Una ‘recesión doble’ se aleja: expertos

¿Cuáles son los signos que deberán darse para esperar una caída en “W” de la economía en EU?; algunos expertos dan sus puntos de vista, y pronósticos, de qué tan probable es una nueva debacle.
dollar-billete-crisis-recesion-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Annalyn Censky
NUEVA YORK -

Hay una crisis de deuda en Europa, un derrame petrolero en el Golfo de México, y todo parece indicar que estamos en una época de incertidumbre. Pero aunque podríamos pensar que los economistas están viendo el panorama más amplio y predicen una "recesión doble", no es necesariamente el caso.

De hecho, algunos economistas dicen que una recesión doble es menos probable de lo que era a principios de este año.

David Wyss, economista en jefe con Standard & Poor's, dijo que aunque piensa que el crecimiento lento en Estados Unidos es algo seguro, las posibilidades de que haya una recesión doble han disminuido a 20%, en comparación con el 25% calculado a principios de este año.

Lo mismo dice Derek Hoffman, fundador y editor de The Wall Street Cheat Sheet, quien también dice que las posibilidades de que haya una recesión doble son de 20%, y hace sólo unos meses las veía en 50%.

El término "recesión doble" hace referencia a una recesión a la que le sigue una recuperación breve que vuelve a tener una caída y produce una segunda recesión. Puede ser medida por las fluctuaciones en el Producto Interno Bruto (PIB), uno de los medidores más amplios de la actividad económica.

Hoffman dijo que cambió de opinión sobre una recesión doble potencial después de que las compañías más importantes de Estados Unidos informaran crecimiento sólido en sus ganancias durante el primer trimestre de 2010, y después de que los líderes europeos aprobaran un paquete de rescate de un billón de dólares para lidiar con la crisis de la deuda de esa región.

Claro que el panorama no es color de rosa; el desempleo sigue alto en Estados Unidos, en 9.7%, pero Wyss dice que los consumidores están gastando de nuevo. Además, agregó que un consumidor promedio no teme tanto a un despido como lo hacía hace un año.

Los comentarios de Wyss se asemejan a los del presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, quien dijo el lunes pasado a los medios que espera que la recuperación económica continúe, sobre todo por el renovado gasto del consumidor. Bernanke también dijo que la recuperación será lenta: "no será maravillosa".

Bernanke eludió la pregunta sobre si teme que haya una recesión doble, diciendo que "nadie lo sabe con certeza".

Pero para asegurarnos, las posibilidades de una recesión doble no son algo que podamos ignorar.

Mark Vitner, economista en Wells Fargo Securities, se considera un optimista, pero dijo que no puede negar que cuando habla con sus clientes, es muy claro con respecto a los riesgos de una recesión doble. Él cree que las posibilidades de que ocurra son de 30%, y hace sólo unos meses, habría dicho que las posibilidades eran de apenas 15%.

"Experimentamos la peor crisis en una generación y ahora hay problemas serios en Europa y con el derrame petrolero. ¿Qué tan optimista puedo ser sobre esto?", dijo Vinter.

Los principales factores detrás de este freno son la disminución del programa de estímulos del Gobierno y la reconstrucción de inventarios, que en conjunto sustentaban gran parte de la recuperación, dijo Vitner.

Si a esto sumamos los desconciertos políticos y la volatilidad de los mercados globales, los negocios, consumidores y legisladores dudarán más sobre hacer inversiones que podrían apoyar el crecimiento económico.

"Debemos recordar que las condiciones no han sido perfectas para fomentar el crecimiento económico", dijo Vitner, "pero hay un límite de las malas noticias que esta economía puede soportar".

En el caso de la Gran Recesión, la economía estadounidense se hundió 6.3%, su caída más pronunciada en 26 años. Un año después, los números negativos se volvieron positivos: el PIB en el cuarto trimestre de 2009 mostró un crecimiento de 5.6%, el mejor en seis años.

Técnicamente, para que ocurra una recesión doble, el PIB estadounidense debería volver a entrar a las cifras negativas.

En general, los economistas predicen que la recuperación en Estados Unidos bajará su ritmo a un crecimiento de aproximadamente 3% este año. Aún así, por bajo que sea el crecimiento, no deja de ser crecimiento.

Ahora ve
Vecinos trabajan con sus propias manos para revivir las Cascadas de Agua Azul
No te pierdas
×