México crecerá en 2010, pero en 2011…

Las señales mixtas sobre la recuperación en EU no afectarán el desempeño de la economía nacional; de seguir la desaceleración en el mercado vecino, sí se prevé un panorama con riesgo de recesión.
peso  (Foto: AP)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Aun cuando la economía de Estados Unidos muestra señales encontradas, no existe el riesgo de que entre en una recesión al menos este año. Con ello, las expectativas para México lucen favorables y se estima que registrará un crecimiento de entre 4.5 a 5%.

Las medidas anunciadas el martes pasado por la Reserva Federal (Fed) estadounidense, encaminadas a reactivar su economía, dotarán de mayor liquidez a los mercados emergentes, lo cual sin lugar a dudas beneficiará a México, dijo Luis Téllez, presidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Sin embargo, reconoció que Estados Unidos presenta problemas estructurales muy serios y el más evidente es una recuperación sin crecimiento en el empleo. "El Producto Interno Bruto (PIB) ha crecido, sobre todo en el primer trimestre del año, pero el desempleo alcanzó máximos históricos de los últimos cinco meses", destacó el presidente de la BMV.

Por ello, aseguró que mantiene una visión positiva para el segundo semestre del año, apoyado en las declaraciones de la Fed de que está lista para actuar con medidas adicionales para mantener el impulso de la economía y evitar una desaceleración e incluso una caída en la actividad económica.

Se ha presentado un incremento importante en la productividad, lo cual ha propiciado que la disposición de efectivo que tienen empresas de Estados Unidos se encuentre en máximo históricos, indicó Téllez.

"Dada toda esta incertidumbre, el tema fundamental que nos marca si (la recuperación) es permanente o no, es que haya un crecimiento permanente en el empleo, que ha sido moderado.  Cuando este crecimiento se dé, lo que nos va a estar señalando es que las empresas están empezando a recontratar, a invertir y sus expectativas se volcarán  positivamente".

En este sentido, Alfredo Coutiño, director de Moody´s Economy.com, descartó riesgos de recaída para la economía estadounidense y, en consecuencia, para la mexicana. "El escenario pesimista de una vuelta a la recesión tiene cierta probabilidad, pero no es el más probable y la economía de Estados Unidos todavía tiene fuerza para remontar la recuperación más adelante".

Se han dado señales de desaceleración, sobre todo en la parte del mercado laboral, en el consumo de las familias; pero por otro lado, también se hay una recuperación importante en el gasto empresarial, en equipo, lo cual es muy bueno porque implica que la inversión está tomando cierto dinamismo, expuso Coutiño.

Aun cuando la economía de Estados Unidos se desacelere, la mexicana no se verá afectada. "Ya se esperaba una desaceleración en aquel país y las autoridades han estado pendientes sobre la gravedad que pudieran presentar los indicadores económicos, de tal manera que pueden actuar en cualquier momento de manera más agresiva", mencionó el directivo de Moody's.

De hecho, la decisión de la Fed de mantener la inyección de recursos a través del relajamiento cuantitativo es una señal de que esas pequeñas indicaciones de desaceleración los indujo a tomar una medida de ese tipo, y no vacilarán en aumentar de manera más agresiva  el estimulo fiscal de ser necesario.

"Hay una desaceleración de la demanda externa que se traduce en una debilidad de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos, lo cual viene a confirmar el escenario de un menor crecimiento para México; pero estamos hablando de tasas muy diferentes entre la economía mexicana y la estadounidense, porque aun cuando se desacelere para todo 2010 estimamos un crecimiento de 4.5 a 5%".

No obstante, destacó que en 2011 sí se presenta un riesgo mayor y "lo que le pase a Estados  Unidos va a depender de Europa. El riesgo de que Europa tenga una recaída a finales de año es alto. De hecho nosotros le estamos asignando una probabilidad mayor a que haya un regreso a la recesión, leve, el próximo año en Europa. Si es leve, el efecto sobre Estados Unidos y, consecuentemente, sobre México, no será significativo".

Erick Urtuzuástegui, economista en jefe de Prognosis Consultores, mencionó que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, sólo confirmó lo que ya se está viendo, sobre todo, en los indicadores adelantados: una desaceleración fuerte que  tendrá una repercusión para México.

Sin embargo, para este año aún hay estímulos fiscales que le permitirán a Estados Unidos crecer y, en consecuencia, la economía mexicana lo hará en 4.5% y en un plano más optimista podría llegar a 5%, esto será posible gracias a tres factores: por efecto estadístico; por la recuperación en manufacturas, sobre todo en la parte automotriz, y en menor medida porque empiezan a darse ligeras señales de recuperación en el consumo doméstico.

"Para este año n o vemos ningún riesgo en particular. La pregunta es si el crecimiento en Estados Unidos es será sostenido sin estímulos fiscales ni monetarios que ya se encuentran al límite. Eso se irá viendo conforme conozcamos los indicadores económicos", destaca.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al menos en este año no se espera ni una doble recesión y mucho menos una catástrofe en los mercados financieros. Si bien los subsidios por desempleo no han dado la vuelta y el ingreso y gasto se hace más pequeño, deben mantenerse en terreno desfavorable por un periodo de 3 o 4 meses para que los mercados se pongan nerviosos.

"Veo riesgos acotados en términos de crecimiento, pero en los mercados financieros la liquidez ha llevado que todo esté cerca de máximos históricos, más que de mínimos que reflejarían el riesgo de recesión. Sí haya riesgos y están aumentando, por eso la Fed anunció nuevos estímulos, pero para 2011 sí podría presentarse  una recesión, en este año no, ya la libramos".

Ahora ve
Vecinos trabajan con sus propias manos para revivir las Cascadas de Agua Azul
No te pierdas
×