Derivados enfrentan al Congreso de EU

El debate sobre el mercado de 600 billones de dólares, sin supervisión, se recrudece en el Congreso; las firmas de Wall Street rechazan una mayor regulación al respecto porque reducirá sus ganancias.
Wall Street  (Foto: Archivo)
Michael Masters

Mientras el Congreso estadounidense ultima los detalles de la reforma financiera, tras bambalinas se recrudece el debate sobre la regulación de los derivados.

Actualmente los contratos derivados se negocian en un mercado opaco de 600 billones de dólares sin supervisión alguna. El riesgo que esto representa para la economía es incalculable, y la nueva legislación busca con acierto crear mayor transparencia obligando a que la mayoría de las transacciones con derivados se realicen a través de cámaras de compensación o Bolsas.

La cámara de compensación mediará en la transacción y garantizará el cumplimiento a las partes involucradas en la operación. Si una contraparte de la transacción incumple, entonces la contraparte central absorberá esas pérdidas, protegiendo al sistema entero de un colapso.

Un sistema similar ha funcionado estupendamente durante 100 años en los mercados de futuros.

Las firmas de Wall Street rechazan esta idea porque sus enormes ganancias disminuirán cuando los derivados se comercien a la luz del día, permitiendo que sus contrapartes conozcan los costos verdaderos.

Por esta razón Wall Street está presionando para que quede exenta de esta regulación la mayor cantidad posible de transacciones.

La propuesta de reforma del Senado contempla, en relación a las cámaras de compensación, una exención bien definida que permite a los usuarios comerciales finales no someterse a esta regulación de transparencia, pero niega esa exención a las entidades financieras.

La versión de la Cámara baja, sin embargo, exenta de la regulación a todo aquel que realice una cobertura del "riesgo de balance" (balance sheet risk) a través de los derivados. Como todo jugador financiero tiene una hoja de balance, se estima que en esta versión más del 50% de los derivados quedarán exentos del control, comparado al 10% exento en la versión del Senado.

Así, la propuesta del Senado es más estricta, en cuanto somete a más derivados a la regulación de las cámaras de compensación y a la transacción pública.

Riesgo inherente vs riesgo buscado

Hay una distinción fundamental que debe hacerse entre los usuarios comerciales finales (como las aerolíneas) y las entidades financieras como los fondos hedge. Para un usuario comercial final, el riesgo surge naturalmente de las operaciones ordinarias del negocio, viene implícito. Pero para una entidad financiera, tasar y gestionar el riesgo es su negocio cardinal.

Por ejemplo, digamos que una aerolínea no puede volar sin asumir el riesgo de los volátiles precios del combustible. Permitirle que se cubra contra esa exposición sin someterla a regulación le proporcionará estabilidad a la aerolínea, confianza a los inversores y asegurará que la economía estadounidense en su conjunto se beneficie de un servicio aéreo confiable.  

Un fondo hedge, por el contrario, no comienza con un riesgo inherente. Su misión es evaluar las opciones de inversión, nivelar el riesgo y la recompensa. Si un fondo hedge negocia un contrato de futuros de combustible para jet bajo la apuesta de que los precios subirán, entonces es un disparate creer que están "cubriendo" su posición cuando posteriormente  asume una posición compensatoria para reducir el riesgo que voluntariamente tomó.

La semántica del concepto "cobertura" o "hedge" puede traer muchos dolores de cabeza, pues podemos llegar al extremo de decir que toda transacción que realiza un fondo hedge es para "cubrir" algo. Exentar a los fondos hedge de la regulación de las cámaras compensatorias no tiene propósito social y, de hecho, pone en riesgo a todo el sistema financiero.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Congreso debe rechazar los esfuerzos de Wall Street por buscar la exención para las entidades financieras. Permitir que los usuarios comerciales finales estén exentos es, en cambio, una propuesta práctica. El Congreso debe adoptar la versión del Senado sobre los requisitos de transparencia para todos los derivados. Si permite que las firmas financieras negocien derivados sin supervisión, no habrá protegido a los estadounidenses contra una próxima crisis financiera, que con toda seguridad llegará.

-- Michael Masters es gestor de un fondo hedge, partidario de una reforma financiera más estricta y ha testificado ante la Cámara baja, el Senado y la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas en más de ocho ocasiones para tratar el tema de la reforma a los derivados.

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×