Economía mexicana, en piloto automático

Baja productividad mantendrá la desigualdad en la distribución de la riqueza: Moody’s Analytics; una desaceleración económica en EU frenará el ritmo de expansión de la economía mexicana: Invex.
Pobreza-gasto-ingreso  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La distribución de la riqueza en México seguirá siendo desigual, porque las dos últimas administraciones han fracasado en elevar el potencial productivo del país, sentencia Alfredo Coutiño, director de Moody´s Analytics.

En vez de realizar inversiones, la economía mexicana ha continuado en un proceso de "desinversión" a lo largo del sexenio del presidente Felipe Calderón. Mientras que en 2000 la inversión como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 24%, hoy es de 23%.

Desde la segunda mitad del sexenio de Calderón, la economía mexicana ya se encuentra en "piloto automático", por lo cual "no hay esperanzas de ninguna reforma de gran calado en lo que resta de la actual administración; de tal forma, el crecimiento económico es puramente inercial con tasas de 4.7% en 2010; 3.5%, en 2011, y 4.5% en 2012", manifestó.

"La administración se conformó con sacar sólo pequeños cambios en materia tributaria y energética, lo cual de ninguna manera se pueden llamar ‘reformas', ya que ni modifican la estructuras económica, ni aumentan la capacidad potencial de crecimiento del país", expresó Coutiño.

México podría enfrentar un escenario distinto. Si bien las cifras del primer semestre fueron buenas, la probable desaceleración económica de Estados Unidos frene el ritmo de expansión nacional, indicó Rodolfo Campuzano, director de Análisis Económico de Invex Grupo Financiero.

En su informe mensual destacó que si las ventas de autos en Estados Unidos caen más, la producción industrial de México podría sufrir estragos. "Debido a que el crecimiento de la demanda interna se mantiene deprimido (principalmente la parte de construcción), y  la creación de empleos en el país no logra repuntar, es probable que el crecimiento en México nuevamente dependa del comportamiento de la economía de EU", expuso.

Aunque no se contempla la posibilidad de una doble caída en la economía de EU, tampoco se descarta este riesgo. "Habrá que prestar atención  a las cifras que se den a conocer en las próximas semanas. En particular, los datos de nómina no agrícola y del PIB del tercer trimestre nos permitirán adoptar una postura más firme sobre la posibilidad de una doble recesión", comentó Campuzano.

A pesar del descenso en la inflación y un ligero repunte en la confianza del consumidor, su expectativa de crecimiento para México es modesta. Su estimado para 2010 y 2011 se mantienen en 3.4% y 3.2%, respectivamente.

En tanto, Merrill Lynch subrayó que el proceso de recuperación gradual de México en 2010 será principalmente guiado por la demanda externa, después del repunte del sector manufacturero en EU. Estima que la inflación repuntará en 2010, mientras que el Banco de México (Banxico) estará  valorando cuidadosamente el impacto temporal del próximo shock por el lado del abasto, impuestos más altos y precios administrados dentro de un contexto económico todavía débil.

Las reformas estructurales claves (fiscal, energía, política) se necesitan para solucionar la erosión de competitividad. Aunque todavía es un desafío, el presidente Calderón está impulsando una agenda de reforma pragmática,  destacó este banco de inversión.

Coutiño Zavala agregó que "el bajo ahorro e inversión, mediocre avance de la productividad, y nulo cambio tecnológico explican el insignificante crecimiento económico de México durante las  dos últimas administraciones, las cuales fracasaron en elevar el potencial productivo del país. Ellas mismas se han limitado la capacidad de implementar medidas de desarrollo social", aseveró.

Esto sólo significa, resaltó, que los pobres seguirán siendo pobres y la distribución de la riqueza seguirá siendo bastante desigual. "Aunque no existen condiciones de estallido social, el deterioro ha avanzado y eso ha sido tomado como excusa por diversos grupos sociales para avanzar en la criminalidad, lo cual tiene muy poco que ver con los índices de pobreza, sino más bien con la debilidad de las leyes e instituciones y con el avance de la corrupción".

Para que Mexico pueda avanzar, se necesita que la próxima administración (2012-2018) se caracterice por ser un gobierno de "corte reformista" que "mantenga el rumbo económico, pero que marque una diferencia en materia política y social", apunto el director de Moody´s Analytics.

"Esto significa que la siguiente administración deberá mantener el modelo de libre mercado, pero con un fuerte compromiso de profundizar en políticas públicas de alto contenido social. En resumen, México requiere un modelo económico que combine el libre mercado con más desarrollo social; esto permitirá elevar el crecimiento y sostenerlo, pero además repartir sus frutos entre los que menos tienen".

Ahora ve
A partir de diciembre, el salario mínimo en México sube 8.32 pesos
No te pierdas
×