Grecia, con la crisis en los bolsillos

Las medidas del Gobierno para enfrentar su crisis de deuda afectan la vida diaria de sus habitantes; la liquidez disminuye, las compras bajan e incluso el tránsito decae ante las alzas de la gasolina.
grecia calle pobreza  (Foto: Cortesía Fortune)
Dody Tsiantar

Aleka Maxtapolou, empresaria griega de 38 años, tardó casi una hora para encontrar un cajero automático que pudiera darle efectivo en un día entre semana, en el barrio de Glyfada, un suburbio próspero de Atenas. "A qué hemos llegado cuando ni siquiera puedes sacar el dinero que es tuyo", masculló riéndose.

Su problema era con la tecnología, pero para el resto de la población griega el problema es de liquidez. En medio de su primera recesión desde 1993, y en el centro de una crisis crediticia que ha afectado a los mercados financieros del mundo, Grecia no tiene efectivo y en Atenas se respira un ambiente pesimista. Ni el verano ha conseguido levantar el ánimo de los helenos.

Parece que comienzan a resentir la crisis de deuda donde más importa: en sus bolsillos. Luego de décadas de vivir con lujo y gastar por encima de sus medios, pocos dudan que ahora "ha llegado el momento de pagar la factura", como lo dijo Aleksis Papachelas, el editor del principal diario griego, el Kathimerini. Los helenos están descubriendo que pagar duele.

Para cumplir con las condiciones establecidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) tras recibir el paquete de rescate por 140,000 millones de dólares, el Gobierno socialista del primer ministro, George Papandreou, debió recortar los salarios en 20%, subir impuestos, congelar las contrataciones y reformar las pensiones (esta decisión fue aprobada por el parlamento el 8 de julio tras un duro debate, elevando la edad de jubilación a los 65 años y reduciendo los beneficios del retiro).

Los griegos además, desde el 1 de julio deben pagar IVA del 23% sobre todos los bienes, una medida que ha encarecido los productos de la noche a la mañana. Los precios al consumidor han subido 5% comparados con el mismo periodo del año previo, y la tasa de desempleo del país ronda el 12%.

El Gobierno también impuso un impuesto del 20% sobre la gasolina, y los efectos pueden sentirse en las calles de la capital, hoy menos atestadas. "Me tomaba una hora llegar al trabajo, ahora tardo 35 minutos", calcula la abogada Roxani Avgerinou, que se traslada diario desde un suburbio al norte hacia el centro de la ciudad. Los dueños de las gasolineras reportaron en la edición dominical del diario Kathimerini que sus ventas cayeron 25% desde el inicio del año.

La crisis se ve en los muros, casi todos los barrios de la ciudad lucen letreros de "se vende" o "se renta." También hay escaparates vacíos, la tasa de tiendas vacantes roza el 20%. De acuerdo con Constantine Michalos, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Atenas, en los últimos seis meses casi 17,000 negocios han cerrado en la capital y en el área cercana de Attica. Y advierte que la situación puede empeorar, especialmente si la crisis se extiende a otros países europeos, como España y Portugal.

Los pequeños comercios sufren. "El negocio va fatal", dice Christos Botziolis, quien desde 1975 ha vendido calcetines y medias en un pequeño local sobre la calle Kifisias en el distrito de Ambelokipos. Indica que desde enero sus ventas han descendido entre 20 y 30% y, según sus cuentas, 22 tiendas minoristas han cerrado en su barrio, en una franja de 10 cuadras. Muchos porque no pueden hacer frente a los costos de operación o al alquiler del local cuando sus ventas caen.

Pero no todos son pesimistas. Metaxia Rori, vendedora en una tienda Swarovski, dice que la boutique se mudó a un espacio más pequeño donde se paga menos alquiler. Como las ventas se han mantenido estables, se muestra confiada. "Vamos bien. Los griegos siguen comprando regalos, gracias a Dios. Vamos a superar esto, una crisis no va a destruirnos", confía. 

Al parecer, los viejos hábitos y actitudes no cambian, incluso con poco dinero en los bolsillos.

Ahora ve
El mensaje #FuerzaMéxico llega desde distintas partes del mundo
No te pierdas
×