¿EU en la vía de una década perdida?

El país vecino puede enfrentar años de crecimiento débil, algo peor que una doble recesión; algunos analistas ven similitudes con la crisis del Japón de los 90, de la cual aún no se recuperan.
dolar-crisis  (Foto: Jupiter Images)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

El riesgo de una doble recesión está ganando atención en Estados Unidos, pero incluso esa sombría predicción puede resultar demasiado optimista. El panorama, según algunos expertos, será más negro.

Los datos laborales desalentadores, la debilidad en el sector inmobiliario y en el gasto del consumidor, y los problemas en los mercados financieros del mundo han avivado el temor de que la economía estadounidense caiga en una nueva desaceleración. Pero algunos economistas comienzan a hablar de un destino peor: un prolongado periodo de crecimiento terriblemente débil, algo que se denominará como una "década perdida".

"La probabilidad de una década perdida es mucho mayor que la de una doble recesión. No tenemos tantos motores de crecimiento operando ahora. No imagino de dónde sacaremos un crecimiento económico del 3%" apunta Sung Won Sohn, economista de la Universidad de California.

Para muchos estadounidenses, una década perdida puede sentirse como una recesión que nunca termina, pues la economía no crece tan rápido para recuperar empleos y las inversiones (llámense casas o acciones) pierden valor.

La década perdida más famosa es la de Japón en los 90. De 1992 a 1999, la economía nipona creció menos de 1% al año. El país todavía no se recupera completamente del raquitismo económico y la caída de los precios que sufrió entonces.

Existen algunas semejanzas entre las condiciones de ese Japón y el Estados Unidos de hoy. La nación nipona tuvo una burbuja inmobiliaria que explotó, causando que los balances de los bancos estuvieran ahogados en deudas tóxicas y se restringiera el crédito. El Banco de Japón hizo lo que pudo para estimular la economía, recortó su tasa de interés referencial a casi 0% e inyectó dinero mediante la compra de activos, tal como lo hizo la Reserva Federal (Fed) en los últimos dos años. Pero la efectividad de esas medidas es limitada.

Japón sufrió deflación, y los bajos precios provocaron que las empresas redujeran la producción y el empleo, un escenario bastante familiar para los trabajadores de Estados  Unidos.

La deflación ha sido relativamente rara en la historia estadounidense, no hay ejemplos importantes desde la Gran Depresión. Pero algunos funcionarios de la Reserva Federal dijeron en la reunión de junio que estaban preocupados por ese peligro. 

Para Sung Won Sohn las probabilidades de un largo periodo de crecimiento débil son del 40%, frente al 20 o 25% de probabilidades de una doble recesión. "Si pudiera elegir preferiría una doble recesión, una década perdida es mucho más peligrosa, económica, política y socialmente".

El director del Economic Cycle Research Institute, Lakshman Achuthan, coincide. Achuthan teme que, con la creciente volatilidad, las recesiones sean más frecuentes, lo que hace más difícil que la economía se recupere durante los periodos de crecimiento. "Así es como se pierde una década. Caes en una etapa en la que pasas más tiempo en recesión que en expansión".

James Hamilton, profesor de economía en Universidad de California, señala que gran parte del crecimiento económico que Estados Unidos registró en el pasado estaba cimentado sobre gastos deficitarios insostenibles, tanto de los gobiernos como de las familias. Además, los enormes y persistentes déficits comerciales rezagaron a la economía nacional. Por lo que se requerirá de dolorosos cambios estructurales para liberar a la economía de esas limitantes.

Si bien Hamilton opina que Estados Unidos evitará una doble recesión, lo más que cabe esperar es un crecimiento débil, al menos en los próximos años.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Numerosos economistas creen, sin embargo, que hay importantes diferencias entre el Japón de los 90 y el Estados Unidos de hoy, y que una década perdida es poco probable. Señalan que la economía estadounidense podrá sobreponerse gracias a su población creciente (frente a la población decreciente de Japón) y al consumo interno (frente a la dependencia de Japón en la exportación).

Pero incluso aquellos que no prevén una década perdida, estiman que el crecimiento del país estará lejos de ser robusto.

Ahora ve
La Comisión Europea y el Reino Unido pactaron los términos de su divorcio
No te pierdas
×