Las 5 ‘nuevas realidades’ financieras

Mientras la economía busca recuperarse, la población estadounidense está obligada a adaptarse; la administración de Obama sostiene que el desempleo es una realidad y un problema cíclico.
Desempleados en EU  (Foto: CNN)
Nin-Hai Tseng
Fortune -

Cuando atravesamos un gran cambio cultural, debemos adaptarnos a la "nueva realidad". Hoy no es la excepción: a medida que la economía lucha por recuperarse de la crisis financiera, los estadounidenses se ven forzados a considerar más "nuevas realidades" de las que les gustaría.

Una de las primeras referencias a las "nuevas realidades" o ‘new normals' apareció en un artículo del diario Newsday en 1988, mencionando la realidad de los hogares monoparentales y la necesidad de más guarderías financiadas por el Gobierno. Tras los atentados del 11 de septiembre, la "nueva realidad" se refería a la vulnerabilidad de un país transformado.

En este momento, el término está por todas partes. Una búsqueda de la frase en el sitio web del New York Times arroja 11 resultados en los últimos cinco días.

No es sencillo cambiar los hábitos financieros de los estadounidenses, y las "nuevas realidades" no siempre llegan para quedarse. Fortune se dio a la tarea de encontrar cinco que podrían perdurar, al menos por un tiempo.

Desempleo a largo plazo

Con una tasa de desocupación de 10%, uno se pregunta si el alto desempleo podría ser parte integral de la economía estadounidense. Con escasas o nulas contrataciones en el sector privado, parece que la única nueva ocupación es buscar trabajo. La administración Obama ha hablado del desempleo como una "nueva realidad", diciendo que el problema es cíclico.

Los economistas predicen que el desempleo caerá a 8.7% a fines del año próximo, y para 2013 la tasa se ubicará en 6.8%. Pero incluso si las predicciones aciertan, esa meta no es fácil. La economía tendría que sumar 300,000 nuevos trabajadores cada mes durante los próximos tres años para conseguir que la tasa caiga a ese nivel. Nadie sabe cuándo regresará la tasa de desempleo a los niveles previos a la recesión (4.6% fue el porcentaje que registró en enero de 2007).

Mejor rentar que comprar

Antes de la crisis, comprar una casa era la inversión más prometedora. Pero son parte del pasado los días en que se buscaba una residencia y se conseguía una hipoteca.

Entre 2006 y 2009, los precios de la vivienda cayeron más de 32%, según el índice de precios de vivienda Standard & Poor/Case-Schiller. Y justo cuando parecía que el mercado de la vivienda comenzaba a estabilizarse, escuchamos más malas noticias: en su último reporte mensual emitido el 27 de julio, Case-Shiller advirtió que un amplio análisis a los precios de las casas en 2009 no mostraba recuperación sostenida.

Por otro lado, al parecer la hipoteca ha dejado de ser la norma. Ahora la idea de rentar se ve bien y es, en muchas ocasiones, preferible. Entre 2004 y 2009, el número de hogares rentados creció 10%, según un estudio de 2010 elaborado por el Joint Center for Housing Studies de la Universidad de Harvard. El auge de la clase que alquila frente a la clase propietaria podría durar.

Ahorrar antes que gastar

Si la "nueva realidad" es pagar las deudas y ahorrar más, el cambio puede ser bueno, al menos a largo plazo. Los estadounidenses gastaron de más por mucho tiempo, y esa conducta fue la que nos llevó a la crisis financiera.

En junio, los saldos de las tarjetas de crédito cayeron 4,500 millones de dólares, el 6% de acuerdo a la Reserva Federal, constituyendo el 21 mes consecutivo de saldos descendentes. Entretanto, los ahorros personales han aumentado al 6.4% de los ingresos netos, un porcentaje tres veces mayor a lo ahorrado en 2007.

Todo este ahorro, desde luego, no ayuda a nuestra economía en el corto plazo. Pero si gastamos más responsablemente luego de superar esta crisis, nos ahorraremos más penas en el futuro.

Preferible quedarse que vacacionar

Si el alto desempleo y la tendencia a ahorrar son ahora pilares de la economía estadounidense, más personas optarán por vacacionar cerca de casa. Si bien se espera que algunos consumidores viajen más este verano que el anterior, hoy muchos preferirán conducir un coche antes que tomar un avión y gastarán menos en los viajes que realicen. Sin embargo, cada vez más personas optan por quedarse en casa. En un sondeo de USA Today y Gallup divulgado en mayo, el 27% de los encuestados dijeron que planeaban viajar menos este verano, comparado con el 18% que respondió que viajaría más. Más de una tercera parte dijo no contemplar cambios en sus planes de viaje.

Más impuestos a los ricos

Depende si el presidente Obama lo consigue o no, pero los estadounidenses con mayores ingresos podrían ver un alza en los impuestos como una "nueva realidad." En un esfuerzo por revocar las deducciones fiscales aplicadas bajo la administración Bush, el plan de Obama significaría que las personas que ganan más de 195,550 dólares en ingresos gravables y las parejas que presentan una declaración conjunta de más de 237,300 dólares en ingresos gravables verían el año entrante un alza en los niveles de tributación, de los actuales niveles de 33% y 35% a niveles de 36% y 39.6%.

Mientras algunos sostienen que la subida de impuestos podría perjudicar más a una economía ya debilitada, otros creen que esta nueva realidad podría ayudar a reducir el enorme déficit presupuestario del país. Quizá esta nueva realidad no se trate tanto de cobrarles más a los llamados ricos, sino de igualar la estructura tributaria del país.

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×