Las recesiones serán más frecuentes

El estratega Robert Doll, de BlackRock, advierte las consecuencias del elevado endeudamiento; la buena noticia es que prevé que las economías emergentes liderarán el crecimiento mundial.
dollar-billete-crisis-recesion-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Durante la próxima década, los inversionistas tendrán que hacer frente a un mayor número de recesiones que las vividas en los últimos 20 años, a medida que la frecuencia vuelva a un nivel más "normal".  La actual recuperación global no está en "sincronía", por la enorme deuda y problemas de apalancamiento.

"El consumidor estadounidense aún carga el peso de una elevada deuda, las dificultades del sistema bancario en los países desarrollados continúan y, como lo demuestra la crisis de la deuda soberana en Europa, el mundo aún está sometido a los problemas de desapalancamiento", dice Robert C. Doll, vicepresidente y estratega en jefe de renta variable en BlackRock, una de las mayores administradoras de activos en el mundo.

Durante los últimos 20 años, la economía ha entrado en recesión una vez cada ocho años, comparado con una vez cada 3.8 años durante los últimos 100 años. Doll cree que en la próxima década, la frecuencia se aproximará más a un promedio de largo plazo. "Que los inversionistas se hayan acostumbrado a una poco frecuente recesión en realidad es anormal. En adelante veremos una ocurrencia de la recesión más normal".

De acuerdo con su análisis "10 predicciones para los próximos 10 años", Doll destacó que el entorno de la inversión para los próximos 10 años no igualará las condiciones de las décadas de 1980 y 1990, pero será mucho mejor que el de la década pasada".

Previó retornos anualizados del mercado bursátil de Estados Unidos cercanos a 8% para la próxima década. "Muchos inversionistas quieren olvidar los últimos 10 años, que presentaron los peores mercados a la baja desde la Gran Depresión", indic.

"No es probable que se vean rendimientos bursátiles de dos dígitos en los próximos 10 años, debido a un actual desapalancamiento y a enormes problemas estructurales. Pero dos décadas desastrosas para el mercado de forma consecutiva es muy poco probable también."

Los retornos de renta variable dirigirán a los países en desarrollo, rebasando a los de otros mercados desarrollados, debido a medidas más atractivas de valuación, crecimiento secular más sólido, prácticas de administración más fácil para los accionistas y problemas estructurales más graves en las economías no estadounidenses.

También piensa que en un entorno global donde las economías emergentes liderarán el crecimiento mundial, China seguirá creciendo fuertemente como potencia económica y política. Durante las próximas décadas, EU seguirá siendo líder global como una potencia económica, pero ya no será más el líder indiscutible, cree Doll.

"La recuperación económica mundial, que comenzó a desarrollarse en 2009, fue liderada por los mercados emergentes, y esperamos que este liderazgo continúe en la década siguiente", expone. El crecimiento del consumo privado en los mercados emergentes ya superó al de los mercados desarrollados, el crecimiento de los salarios seguirá aumentando y la población de los mercados emergentes es relativamente joven y cada vez más educada. De cara al futuro, espera que la demanda interna, en lugar de las exportaciones, se volverá cada vez más un motor del crecimiento en los mercados emergentes.

En la próxima década, la prominencia del dólar continuará en declive debido a que mayores niveles de deuda para EU probablemente frenarán el valor de esa moneda; pero también, espera que el dólar continúe siendo la principal divisa para las reservas del mundo.

"El yen está contaminado con al ambiente de deflación japonés y el euro sigue bajo una tremenda presión, mientras Europa experimenta sus propios problemas de deuda. "Al mismo tiempo, el dólar aún es la divisa más líquida disponible, el mercado para Washington sigue siendo el mayor del mundo y el dólar probablemente será uno de los principales beneficiarios de ‘los avances en la calidad' que ocurran durante crisis financieras".

Doll anticipa también que los precios del oro seguirán altos. "Muchos han recurrido al metal como una forma de ‘divisa alternativa' ante la incertidumbre -una tendencia que no creo que vaya a acabar pronto", expone.

Globalmente, las tasas de interés probablemente se eleven junto con las inquietudes inflacionarias. "La política monetaria acomodaticia actual, medidas cuantitativas más fáciles e intereses históricamente bajos colectivamente operan para estimular la demanda".
El economista advierte que Europa, en particular, será acosada por problemas económicos estructurales y cuestiones demográficas, como algunos de los fenómenos que han afectado a la economía de Japón desde principios de 1990.

"Los políticos europeos han reaccionado relativamente despacio a las crisis financieras, y el Banco Central Europeo continuaba aumentando las tasas de interés hasta mediados de 2008, cuando la crisis de crédito surgía y aún cuando los precios de los activos estaban empezando a colapsar", subraya.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Tanto Europa como Japón dependen fuertemente de las exportaciones para su crecimiento económico, lo que vuelve a estas naciones más expuestas a los golpes externos y a los impactos negativos por los aumentos en el valor de su moneda ocurridos en los últimos 10 años".

Al igual que en Japón una fuerza de trabajo reduciéndose, a Europa probablemente le perjudicará también el envejecimiento de la población del continente y la disminución de la tasa de natalidad.

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×