EU enfrenta el riesgo de una deflación

La deuda estadounidense asciende a 83% del PIB nacional y podría escalar a 100% en 3 a 5 años; la deflación puede llevar a una depresión, o ampliar la actual problemática a niveles intolerables.
dinero  (Foto: Jupiter Images)
Heidi N. Moore

Los estadounidenses están haciéndose a la idea de que los buenos tiempos del plan de estímulo económico pronto terminarán. El país registra un déficit de 11% y su deuda bruta asciende al 83% del PIB nacional, y podría escalar al 100% en tres a cinco años. Así que cuando leímos el artículo sobre el "punto final keynesiano" escrito por Scott Minerd, director de inversiones de Guggenheim Partners, decidimos prestar atención:

"En esencia, la teoría keynesiana dice que los gobiernos deberían cebar la bomba económica de acuerdo con las necesidades. Esto funciona siempre y cuando el Gobierno tenga la capacidad de pedir dinero prestado. ¿Pero qué sucede cuando un Gobierno ya no puede pedir préstamos?".

El "punto final keynesiano" ocurre cuando hay tantos gobiernos sobreextendidos en sus deudas que se niegan a prestarse dinero unos a otros. Esto es especialmente problemático para Estados Unidos, porque el país genera una deuda anual de 1,600 billones de dólares, pero únicamente genera ahorros por 500,000 millones de dólares, advierte Minerd.

El dinero restante llega al país a través de préstamos de gobiernos extranjeros, incluida China, que posee 900,000 mdd en bonos del Tesoro estadounidense. En total, los gobiernos extranjeros poseen 4 billones de dólares de EU.

Usualmente, cuando los gobiernos ya no pueden pedir prestado, recurren a sus bancos centrales, pero muchos bancos centrales del mundo están comportándose de forma rara y están acumulando efectivo.

¿Una situación insostenible? Sí, pero Minerd argumenta que lo que nos llevará a la crisis no será la inflación, como piensa la Reserva Federal. La Fed ha mantenido bajas las tasas de interés en parte para frenar la amenaza de inflación y en parte para fomentar el préstamo. Todos conocemos los riesgos que supone una inflación: elevar los precios hace que los productos sean demasiado caros y el consumo desciende.

Pero el problema real, opina Minerd, es la deflación (y no está sólo en esta advertencia, otros economistas, incluidos presidentes de bancos centrales regionales, han prevenido contra lo mismo).

La deflación es peligrosa porque provoca que la deuda se infle comparada con los precios reales de los activos. Por ejemplo, en un ambiente deflacionario, todos deberemos más en nuestro crédito hipotecario que lo que de verdad vale la casa, lo que dificultará más que las personas paguen su deuda, causará caídas en el consumo y el gasto, y en general creará un ambiente económico tóxico. La deflación puede llevar a una depresión, o ampliar la actual recesión a niveles intolerables, y de una forma más rápida que la inflación.

Incluso medidas cautelares, como exigir a los bancos que acumulen más capital, podrían incitar una deflación pues indirectamente se les pide que presten menos.

Los recortes fiscales implementados por Bush expirarán a fines de 2010, y el próximo año se pondrá en marcha la costosa reforma sanitaria, que añade más presión a la economía. Minerd cree que las disminuciones en el Índice de Precios al Consumidor registradas en los últimos dos meses muestran que EU está iniciando un ciclo deflacionario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La única manera de evitarlo, indica, es fomentar el crecimiento del empleo. Minerd sugiere eliminar el impuesto sobre nómina, ello estimularía la contratación de personal en las empresas y también estimularía el gasto.

No se trata de una idea que Washington haya rumiado mucho, y puede tener sus defectos, pero dado que la economía no da muchas señales de verdadera recuperación, no se pierde nada con discutirla.

Ahora ve
Donald Trump hizo, durante el eclipse, lo que no se debe de hacer
No te pierdas
×