Europa llama a prevenir nueva crisis

El presidente de la UE pidió al bloque de 27 países reformar sus normas presupuestarias; Herman Van Rompuy dijo que la regulación bancaria es un tema que deben afrontar las naciones.
BRUSELAS (Agencias) -

El presidente de la Unión Europea pidió a los líderes del bloque de 27 países que enfrenten problemas a largo plazo con sus economías y que reformen normas presupuestarias para prevenir la repetición de una nueva y perjudicial crisis de deuda.

Herman Van Rompuy habló al inicio de un debate entre líderes europeos, justo un mes después de que los gobiernos de la UE prometieran un billón de dólares (750,000 millones de euros) para rescatar a cualquier país miembro que no pudiera repagar su deuda.

España anunciará a otros países sus recientes cortes de presupuesto a medida que enfrenta la presión de los mercados para pedir ayuda financiera.

Los líderes dijeron que no hay planes por el momento para aprobar un paquete de rescate financiero para el país, tras uno enviado a Grecia en mayo.

Van Rompuy dijo que los gobiernos han de proseguir con su inicial paquete de ayuda y "enfrentar con la misma determinación el cada vez mayor problema estructural para el progreso a largo plazo de nuestra economía".

"Es por eso que hablaremos de la estrategia europea 2020, regulación bancaria, disciplina presupuestaria, competividad: todo con un objetivo común, hacer que las economías europeas estén listas para el futuro", dijo a los líderes.

España accedió el jueves a imponer reformas al mercado laboral para animar a las empresas a contratar - y facilitar los despidos - en un intento de reducir su nivel de desempleo, el más alto en la eurozona, al estar alrededor del 20%.

El intento de llevar a cabo reformas estructurales que fueron atrasadas - normalmente una condición para obtener préstamos de Fondo Monetario Internacional - y la reunión prevista entre el primer ministro español y el dirigente del FMI, Dominique Strauss-Khan, han generado rumores de que España busca opciones de ayuda financiera.

El diario español El Economista reportó el jueves que el FMI, la UE y el Departamento del Tesoro estadounidense están preparando un paquete para España que incluye una línea de ayuda de 307.000 millones de dólares (250.000 millones de euros).

Los líderes de la Unión Europea buscaban un acuerdo sobre las maneras de reforzar la disciplina presupuestaria y la coordinación de las políticas económicas entre los 27 estados miembros para contener una crisis de deuda de la zona euro.

Diplomáticos dijeron que los líderes manifestaron su acuerdo en la cumbre sobre las propuestas de presentar planes presupuestarios a la Comisión Europea para su evaluación y en castigar a los países que no apunten a un equilibrio fiscal.

Además, los líderes enfrentaban la presión de acordar un impuesto que recaude dinero de los bancos acusados de la crisis económica y los llamados a que Europa publique los resultados de las llamadas "pruebas de resistencia", que comprueban la liquidez de los bancos.

Había divisiones en ambos temas.

La UE, que representa a más de 500 millones de personas, acordó una red de seguridad de 500,000 millones de euros (617,000 millones de dólares) para ayudar a los países de la zona euro que tengan problemas, y un mecanismo de ayuda de 110,000 millones de euros para la fuertemente endeudada Grecia.

Diferentes visiones

El primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, que preside el Eurogrupo de ministros de Finanzas de países que utilizan la moneda única, reconoció en un periódico que España tenía problemas, pero dijo que no sería un tema específico a tratar en la agenda de los líderes.

Es previsible que se produzca una demostración de unidad en la cumbre, que revisará las conclusiones de un grupo de trabajo establecido para evaluar las reformas diseñadas para evitar que crezca la deuda, aumentar la cooperación y crear un mecanismo de ayuda permanente para países con problemas de deuda.

No se realizará un acuerdo formal sobre cómo profundizar la coordinación de políticas, pero cualquier señal de divisiones podría aumentar el nerviosismo de los mercados, que ha ayudado a presionar a la baja el euro y las acciones en todo el mundo este año.

Las diferencias continúan entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que lideran las mayores economías de la zona euro de 16 países, pese al acuerdo en algunos temas en un encuentro mantenido el lunes.

Alemania quiere una disciplina presupuestaria más estricta y aboga por realizar cambios en el tratado de la UE si es necesario para imponer sanciones más duras a los países que no cumplan los objetivos presupuestarios. Francia ha eludido el rigor buscado por Alemania.

Sarkozy cedió esta semana a algunas de las demandas alemanas, pero diplomáticos de la UE dicen que queda mucho camino por recorrer para convencer a los mercados y superar la crisis.

Reino Unido, por ejemplo, es hostil a partes claves de la iniciativa hacia una mayor supervisión presupuestaria, y dice que no permitirá que sus planes sean sometidos a la Comisión Europea para ser revisados antes de pasar por el Parlamento nacional.

El primer ministro británico, David Cameron, que asistía a su primera cumbre de la UE, dejó claro que mantendría su posición, pero dijo tras hablar con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, que quería ayudar a Europa a reforzar su crecimiento económico.

"Nosotros por supuesto siempre defendemos nuestros intereses nacionales al igual que hacen otros, y nuestras líneas rojas nacionales, pero sabemos lo importante que es que haya en Europa crecimiento y confianza y que, creo, es el tema más importante de la agenda", declaró Cameron.

Con información de Reuters y AP

Ahora ve
El colegio Enrique Rébsamen es el emblema del drama que vive la CDMX
No te pierdas
×