El ‘plástico’ asfixia a las Pymes en EU

Ante la falta de crédito por parte del sector bancario, los pequeños negocios acuden a las tarjetas; los préstamos a los pequeños negocios se contrajeron en 40,000 mdd en el primer trimestre de 2010.
credito debito tarjeta plastico  (Foto: Cortesía Fortune)
Paul Smalera

El lunes pasado, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, habló del creciente problema de la falta de préstamos que los bancos hacen a los pequeños negocios, y la confusión que está causando a la economía. Los préstamos a los pequeños negocios se contrajeron en 40,000 millones de dólares durante el primer trimestre de 2010, en comparación con 2008. Sólo un tercio de los pequeños negocios lograron asegurar un préstamo o una línea de crédito en 2009. La Administración de Pequeños Negocios (SBA por sus siglas en inglés) desapareció en junio con el fin de un programa de estímulos popular. Bernanke dijo que los pequeños negocios "tuvieron dificultades para obtener el crédito que necesitaban para crecer, y en algunos casos, seguir operando".

Mientras los bancos cerraron sus ventanillas para préstamos a pequeños negocios, abrieron la puerta trasera a todos los negocios que quieren dinero en forma de crédito o préstamos de tarjeta de crédito. Según un informe de la Reserva Federal, este negocio está en auge. Para las pequeñas empresas, las tarjetas de crédito suelen tener términos peores que los préstamos de los bancos regulares, y el 75% de los solicitantes fueron aprobados, en algunos casos por los mismos bancos que negaron sus solicitudes de préstamo.

No hay nada malo con las tarjetas de crédito ni con el hecho de que los dueños de las pequeñas firmas dependan de él. De hecho, el 80% de los usuarios de tarjetas de crédito de pequeños negocios, según la Fed, pagan sus tarjetas cada mes. Pero la recuperación económica depende de la creación de empleos, y la creación de empleos depende de que los dueños de empresas y pequeños compañías tengan la confianza de invertir en su negocio a largo plazo. 

Pero el pensamiento a largo plazo no es posible con el financiamiento de tarjetas de crédito. El préstamo SBA más común tiene un término mínimo de siete años. Las líneas de tarjetas de crédito no pueden cambiar de la noche a la mañana.  

Renta una oficina, y solicita una tarjeta de crédito

Los bancos hablan de dos razones de la caída en préstamos reales: la falta de avales y el temor al riesgo. En cuanto a la falta de aval, los dueños de negocios que solían tomar préstamos contra activos (casi siempre su terreno o edificio) han visto cómo se hunde el valor de su propiedad junto con el de todos los demás. En cuanto al riesgo, Bernanke dice que los bancos se han quejado de que los reguladores interfieren en los buenos préstamos. El aumento de los requisitos de reservas de capital afectó la capacidad de los bancos para hacer uso de su capital.

Pero para los dueños de negocios, los problemas son académicos. Cuando necesitan reunir dinero para seguir funcionando y no hay préstamos, no hay muchas opciones que no involucren el plástico. Aunque sobre todo los bancos pequeños y medianos hacen los préstamos a los pequeños negocios, los gigantes como Bank of America y JP Morgan Chase emiten la mayoría de las tarjetas de crédito.

Los dueños de pequeños negocios, que emplean a la mitad de la población trabajadora de Estados Unidos, se dieron cuenta de que los grandes bancos no están interesados en revisar los planes de negocios de sus cafeterías, tienditas o compañías de diseño en Internet, ni en apreciar un préstamo que permita a los dueños aligerar sus ingresos, pagar la nómina y comprar su computadora nueva dentro de un mes de pagos predecibles.

En vez de tener efectivo listo, los negocios están siendo rechazados por bancos pequeños y medianos, por lo que deben recurrir a los bancos gigantes. Los bancos grandes, que tienen todos los incentivos económicos para realizar este tipo de presión, están obligando a los dueños de negocios a optar por tarjetas de crédito y deuda de crédito para autos. Además, los grandes bancos no están contentos con un sistema financiero que ya fomenta esto: están convenciéndolos de que es algo bueno.

En un nuevo estudio comisionado por la Asociación de Banqueros de Estados Unidos (ABA por sus siglas en inglés), se mostró que el uso de tarjetas de crédito por parte de los dueños de pequeños negocios ayudó a crear 1.6 millones de empleos durante los últimos años. Las tarjetas de crédito de los pequeños negocios están completamente exentas de las modestas protecciones de la Ley CARD, aprobada el año pasado, que ofrece a los consumidores cambios y penalizaciones en las cuotas.

El estudio de la ABA muestra que no hay nada especial en las tarjetas de crédito y la creación de estos empleos. Lo que hacen las tarjetas de crédito es lo que haría cualquier producto seguro: permitir a los negocios invertir para tener más clientes, tomar más pedidos, hacer más envíos y contratar nuevos empleados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin importar lo que pase con la reforma financiera, o si el Gobierno de Obama descubre el músculo político que autorice nuevamente el paquete de estímulos a pequeños negocios, el hecho esencial de la dependencia de Estados Unidos en el crédito no cambiará pronto.

El incentivo económico adecuado sería hacer que los clientes opten por el producto financiero al que encuentran mayor sentido, no al que le genere mayores ganancias a corto plazo al banco. Para lograrlo, es esencial que la economía crezca: por ahora, el sistema fomenta los préstamos, como las tarjetas de crédito, que es a lo que se tiene más fácil acceso y de donde los clientes no pueden escapar con tanta facilidad; es necesario procurar los mayores beneficios al cliente, no al banco.

Ahora ve
Xperia Touch es el dispositivo que convierte una superficie en pantalla táctil
No te pierdas
×