Caterpillar pide ‘derribar’ aranceles

Su CEO, Jim Owens, opina que el Gobierno de EU debe tener una actitud más abierta al comercio; la firma nota que gran parte de su crecimiento en el último año se dio en el extranjero.
caterpilla maquinaria pesada manufactura  (Foto: Cortesía Fortune)
Nina Easton

No hay muchos ejecutivos en la ‘lista de amigos' del presidente Barack Obama, que a su vez aparezcan en Fortune 500, pero el presidente ejecutivo de Caterpillar, Jim Owens, que está por retirarse, marca la diferencia. Caterpillar fabrica cosas en vez de hacer magia financiera; quita lodo de los caminos, en vez de derramar petróleo. La icónica compañía de Peoria produce los empleos de manufactura bien pagados que tanto necesita un país que se recupera de su recesión.

Obama alabó a Owens por su Junta de Asesoría de Recuperación Económica, y Owens suele mostrar que la Casa Blanca está escuchando a los líderes de negocios. Pero no hay que confundir la apariencia con la sustancia: si el presidente toma el consejo de Owens sobre cómo ayudar a las firmas estadounidenses a competir globalmente, haría un cambio radical en el comercio.

Caterpillar ofrece un estudio de caso de cómo la Gran Recesión confundió al mercado laboral en Estados Unidos y del potencial de los mercados mundiales para corregir esta devastación. El año pasado, la empresa despidió a 20,000 trabajadores, y ahora, poco a poco, está regresando algunos de ellos, quizás hasta 9,000 este mismo año.

La mayor parte del crecimiento laboral está ligado a un aumento en las exportaciones. Algunas fábricas de Caterpillar con base en Estados Unidos enviaron el 70% de su equipo pesado al extranjero. Y la empresa no es la única multinacional que ha notado esta tendencia; el crecimiento de algunos países asiáticos, latinoamericanos y africanos fue el tema de conversación entre los presidentes ejecutivos que se reunieron en Ciudad del Cabo a finales de junio para el Foro Global, cuyos anfitriones fueron FortuneTime y CNN.

Cuando Owens mira al mundo, ve a los líderes de los países en vías de desarrollo avanzando de forma agresiva para destruir barreras comerciales, mientras que Estados Unidos permanece al margen. Por ejemplo, Taiwán y China están logrando acuerdos bilaterales de libre comercio, y Corea del Sur, China y Japón anunciaron pláticas que pretenden producir un bloque de libre comercio entre las tres naciones. A finales de este año, la Unión Europea podría ratificar un acuerdo comercial con Corea del sur, el cual podría reducir los aranceles en las exportaciones a esta nación asiática.

Mientras tanto, en el Senado de Estados Unidos, un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur pierde fuerza, al igual que otros acuerdos similares con Colombia y Panamá, pues estos acuerdos comerciales han sido víctima de influencias políticas y su efecto en los demócratas de la Cámara.

¿Cómo reacciona una multinacional a esta falta de acción de Estados Unidos en un mundo de acuerdos comerciales? En vez de abandonar la oportunidad en Asia y Latinoamérica, las grandes compañías están encontrando la forma de librar aranceles comerciales, sobre todo mudando puestos laborales a esas zonas comerciales. "Eso nos hará invertir más y más dentro de esas zonas comerciales", dijo Owens.

Obama dijo a Owens y a otros en la última junta de Recuperación Económica, que está comprometido con la creación de mejores acuerdos comerciales, pero hace falta un apoyo más fuerte por parte del Gobierno. El Congreso necesita trabajar más duro para aceptar estos acuerdos, dijo Obama, quejándose ante la junta. Es decir, esto podría molestar a la base del partido liberal durante un año de elecciones crítico. Pero el Gobierno quiere unirse a la Sociedad Trans-Pacífico, un pacto con cuatro países que ya cuentan con acuerdos de libre comercio con Estados Unidos: Australia, Chile, Perú y Singpur, además de Brunei, Nueva Zelanda y Vietnam. Es una estrategia de bienvenida, pero apenas es un pequeño paso.  

La palabra "comercio" no tiene buenos resultados en las encuestas, por lo que no es ninguna sorpresa que el presidente Obama declare que quiere duplicar las exportaciones, dejando el lado de las importaciones fuera de la ecuación de libre comercio.

La Casa Blanca se concentra en ayudar a firmas pequeñas y medianas a exportar, excluyendo a multinacionales menos populares en materia política. Aún así, como ha dicho el presidente ejecutivo de Boeing, Jim McNerney: "cada vez que un Boeing 777 aterriza en China, lo hace con 4 millones de partes que representan el trabajo humano de 11,000 proveedores pequeños, medianos y grandes".

Owens entiende por completo la carga política del libre comercio, y teme por su fracaso. "Como presidentes ejecutivos, estamos acusados de pensar a corto plazo. Pero Caterpillar piensa de aquí a 10 años. Necesitamos que el Gobierno de Estados Unidos piense a largo plazo, no sólo en los próximos dos".

En su junta de asesoría con el presidente, Owens habló amablemente sobre la necesidad de ser más proactivos en materia comercial. "Conmigo (habló con otro tono) "debemos tomar al toro por los cuernos".

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×