Riesgos de una recaída económica mundial

Países que no utilizaron estímulos fiscales como México, muestran crecimiento sólido: analistas; el saldo de políticas equivocadas fue: destrucción, deudas, desequilibrio fiscal y 2 años perdidos.
desempleo-desempleados-eu-AP.jpg  (Foto: AP)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los paquetes de estímulo promulgados por los gobiernos alrededor del mundo se están retirando; sin embargo, la economía global ahora no está mostrando ninguna señal de una recuperación sostenida. 

Por el contrario, todos los indicios sugieren que se está de regreso hacia una recesión. Los datos económicos que emanan de EU son bastante preocupantes, dice Walter Molano, economista en jefe del banco neoyorquino BCP Securities.

Aunque los analistas de Citi consideran exagerado dicho temor.

"Si bien las recientes correcciones de los mercados parecieran reflejar el temor creciente de que la economía global se dirige a una doble recesión, un cambio de los principales indicadores económicos y una revisión a las utilidades por parte de los analistas es normal en este punto del ciclo", dijo en un reporte divulgado por Banamex Accival.

La ventaja ahora está en los países que decidieron evitar la solución Keynesiana, (de mayores estímulos fiscales), tales como México los Bálticos o Irlanda, están mostrando signos de crecimiento económico sólido,

Aunque los reportes iniciales de solicitudes por desempleo en EU para las primeras semanas de junio fueron mejores de lo esperado, el reporte de empleo nacional ADP (ADP National Employment Report) para junio indicó que la economía estadounidense se encontraba estancada, indica. 

"Las compañías sólo agregaron 13,000 empleos, mientras que la mayoría de los economistas estaban esperando la adición de 60,000 trabajos. El sector construcción topó con una pared de ladrillos, después de la expiración de los incentivos fiscales", destaca el economista.

En su análisis sobre mercados emergentes, expone que los datos de nómina de junio también confirmaron una desaceleración. La única razón por la cual la tasa de desempleo cayó a 9.5% en junio, contra 9.7% en mayo, se debió al hecho de que 652,000 personas abandonaron la fuerza de trabajo por su incapacidad para encontrar empleos. Al mismo tiempo, el reporte ISM (Institute for Supply Management) para junio reveló una desaceleración en la actividad manufacturera. 

Los mismos problemas se están repitiendo al otro lado del Pacífico. El plan de estímulo de Beijing en 2009 fue mucho más agresivo que el de Washington --agregando 586,000 millones de dólares en gasto de gobierno y más de 1.1 trillones de dólares en expansión de crédito--.

Los créditos bancarios denominados en renminbi saltaron 32% anual en 2009. Sin embargo con la economía china comenzando a sobrecalentarse, la fuerte evidencia de una burbuja de vivienda y profundas preocupaciones sobre la salud del sector bancario, las autoridades económicas comenzaron a pisar el freno a principios de este año, indica Molano. 

En Europa, los políticos inicialmente estaban embelesados por las posibilidades infinitas engendradas por la irresponsabilidad fiscal, pero los estragos causados por los vigilantes de los bonos sobre Grecia y el resto del Sur de Europa fueron suficientes para despertarlos de su estupor. 

Muy rápidamente la mayoría de los gobiernos europeos lanzaron una gama de planes de austeridad fiscal para poner sus casas en orden. El Reino Unido, Alemania, España, Italia y Francia introdujeron nuevas medidas para reducir el gasto de gobierno e incrementar impuestos. 

Sólo EU permaneció atípico, con su obstinado compromiso con el derroche fiscal. Sin embargo hay señales de que hay cambios en marcha. 

"Aunque Paul Krugman y Larry Summers dicen que la razón por las que las recetas Keynesianas no funcionaron fue debido a que el estímulo fue más pequeño de lo que era realmente necesario, la verdad es que no hay evidencia de que tales medidas hayan funcionado nunca", expone Molano. 

Sin embargo estas políticas equivocadas dejaron recientemente una larga estela de destrucción, con muchos países en deuda profunda, cargados por desequilibrios fiscal y externo y dos años perdidos.

Por su parte, Rodolfo Campuzano, director de análisis de Invex Grupo Financiero, advierte que los inversionistas se muestran nerviosos ante la evidencia de una desaceleración en la economía y esperan con avidez información que confirme o desmienta tal preocupación.

"Nuestra percepción es que los datos ayudarán poco a cambiar la incertidumbre en las siguientes semanas y, por otro lado, persistirán factores de riesgo sin tener una solución franca; por ello nuestra expectativa es de rendimientos pobres en los siguientes meses", destaca.

Nadie puede concebir la etapa de decepción en el crecimiento como una caída continua en los mercados. No lo es así. Normalmente, en medio de un mercado plagado de incertidumbre hay momentos de alza, propiciados por factores que despiertan esperanzas entre los inversionistas.

 

 

Ahora ve
Con la toma de posesión de Emmerson Mnangagwa, terminó la era Mugabe en Zimbabwe
No te pierdas
×