El Gobierno de EU se come las pensiones

El superávit del programa de Seguridad Social sirve para financiar el presupuesto federal; el rápido endeudamiento hará que los jóvenes deban pagar no sólo sus pensiones, sino las actuales.
reitro pension jubilado viejo imss 3  (Foto: Photos to go)
Maya MacGuineas*

La administración de la Seguridad Social estadounidense informó la semana pasada sus proyecciones sobre la salud financiera del sistema de pensiones del país.

En resumen: el programa opera este año con déficit, y se prevé que tras el 2015 funcione con déficits crecientes; pero tendrá suficiente dinero en los fondos de fideicomiso para pagar íntegramente los beneficios hasta 2037.

Algunos sostienen que las conclusiones respaldan a quienes piensan que la base del Seguro Social es firme y no es necesario aplicar cambios al sistema. Para otros, la urgencia de cambios es actualmente mayor.

Yo pertenezco a este último grupo: el Seguro Social de Estados Unidos debe someterse a cambios, y mientras más pronto, mejor.

La diferencia puede reducirse a qué pensamos sobre los fondos fiduciarios o ‘trust funds' (fondos de confianza) del Seguro Social.

Los fondos fiduciarios reúnen los activos que se han acumulado en la Seguridad Social de los superávits anuales que el programa ha amasado con los años. A la fecha, los fondos (hay uno para la jubilación y otro para la incapacidad) tienen 2.5 billones de dólares.

Esa es una noticia estupenda si se contempla aisladamente a la Seguridad Social. El programa puede cumplir sus compromisos durante un cuarto de siglo, primero dependiendo de los intereses devengados, y luego canjeando los activos acumulados en los fondos.

El gran problema reside en el otro aspecto de la contabilidad: cuando la Seguridad Social registra un superávit, el dinero excedente se usa para comprar bonos del Tesoro estadounidense, y esos dólares a su vez ayudan a financiar al resto del Gobierno, que casi siempre opera con déficit.

Así, cuando los activos vencen, tenemos que encontrar la manera de reunir un dinero que ya se gastó. Ya sabemos cómo se hace: elevando los impuestos, recortando el gasto o el préstamo. Y dado que la crisis económica ha consumido los superávits de la Seguridad Social más rápido de lo esperado, la presión que sufrirá el resto del presupuesto se sentirá antes.

No es nuestro problema, afirman los defensores del concepto de fondo fiduciario. El dinero se le debe a la Seguridad Social y a ella debe pagársele. Legalmente eso es cierto, pero todo el presupuesto federal debe replantearse ahora que Estados Unidos enfrenta una montaña de deuda acumulada durante años de no pagar las facturas.

¿Cómo se le pagará a la Seguridad? Lo harán los jóvenes: la triste realidad es que los fondos fiduciarios han demostrado ser ineficaces para ahorrar dinero destinado a la Seguridad Social. Y haber usado los superávits como recurso para financiar al resto de Gobierno ha complicado más las cosas. La responsabilidad de pagar los fondos usados recaerá enteramente en los jóvenes trabajadores de hoy, no en los jubilados de hoy ni en los que están por jubilarse.

Necesitamos urgentemente enfocar nuestra atención hacia cómo fortalecer la Seguridad Social. Hay varias soluciones razonables:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El tema seguramente generará mucha polémica. En lugar de lanzarse acusaciones, los legisladores estadounidenses de ambos partidos políticos han de convencerse de que deben implementar cambios para fortalecer el sistema de la Seguridad Social y reequilibrar el presupuesto. Debemos hacerlo lo más pronto posible.

*Maya MacGuineas preside el Committee for a Responsible Federal Budget (Comité para un Presupuesto Federal Responsible) y es directora del Programa de Políticas Fiscales de la New America Foundation.

Ahora ve
Así lucen las gemelas de ‘El Resplandor’, de Stanley Kubrick, 37 años después
No te pierdas
×