La reforma laboral se estanca en España

Las negociaciones para hacer los ajustes colapsaron, afectando los planes del Gobierno; economistas consideran que las reformas son esenciales para resolver los problemas financieros.
españa empleo  (Foto: AP)
MADRID/AMSTERDAM (CNN) -

Las maratónicas negociaciones para reformar el rígido mercado laboral español colapsaron el jueves, sentando las bases para lo que podría ser una dura batalla entre el Gobierno y los sindicatos en el endeudado país de la zona euro.

En tanto, el presidente del Banco Mundial planteó dudas sobre la capacidad de Europa de sobreponerse a la crisis de la deuda sin un proceso de reestructuración de pasivos en los países más vulnerables del bloque, como el caso de Grecia, una medida que los líderes de la zona euro se niegan a contemplar.

En Holanda, un virtual empate en los comicios generales del miércoles entre los liberales de derecha, que buscan fuertes recortes presupuestarios, y el izquierdista Partido Laboral, que quiere menos medidas de austeridad, planteó la perspectiva de meses de estancamiento político.

Los liberales ganaron un asiento más que sus contrincantes en los resultados preliminares, quedando así mejor posicionados para conformar una coalición que debe frenar un creciente déficit fiscal.

En España, el fracaso de las conversaciones con empleadores y sindicatos dejó al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero a puertas de flexibilizar las normas de contratación y despido sin un consenso social, en momentos en que su país se encuentra bajo presión de los mercados financieros por su elevado déficit.

Economistas consideran que las reformas al mercado laboral, junto con una reestructuración bancaria y una reducción del déficit presupuestario, que supera el 11% de la producción nacional, son medidas esenciales para resolver los problemas financieros de España a largo plazo tras una profunda recesión.

Una importante fuente financiera dijo el miércoles que los bancos españoles más pequeños estaban perdiendo su acceso a los mercados de crédito europeos debido a los temores de que España pueda estar avanzando hacia una crisis similar a la griega, aún cuando su deuda pública es mucho menor.

Pese a esto, España recibió sólidas demandas por un nuevo bono soberano a 3 años colocado en el mercado el jueves, aunque tuvo que pagar una prima superior a la de un bono similar vendido en abril, un hecho que demostró que los países europeos bajo complicaciones financieras siguen teniendo acceso a los mercados de capital, aunque con cierto costo.

En la misma línea, Portugal recibió fuerte demanda en la venta de un bono soberano el miércoles, y descartó que fuera necesario acudir a la zona euro en busca de un rescate.

Lisboa debió pagar un rendimiento máximo del 5.225% en su emisión a 10 años, muy por sobre el 4.523% pagado en mayo.

Zoellick habla de reestructuración

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, rompió un tabú europeo en un discurso la tarde del miércoles, señalando que una reestructuración manejada de sus pasivos podría generar confianza en los mercados financieros si un país de la zona euro era incapaz de pagar su deuda.

"La incertidumbre sobre quien pagará puede exacerbar y propagar los temores, avanzando hacia otros países o bancos, que de otro modo serían capaces de manejarse dada la disciplina y el momento", afirmó.

"Uno necesita considerar estos temas cuidadosamente, caso por caso. Si queda claro que un deudor en particular no puede pagar sus compromisos, una reestructuración manejada, combinada con apoyo financiero, puede crear confianza en que el crecimiento puede recuperarse", agregó.

Los Gobiernos de la Unión Europea y el BCE han insistido que no hay posibilidades de que algún país de la zona euro vaya a cambiar las fechas de vencimiento de sus bonos o a reducir su deuda en circulación, incluyendo a Grecia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por su parte, el funcionario del BCE Axel Weber y presidente del Bundesbank alemán, conocido por su postura crítica contra la inflación, dijo el miércoles que el escepticismo de los mercados financieros frente al plan de rescate para Grecia y ante una red de seguridad por un billón de dólares para la zona euro era incomprensible.

La zona euro necesita recuperar la confianza perdida tras sus últimas medidas de apoyo, señaló, añadiendo que las recientes medidas de austeridad anunciadas en España, Portugal y Grecia apuntaban en la dirección correcta, aún cuando estos sólo eran los pasos iniciales.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×