legitimidad política que el G7.

Y dado que China es miembro, es el G20 el que tiene la clave para resolver los desequilibrios económicos globales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El G20 es cada vez más un gran foco de atención", afirmó Michael Buchanan, economista jefe para Asia de Goldman Sachs. "Dada la preferencia de China por las instituciones multilaterales, el G20 parece un foro mucho más adecuado para que China haga sentir su voz", agregó.

Buchanan concordó en que sería mejor tener un grupo más pequeño -con Estados Unidos, China y un representante de la zona euro en su centro- para discutir sobre política cambiaria.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×