Monedas de AL registrarán volatilidad

Las divisas de la región estarán atentas a la crisis de Europa y su impacto en la economía global; un reporte de ventas minoristas y otro de confianza en EU atraparán la atención esta semana.
BUENOS AIRES/NUEVA YORK (CNN) -

Las monedas de América Latina operarían volátiles en la semana, atentas al desarrollo de la crisis financiera de Europa y su impacto sobre el crecimiento de la economía mundial.

Autoridades de los países del Grupo de los 20 reunidas en Corea del Sur el fin de semana expresaron sus temores a que los problemas financieros y bancarios de la zona euro puedan retrasar la recuperación en la economía global.

Además, las cifras de empleo publicadas el viernes en Estados Unidos, que mostraron una apertura de puestos de trabajo menor a la esperada en mayo, dan cuenta de un mercado laboral aún débil y afianzan los temores a un ritmo inferior de crecimiento económico a nivel global.

"La gente estaba esperando un repunte más real en el empleo, pero no sucedió (...) y esto se suma a los temores a una recaída en la recesión, debido a los problemas de la banca en Europa", dijo Roberto Melzi, estratega de Barclays Capital en Nueva York.

Algunos analistas dicen que los fuertes fundamentos de la región hacen que la crisis global del 2009 y el actual contexto de la economía europea no tengan un fuerte impacto sobre las monedas de la región.

En minimos

La crisis de la zona euro se dejó sentir en las monedas y mercados de la región la semana pasada y podría seguir pesando en los próximos días. De hecho, la caída del euro a sus mínimos de cuatro años marcó la pauta de las monedas de mercados emergentes de mayor riesgo, como las de la región.

"Mientras no haya una certidumbre sobre las economías, creo que va seguir toda esta volatilidad por cualquier circunstancia que se dé en el mercado, hablamos del bloque euro o de la parte de Estados Unidos", dijo Juan Carlos López, director de operaciones de casa de bolsa Intercam en México DF.

Arnaldo Puccinelli, gerente de mercados financieros de la correduría Terra Futuros, afirmó que espera que la volatilidad continúe esta semana.

"La situación es complicada. Hay mucho dinero saliendo de Europa y yendo a Estados Unidos", sostuvo.

Tampoco la agenda cargada de Brasil debería afectar en forma significativa el tipo de cambio. Además del alza que se espera en la tasa de interés, el Gobierno podría anunciar un fuerte crecimiento en el primer trimestre del 2010, dos factores que, en condiciones normales, atraerían capital al país.

"Sólo si hubiera algo muy radical, va a influir un poco la tendencia del (tipo de) cambio", comentó Puccinelli.

En Argentina, operadores estiman que la regulación de liquidez impuesta desde el Banco Central, con compras o ventas de dólares de las reservas y negocios a futuros, aleja las especulaciones de una abrupta caída en la cotización de la moneda local.

"Continuamos con la visión de que la aceleración reciente de la devaluación no debería preocupar a los operadores dado que se encuentra dentro de los objetivos proyectados, llegando a 3.95 pesos hacia mediados de año (en el segmento regulado)", dijo Gustavo Ber, analista de Estudio Ber Consultora en Inversiones.

Empleo mantendrá ansiedad

Las acciones estadounidenses pueden sufrir más presión esta semana a menos que los inversores reciban alivio de las preocupaciones por la crisis de deuda pública en Europa, el empleo y el efecto que pueden tener en la economía.

Un reporte de ventas minoristas y otro de confianza del consumidor deben ofrecer pistas sobre las perspectivas del gasto, y están entre los índices más importantes que se conocerán en la semana. También en carpeta hay cifras sobre comercio internacional.

El impacto del enorme derrame de petróleo de BP en la costa del Golfo de México en el ambiente y en la industria de la energía probablemente también esté en la mira, dado que los intentos de contener el vertido han fracasado hasta el momento.

Los tres principales índices estadounidenses se hundieron el viernes, y el Standard & Poor's 500 sufrió su mayor baja diaria en porcentaje desde el 20 de mayo, luego de que se conoció un decepcionante reporte de empleo en Estados Unidos y por señales que alentaron el temor a una propagación de la crisis de deuda en Europa.

"Creo que vamos a buscar dirección en lo que pasa en Europa porque parece que hay un agotamiento emocional en el mercado", dijo Robert Froehlich, director gerente de The Hartford Mutual Funds.

En la semana, el Dow Jones se hundió un 2% y el S&P 500 cedió un 2.3%, mientras que el Nasdaq bajó un 1.7%. El S&P 500 ha bajado además un 12.5% desde su máximo anual del 23 de abril.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La próxima semana las ventas minoristas pueden ser la clave, dijo Froelich.

"Si la cifra es sólida (el viernes) podríamos revertir todo lo negativo que fue el reporte de empleo", añadió.

Ahora ve
La renuncia de Raúl Cervantes provoca lo mismo celebración que escepticismo
No te pierdas
×