Las cadenas de suministro verdes maduran

Los grandes corporativos como Wal-Mart cumplen estándares ecológicos a través de sus proveedores; esto ayuda a cumplir leyes más rigurosas sobre medio ambiente, además de reducir costos.
Wal-Mart  (Foto: Cortesía Wal-Mart)
John f. Wasik

Un año después de que Wal-Mart lanzara su ambicioso plan para ayudar a sus proveedores a analizar su uso de energía y materiales, así como sus emisiones de carbono, los esfuerzos ya se volvieron oficialmente una tendencia entre los corporativos multinacionales.

Pero no asuman que estas compañías están forzando el cambio por puro amor al ambiente. Una economía lenta (o sin crecimiento) es otro motivo, pues los costos de energía y de recursos más bajos representan ganancias más altas. Se están volviendo ecológicos, pero sobre todo porque ven que esto rinde frutos.

Pacific Gas & Electric (PG&E), una firma de servicios públicos con base en California, adoptó esta política recientemente, con programas para hacer más ecológica su cadena de suministro. PG&E ofreció recientemente su primer premio de "Abastecedor Ecológico del Año" a Southwire Company, una fábrica de cables cuyas oficinas centrales se encuentran en Carollton, Georgia.

Southwire ganó el premio por convertir casi una tercera parte de su flotilla en vehículos híbridos, reduciendo el desperdicio en 27% y eliminando casi todos los aditivos de plomo de sus productos. PG&E también participa en una alianza industrial para crear más sociedades para hacer que su cadena de suministro sea cada vez más ecológica.

Siguiendo los pasos de Procter & Gamble (P&G), IBM y Wal-Mart, PG&E está adoptando un enfoque más comprehensivo que va más allá de su huella con las emisiones de carbono: la cantidad de dióxido de carbono que se libera a través de todas sus operaciones es sometida a un análisis de ciclo de vida. La Dirección de Servicios Generales, el gigante de gestión de adquisiciones del Gobierno federal de Estados Unidos, también pidió a sus 600,000 proveedores que comiencen a dar informes de sus emisiones de gases de invernadero. 

Obligar a los proveedores a unirse al cambio

Los análisis de ciclo de vida ofrecen una evaluación (a partir de la generación y hasta la desaparición) de cómo los productos y servicios afectan el ambiente. Digamos que tú eres P&G y quieres saber qué tan ecológico es tu champú. Contratarías analistas para analizar cuánta materia prima fue utilizada, si generó contaminación (y cuánta), si generó energía, cuál fue el costo de transporte y si el producto o su embalaje terminan en tiraderos.

Las compañías que adoptan el enfoque de ciclo de vida reclutan a sus proveedores y a otros socios. Por ejemplo, P&G emplea una tarjeta de registro para más de 400 proveedores clave. El gigante de productos para el consumidor está empleando a sus proveedores para alcanzar su objetivo de generar un recorte de 20% en las emisiones de carbono, y de uso de agua y energía, para el año 2012.

Cuando esto se aplica a la administración de la cadena de suministro, los ahorros de todos los análisis de ciclo de vida pueden ser impactantes. Por ejemplo, parte del programa de sustentabilidad de Wal-Mart pide a los proveedores que "reduzcan el tamaño del embalaje en 5% para 2013". Los empaques más pequeños se traducen en más unidades por carga a transportar, lo que a su vez se traduce en menos viajes de cargas. La compañía calcula que evitará la emisión de hasta 667,000 toneladas métricas de dióxido de carbono, y ahorrará 66.7 millones de galones de combustible diesel.

Al igual que la mayoría de las empresas con una cadena de suministro global, Wal-Mart tiene un enorme incentivo para reducir costos. Dado su enfoque con los proveedores, puede lograr su objetivo y aumentar sus ganancias de 14,300 millones de dólares, que el año pasado sólo crecieron 7% en comparación con 2008.

Los ahorros en la cadena de suministro casi siempre son buenos para el ambiente. El fabricante de papel y pasta de papel, Georgia Pacific, comenzó un "programa de optimización de sistemas de embalaje" que enfatiza la eficiencia y la sustentabilidad. Trabajó con Honest Tea para diseñar 24 envases de bebidas 41% más ligeros que los envases anteriores, lo que ahorró dinero en transporte y en costos de combustible. 

La sustentabilidad y el ahorro de costos son objetivos continuos, por lo que muchas compañías están fijando objetivos agresivos. Aunque Kraft Foods indicó que redujo la cantidad neta de desperdicios en un 30% en los últimos cinco años, su objetivo principal es dejar de colocar desperdicio en tiraderos. Se asoció con Sonoco, la compañía de envasado global, para lograr su objetivo.

Las compañías multinacionales no son las únicas que sienten presión para evaluar su marca en el ambiente. Todas las firmas grandes que realizan análisis de ciclo de vida y de carbono necesitarán examinar todas las facetas de su negoció después del incidente de BP. Los consumidores globales y los organismos no gubernamentales comienzan a exigir que las compañías multinacionales tomen medidas adicionales.

Aunque el Senado tomó su receso de verano sin aprobar una ley de energía o de cambio climático (y es poco probable que llegue a la Cámara cuando regresen después del Día del Trabajo), las empresas seguirán fomentando programas de suministro ecológico por su cuenta. Dada la necesidad de recortar costos en ésta débil economía y de ajustarse a los estándares europeos cada vez más rigurosos, el ambientalismo corporativo sigue progresando, incluso cuando parece que la capital de Estados Unidos no está participando fuertemente en este movimiento. 

Ahora ve
Emmerson Mnangagwa será investido como el presidente de Zimbabwe
No te pierdas
×