EU tendrá su ‘Todopoderoso’ regulador

Se espera que el Congreso estadounidense apruebe finalmente la reforma financiera en esta semana; los reguladores tendrán la responsabilidad y la autorización de definir las limitaciones de la ley.
Wall Street  (Foto: AP)
Jennifer Liberto

Se espera que el Congreso estadounidense apruebe finalmente la reforma financiera esta semana. Por su parte, la gente que hace cabildeo ya se prepara para presionar a las autoridades reguladoras encargadas de emitir los cientos de nuevas reglas contenidas en la legislación.

Los reguladores tendrán mucha libertad de acción y decidirán prácticamente todo, desde determinar cuándo asumir el control sobre una firma financiera que supone un riesgo, hasta las comisiones que cobran los bancos por tarjetas de débito. Algunas de estas decisiones podrían afectar la cartera de los contribuyentes.

El precio de la leche: Por primera vez en la historia, las autoridades vigilarán las apuestas especuladoras en los mercados de futuros de materias primas y energía, algo que influirá en el precio de la leche y la gasolina.

La ley permitirá que la Comisión de Comercio en Futuros sobre Mercancías de Estados Unidos establezca reglas para limitar la especulación y, con ello, la salvaje volatilidad de los precios de materias primas.

 "Por fin se asegurarán de reducir las actividades especulativas que afectan el precio de los productos básicos, como los agrícolas", indica Michael Greenberger, profesor de leyes en la Universidad de Maryland que trabajaba como regulador de mercados de commodities durante la presidencia del ex presidente Bill Clinton.

Pero Scott Irwin, profesor de marketing agrícola en la Universidad de Illinois, piensa que las medidas drásticas contra la especulación podrían causar mayor volatilidad en los precios, pues las apuestas especuladoras ayudan a las empresas a cubrirse contra el riesgo y a estabilizar los precios. "Estas reformas tendrán el impacto contrario al que esperan sus partidarios" advierte.

Acceso al crédito: el Congreso delegará la decisión de determinar cuán seguro es un banco a un panel de reguladores que, en última instancia, también resolverá si se otorgan  los préstamos solicitados.

Los reguladores diseñarán reglas para asegurarse que los grandes bancos e instituciones financieras no presten demasiado dinero ni realicen demasiadas apuestas arriesgadas. Asimismo establecerán reglas que limitarán las operaciones riesgosas que los bancos efectúen con sus propias cuentas y la posesión de fondos hedge.

Su labor será balancear la protección de los contribuyentes contra futuros rescates con la protección del acceso al crédito.

 "Si pecan de dureza, pueden limitar actividades bancarias legítimas y aumentar el costo de los consumidores, y si pecan de laxitud pueden destruir lo que el Congreso pretendía", explica Doug Elliott, miembro de la Brookings Institution y antiguo banquero inversor.

Algunos en el sector bancario predicen que durante el próximo año, mientras los reguladores crean nuevas normativas, los inversionistas y los bancos se mostrarán cautelosos, provocando que la economía se ralentice y se frene el acceso al crédito.

Pero los defensores del consumidor niegan que la reforma tenga un impacto negativo en la economía o el crédito, indicando que con ese argumento la industria usa "tácticas intimidatorias",  según la portavoz del Center for Responsible Lending, Kathleen Day.

Tarjetas de crédito y comisiones hipotecarias: el Congreso delega la protección de los consumidores a quien sea elegido como responsable del nuevo Buró del Protección del Consumidor de Servicios Financieros (Consumer Financial Protection Bureau). El presidente, que será nombrado en breve, será responsable de determinar si las comisiones de hipotecas y tarjetas de crédito son justas o abusivas.

Los expertos esperan que las primeras decisiones del Buró tengan implicaciones duraderas y de amplio alcance. "Las comisiones que le sigan estarán influidas considerablemente por las elecciones que se tomaron en los primeros años de su existencia, aunque sea sólo porque es más arriesgado (políticamente y burocráticamente) cambiar un precedente previo que establecer una nueva resolución", opina Elliott.

Si bien se desconoce en qué aspectos se alterará la protección al consumidor, se sabe que un cargo sí desaparecerá: los cobros por penalización por pago anticipado de hipotecas.

Bajo la ley, la autoridad reguladora deberá eliminar estos cobros por penalización en hipotecas de alto riesgo, así como limitar y paulatinamente retirar estos cargos en otras hipotecas más tradicionales.

Ahora ve
Guajardo, Freeland y Lighthizer estarán ausentes en la quinta ronda del TLCAN
No te pierdas
×