Hungría, ¿la nueva Grecia?

El Gobierno húngaro expresó que su déficit presupuestario es peor de lo que se estimaba; la preocupación por una crisis de deuda similar a la griega afectó los mercados globales el viernes.
mano-pulgar-abajo-baja-calificacion_JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
LONDRES (CNN) -

Supuestamente, Hungría fue rescatada en el 2008 por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Pero repentinamente hay preocupación de nuevo.

El florín cayó drásticamente después de que el nuevo Gobierno comparara el viernes al país con Grecia y mencionara la posibilidad de un default. Los inversores deben estar preguntándose a qué está jugando el Gobierno.

El partido Fidesz llegó al poder sólo el sábado pasado. Lajos Kosa, su vicepresidente, dijo el jueves que las posibilidades de que Hungría evite "una situación griega" son "pocas" y que la economía estaba "mucho peor" de que lo que se había calculado anteriormente.

La afirmación podría haber parecido un error aislado. Pero el viernes un portavoz del primer ministro Viktor Orban aumentó el temor, diciendo que el Gobierno anterior había, como el ex Gobierno de Grecia, "falsificado información" y que los rumores de un cese en los pagos de deuda no eran exageraciones.

La explicación probable para ese aparente suicidio económico es que la nueva administración quiere renegociar el plan existente con el FMI.

José Manuel Barroso, el presidente de la Comisión Europea, dijo tras un encuentro con Orban esta semana que el país debería acelerar su consolidación fiscal, no reducirla.

El aparente deseo del Gobierno de no ser tan duro con los ajustes fiscales ha puesto nerviosos a los mercados, que anteriormente habían estimado que Hungría se estaba ajustando dolorosamente pero bien.

En el 2009, la economía se contrajo un alto 6% pero se pensó que el déficit del presupuesto estaba contenido a aproximadamente un 4% del PIB. Ahora el Gobierno de Fidesz está sugiriendo que el déficit es peor y que excederá en alguna medida la meta acordada de este año de un 3.8% del PIB.

La economía húngara es pequeña pero su capacidad de afectar a los mercados es grande. Los bancos de la zona euro están fuertemente expuestos -y ya tienen problemas suficientes en sus países.

El euro cayó más el viernes y los mercados globales tambalearon. Hungría es una advertencia de que otros países que el FMI y la UE han rescatado -especialmente Grecia- podrían requerir más asistencia si se debilita la voluntad de aguantar duras medidas de austeridad.

Hungría misma podría tener problemas pronto. Su deuda pública de un 75% del PIB es mucho menor a la de Grecia o Italia. Pero su mayor debilidad es el gran nivel de crédito nacional en francos suizos y euros.

Un florín a la baja perjudica a los ciudadanos húngaros, que tienen créditos en divisas. Eso hace que los comentarios nocivos contra la moneda del partido Fidesz sean más sorprendentes.

Fidesz debe darse cuenta rápido que aunque los remedios del FMI tengan mal sabor, sin ellos Hungría pronto estará otra vez en una crisis potencialmente fatal.

¿Qué ha pasado con Hungría?

Lajos Kosa, vicepresidente del partido de Gobierno húngaro Fidesz, dijo el jueves que el nuevo Gobierno había encontrado que las finanzas públicas estaban en peor posición de lo que esperaba, y que había sólo una pequeña posibilidad de evitar un destino como el de Grecia.

Sus declaraciones elevaron los CDS a cinco años sobre Hungría en 58 puntos base a 320 puntos base.

Consultado sobre los comentarios del jueves, Peter Szijjarto, portavoz del primer ministro Viktor Orban, dijo que las palabras de Kosa no eran exageradas. "El Gobierno anterior falsificó información. En Grecia el momento de la verdad ha llegado. Hungría está aún antes de eso", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Maduro afirma que “el objetivo de EU es ocupar militarmente Venezuela”
No te pierdas
×