Confianza de consumidor sube en Eurozona

El indicador registró un alza a -11.7 puntos en agosto tras -14.0 en julio, dijo el Gobierno; el dato preliminar sugiere una recuperación estable en la economía del conjunto de países.

La confianza del consumidor en la zona euro mejoró en agosto, según datos divulgados el lunes por la Comisión Europea, aunque las perspectivas para el crecimiento de la región a largo plazo siguen siendo inciertas.

La estimación preliminar de la Comisión sobre la confianza del consumidor en la zona euro subió a -11.7 puntos en agosto, tras el dato revisado ligeramente al alza de -14.0 puntos de julio.

En toda la Unión Europea, la confianza aumentó a -11.4 puntos en agosto, desde los -13.8 puntos en julio.

La confianza del consumidor es uno de una serie de indicadores económicos que han estado sugiriendo una recuperación estable en la zona euro desde la crisis financiera y económica, pero se espera que el crecimiento se desacelere en la segunda mitad del año tras anotar un fuerte desempeño en el segundo trimestre.

Aunque las exportaciones han mostrado sólidos volúmenes, el repunte no ha llegado hasta la demanda del consumidor, que será el motor de cualquier repunte en el crecimiento sostenido y a largo plazo e la región.

"Tener más confianza en la economía es una cosa. Abrir su billetera y aumentar el gasto es otra", dijo Martin van Vliet, economista de ING.

"Con la mejoría en la confianza del consumidor confinada principalmente a las economías 'centrales', cualquier fortalecimiento en el gasto del consumidor en toda la zona euro en los próximos trimestres será modesto e insuficiente para compensar una desaceleración en las exportaciones debido al debilitamiento de la demanda global", agregó.

La zona euro anotó un crecimiento del 1.0% en el segundo trimestre respecto del primero, superando la expansión de Estados Unidos en el mismo período, pero con las economías de Estados Unidos y China mostrando señales de desaceleración, las perspectivas para las exportaciones europeas empeoran.

La mayoría de los países de la zona euro están comprometidos con una serie de recortes de gastos para reducir sus déficits presupuestarios y evitar así una crisis fiscal similar a la que vive Grecia.

Con recortes en el gasto público en camino y un desempleo estancado en un 10%, hay pocas probabilidades de un repunte en el gasto del consumidor en el corto plazo.

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×