G20: entre la austeridad y el estímulo

La reunión del Grupo de los 20 el sábado, en Canadá, enfrentará la posición europea contra la de EU; Obama pedirá no frenar a la ayuda, pero la Unión Europea cree que es hora de pensar en el déficit.
obama merkel eu ue alemania g20  (Foto: Especial)
Colin Barr

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiere frenar la prisa de Europa por entrar en una etapa de austeridad, pero ahora parece ser algo más que un obstáculo para los que buscan reducciones.

Obama pretende aprovechar las próximas reuniones del Grupo de los 20 ministros de finanzas globales en Canadá este fin de semana para promover más estímulos fiscales. Dice que, en este momento, recortar el gasto gubernamental pone en riesgo la frágil recuperación de las economías occidentales que están atrapadas en su deuda.

"Trabajamos excepcionalmente duro para restaurar el crecimiento, y no podemos dejar que esto afloje ahora", dijo Obama en una carta a los líderes del G-20 el viernes pasado. "Esto significa que debemos reafirmar nuestro propósito unificado para dar a las políticas el apoyo necesario para mantener un fuerte crecimiento económico".

Pero el propósito unificado del G-20 no es el mismo del año pasado, cuando la crisis financiera mundial galvanizó al grupo para impulsar al sistema financiero mundial.

Desde que Obama pidió que hubiera una concentración en el crecimiento, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que los recortes en el presupuesto son "urgentemente necesarios", y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo que las finanzas públicas más fuertes son parte de "una política que construye confianza".

En contraste, el Reino Unido reveló el martes pasado un presupuesto que limitaría el gasto real en varios departamentos gubernamentales en un 25% a cuatro años. Katherine Smith, de la compañía de investigación económica, HIS Global Insight, dijo que los recortes fueron realmente entristecedores.

Los recortes en este momento no son irrefutables, pero después de dos años de costosos rescates gubernamentales para el sector financiero, la mayoría de los votantes no quiere volver a tratar con pagos realizados por los contribuyentes.

"Obama no ha logrado vender esa historia en su país", dijo Stewart M. Patrick, socio en el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington. "Europa está viendo por ella misma, y hay varias diferencias en la percepción de este asunto".

Patrick dijo que espera que el G-20, que comprende a los líderes de 19 países y la Unión Europea (UE), emita un comunicado después de la junta para "cerrar esas diferencias".

Pero no espera que Obama domine a los líderes europeos a pesar del amplio escepticismo sobre el rumbo que tomará Europa. "Cualquier falta de confianza sobre la capacidad de la economía europea para sostener su crisis refleja una falta de confianza en su capacidad para volver a crecer", escribió Domenico Lombardi del Instituto Brookings, un think tank en Washington.

Las festividades del G-20 se inaugurarán el sábado. Otros temas que se tratarán son:

Impuestos bancarios. En la última reunión del G-20, a principios de mes en Corea, países como Brasil, Canadá y Japón acallaron los planes para imponer un impuesto bancario mundial, diciendo que sus bancos no necesitaban ayuda gubernamental en 2008.

Pero el G-20 dijo que el sector financiero "debería hacer una contribución justa y sustancial pagando por cualquier carga asociada a las intervenciones gubernamentales".

El impuesto bancario está vivo en Estados Unidos y en otros países afectados por la crisis. El Reino Unido dijo esta semana que él, Alemania y Francia, están progresando con sus propios planes de impuestos bancarios.

La presidencia de Obama propuso un impuesto sobre los pasivos de los bancos en enero, en un intento por recaudar 90,000 millones de dólares para pagar los rescates pasados.  

Regulaciones bancarias. Mientas la reforma financiera en Estados Unidos está en una etapa avanzada, los legisladores en todo el mundo intentan coordinar sus enfoques en la supervisión bancaria y planean fortalecer las reglas que definen cuánto dinero deben tener las instituciones financieras para protegerse contra pérdidas futuras.  

"Necesitamos llegar a un acuerdo internacional para reducir el apalancamiento y aumentar los requisitos de capital, y al mismo tiempo, mejorar la cantidad y la calidad de capital", dijeron el secretario del Departamento del Tesoro, Timothy Geithner, y el zar económico de la Cámara, Larry Summers, en una editorial de The Wall Street Journal el miércoles pasado.

China. El valor del yuan fue el tema principal del debate hasta que el Banco Popular de China puso fin al tema. El Banco dijo el sábado que permitiría que la moneda flotara con mayor libertad en una franja prefijada.

Se aplaudió al grupo de políticos expertos por esta estrategia, que no espera tener un impacto económico importante inmediato.

Con esto dicho, el manejo de las relaciones comerciales de China sigue siendo un asunto complicado en Estados Unidos y Europa, que luchan contra su alto desempleo.

Varios comentaristas creen que las tensiones comerciales aumentarán en la segunda mitad de 2010 mientras disminuye el crecimiento en Estados Unidos y se desvanece la emoción por la revaluación de China.

Desbalances económicos globales. Quizás el problema más intratable que enfrenta el G-20 es la necesidad de cambiar políticas económicas no sólo en países con déficit sino en aquellos con altos excedentes.

Es fácil conceder un apretón al cinturón después de mucho tiempo de despilfarros, como puede verse en Estados Unidos. Pero, ¿qué hay de Alemania, que ha tenido un alto excedente y aún así pretende limitar su gasto?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Hay una necesidad de avanzar hacia nuevos balances", dijo Patrick. "Pero cada país tiene necesidades políticas internas, y eso es lo que conlleva a la toma de decisiones".

Por eso algunos críticos se preguntan cuál es el punto de las reuniones del G-20. Al igual que muchas otras preguntas, no esperen que ésta se responda este fin de semana.

Ahora ve
Esta es la frase de Bill Belichick que enojó a algunos mexicanos
No te pierdas
×