México advierte ajustes en naciones G20

Junto con Brasil, el país dijo que los recortes en los países desarrollados pueden afectar a otros; México apoyó las medidas que generen certidumbre y confianza en los mercados.
g20  (Foto: AP)
TORONTO (AP) -

Brasil y México se mostraron satisfechos en general con los acuerdos del G20, aunque advirtieron que los ajustes fiscales aprobados para los países desarrollados no deben ser hechos en detrimento de sus economías, pues eso afectaría las finanzas de otras naciones.

"Se ha acordado que los países seguirán estimulando la economía, pero ha surgido otra pregunta, especialmente sobre los países europeos: el mejoramiento de su situación fiscal", apuntó el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.

"Este es un problema que tenemos que enfrentar... por eso es que en el documento (final) dijimos ... que estos ajustes no deben ser hechos en detrimento del crecimiento, o sea, deben ser sensibles al crecimiento", agregó.

El funcionario habló en una conferencia de prensa tras el cierre de la cumbre del Grupo de los 20, formado por los países más industrializados y por naciones en desarrollo con economías de gran tamaño.

Pese a las advertencias del presidente estadounidense Barack Obama, los líderes del G20 acordaron al final de la cumbre recortar gastos internos y subir impuestos en las naciones ricas, a fin de reducir a la mitad el déficit de esos países para el 2013. Obama había dicho que el aplicar demasiada austeridad muy rápidamente podría asfixiar la economía global.

México, por su parte, respaldó la posición de Estados Unidos, al indicar que es fundamental que aquellos países desarrollados del G20 que han decidido mantener sus políticas fiscales expansivas y que todavía no tienen una recuperación consolidada "empiecen a realizar ajustes fiscales importantes creíbles, reales, que generen certidumbre y confianza en los mercados".

"Debe analizarse estas implicaciones", manifestó el presidente mexicano Felipe Calderón, citando como ejemplo la deuda pública de Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania.

Mantega recomendó que los países que han aceptado los acuerdos del G20 sigan el ejemplo de Washington para lograr las metas fijadas en la cumbre de dos días que terminó el domingo.

"Estos países desarrollados... tienen que mantener el estímulo económico como lo están haciendo los estadounidenses, y a medida que mejore la economía, los podrán reducir paulatinamente", explicó. "Estamos hablando de tres años para lograr (las metas). Tendrán suficiente tiempo para restablecer sus balances".

A la vez, dejó claro que propuso que países como Japón y Alemanía -naciones desarrolladas y exportadoras que están tratando de ajustar sus déficit sin estimular sus economías- deben demostrar que están dispuestos a compartir la carga para mejorar la economía mundial abriendo más sus mercados a los países emergentes.

"La idea es que nosotros tenemos que estimular su economía (con nuestras exportaciones). Nosotros lo hacemos, pero ellos también tienen que compartir la carga. De otra manera estos ajustes serán hechos por nosotros", señaló Mantega. "Deben ampliar sus mercados domésticos".

"Persisten desafíos serios", indicaron los países firmantes en el documento final. "Si bien el crecimiento está regresando, la recuperación es dispareja y frágil, el desempleo en muchos países sigue a niveles inaceptables y el efecto social de la crisis sigue sintiéndose ampliamente".

Obama dijo en conferencia de prensa que está satisfecho con los resultados, y señaló que reconoce que los países han procedido a su propio ritmo, ya sea al enfatizar el crecimiento o la austeridad presupuestaria.

"No podemos apurarnos todos al mismo tiempo a la puerta para salir", afirmó el mandatario estadounidense.

"Las economías desarrolladas se han comprometido a planes fiscales para reducir al menos a la mitad sus deficits para el 2013 y estabilizar o reducir la proporción de su deuda con relación al PIB para el 2016", agrega el documento del G20. El PIB mide el valor de todos los bienes y servicios producidos en un país y es considerado el mejor barómetro de la salud económica.

Japón quedó exento de sumarse al acuerdo debido a que su economía ha estado estancada durante años y porque su deuda gigantesca pertenece a japoneses y no a inversionistas extranjeros.

La cumbre que reúne a países desarrollados y emergentes, en total el 85% de la economía mundial y más de dos tercios de la población del planeta, inició la noche del sábado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, también participó.

Por otro lado, en un discurso Calderón resaltó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP16, a realizarse a fines de noviembre y principios de diciembre en su país.

Ahora ve
Float, un prototipo de vehículo flotante, nos acerca al auto del futuro
No te pierdas
×