México, una economía más débil en 2011

En EU continuará el desempleo, ante la renuencia de las empresas de incrementar su planta laboral; el estimado del PIB mexicano para 2011 se reduce, por riesgos de recaída en EU: analistas.
desempleado-desempleo-trabajo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

Las expectativas de expansión para la economía de Estados Unidos continúan a la baja. No sólo  analistas internacionales han recortado sus estimados. La Reserva Federal también anticipa un crecimiento más bajo durante los siguientes meses.

Independientemente de las causas que motivaron al mercado a reducir sus expectativas, la continua publicación de datos negativos manda una señal inconfundible: la recuperación de la economía estadounidense se ha frenado, destaca Invex Grupo Financiero.

En tanto, Bank of America Merrill Lynch espera una recesión del crecimiento, aunque "creemos que la economía se las arreglará para registrar cifras positivas del Producto Interno Bruto (PIB), pero este crecimiento no será lo suficientemente rápido para evitar que la tasa de desempleo continúe creciendo", mencionan Ethan Harris, director de Investigaciones para Economías Desarrolladas, y Michelle Meyer, Economista senior para Estados Unidos, de esta correduría estadounidense.

Espera un crecimiento del PIB por debajo de la tendencia en los próximos cuatro trimestres, y un aumento gradual en la tasa de desempleo por encima de 10%. Con el crecimiento debilitado, esperan que la Reserva Federal (Fed) lance la segunda ronda de relajación cuantitativa - un nuevo programa de compra de activos - en el primer trimestre del próximo año.

Su equipo de tasas de interés proyecta que esto desplazará los rendimientos en bonos a 10 años por debajo de 2% a principios del próximo año. Para 2010, su pronóstico anual de PIB ha sido recortado 0.3 puntos, a sólo 2.6%.

Para 2011, disminuye su estimado de crecimiento de EU 0.5 puntos, a sólo 1.8%. Respecto a México, bajan su proyección del PIB para el próximo año, de 3.6% a 3.3%, siendo la economía de América Latina que más se vea afectada por la desaceleración de EU.

En su reporte mensual, Invex Grupo Financiero, también bajó ligeramente su proyección del PIB de EU, de 2.8% a 2.7%. Para 2011, anticipa una crecimiento de 2.4%. Las caídas de la actividad en el sector residencial podrían persistir, al igual que una modesta inversión en maquinaria y equipo.

Se mantiene la posibilidad de observar una elevada tasa de desempleo, ante la renuencia de las empresas de incrementar su planta laboral, mientras que  la oferta de crédito en el mercado podría continuar restringida, puntualizó.

Por lo que respecta al crecimiento de la economía mexicana, Invex prevé que al cierre de 2010 será de 4%, un incremento con relación al proyectado anteriormente de 3.4%, mientras que para 2011 mantiene su estimado en 3.2%.

A pesar que algunas corredurías y organismos, como Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda, no han recortado sus proyecciones de crecimiento para México (algunas cifras alcanzan hasta 5.0%), es probable observar ajustes a la baja durante las próximas semanas, puntualiza Invex.

Se detecta un riesgo importante en la desaceleración de las exportaciones mexicanas. Más aún, es probable observar caídas en este rubro, si las ventas de autos en EU retroceden todavía más. Así como se observó un fuerte impulso en el primer semestre, la economía también podría frenarse súbitamente.

Agregó que el fuerte vínculo comercial entre México y EU difícilmente podrá ser reemplazado por el comportamiento de la demanda interna. A pesar que la actividad comercial sorprendió al alza (en parte impulsada por una creación de más de 500 mil empleos en lo que va del año), el sector de la construcción permanece deprimido.

Los economistas de Bank of America Merrill Lynch mencionan que mientras que el grueso de los datos recientes resultó muy débil, el más alarmante fue la marcada pérdida de impulso en el crecimiento del empleo en el sector privado.

El supuesto clave en su viejo pronóstico era que una sólida alza en el empleo permitiría un traspaso suave entre el estimulo fiscal y el ingreso del sector privado. Este traspaso se ha visto tambaleante, y bajo su nuevo pronóstico, se verá todavía más tambaleante.

Por tanto, para la mayor parte de 2010 y 2011, no se espera que el crecimiento del empleo mantenga el alza en la fuerza laboral, lo cual significa que la tasa de desempleo crezca. Esperan un firme incremento de 10.1% en el segundo trimestre, con una lenta caída, ligeramente debajo de 10% para el final de 2011.

Ahora ve
Estos son los héroes de cuatro patas que están salvando vidas en México
No te pierdas
×