Gran Bretaña evalúa recorte presupuestal

El Gobierno analiza la seguridad social, créditos fiscales y pensiones, para aminorar su déficit; con las medida por anunciar, se pretende evitar un contagio de la crisis y atraer a los inversores.
LONDRES (CNN) -

El Gobierno de coalición de Gran Bretaña analizará cuidadosamente la seguridad social, los créditos fiscales y las pensiones, en una revisión del gasto que formará la columna vertebral de sus esfuerzos para reducir el déficit presupuestario récord.

El ministro de Finanzas George Osborne y su viceministro Danny Alexander dieron a conocer el martes al Parlamento el anteproyecto, dos semanas antes de que un presupuesto de emergencia fije la escala general de la futura consolidación.

La revisión, que será publicada posteriormente este año, desglosará qué departamentos serán los más afectados. El déficit británico marcha cerca del 11% de la producción nacional.

Los presupuestos de salud y de ayuda al exterior han sido exentos de los recortes.

"Dado que Gran Bretaña tiene el mayor déficit presupuestario de cualquier economía avanzada, vamos a tener que lidiar con éste", dijo Osborne al Parlamento. "La amenaza a la economía británica es si no lidiamos con este déficit", alertó.

La agencia calificadora de crédito Fitch dijo el martes que Gran Bretaña enfrenta un desafío fiscal "formidable" y que requerirá un ritmo más rápido de austeridad del planeado por los laboristas, que perdieron el poder en mayo.

El 14 de junio la recién creada Oficina para la Responsabilidad del Presupuesto publicará pronósticos independientes sobre el crecimiento económico y el endeudamiento, entregando una señal más clara de la magnitud de la tarea que viene para el nuevo Gobierno.

"Este proceso está empezando y los ministros tienen muy claro que van a tener que encontrar ahorros", dijo a la prensa el portavoz del primer ministro David Cameron.

Recortes dolorosos

Temerosa de una propagación del contagio de la crisis de deuda de la zona euro y de la amenaza de costos de endeudamiento más altos, la coalición quiere tomar medidas duras para mantener la confianza de los inversores.

El plan de déficit probablemente implique pérdidas de empleos en el sector público y podría generar protestas de sindicatos en un momento en que la economía británica está saliendo de su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

"No sería posible realizar recortes en el tipo de escala que ha sido contemplada sin hacer que tengan significativas consecuencias de daño, sin que lastimen a algunos de los más vulnerables", dijo a la radio BBC Brendan Barber, secretario general de TUC, el organismo que agrupa a los sindicatos.

El debate sobre dónde recortar -la coalición quiere que gran parte de la reducción del déficit sea realizada mediante el recorte del gasto en vez de con alzas de impuestos- podría además crear tensiones y revelar grietas en la incipiente sociedad de Gobierno entre conservadores y liberales-demócratas.

Muchos analistas dicen que dudan que muchos británicos estén al tanto de las duras condiciones que les esperan. Cameron advirtió el lunes que la reducción del déficit cambiaría el estilo de vida británico.

La oposición laborista dice que un endurecimiento fiscal demasiado severo podría poner en riesgo la frágil recuperación económica de Gran Bretaña y sostienen que los conservadores están utilizando la necesidad de reducir el déficit como una excusa para implementar su deseo ideológico de achicar el Estado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Todas las partes del Gobierno y de la sociedad, y todas las partes de este Parlamento (...) tendrán una oportunidad de hacer oir su voz", dijo Osborne.

"Tras años de desperdicio y deuda e irresponsabilidad, tenemos que hacer que Gran Bretaña viva con sus propios medios. Es momento de repensar cómo gasta el Gobierno nuestro dinero", dijo al Parlamento.

Ahora ve
Charlie Rose, señalado de acoso sexual
No te pierdas
×