Mercado interno: debilidad de México

La recuperación del mercado laboral es insuficiente para fortalecer el consumo privado: BofA-ML; el crecimiento económico no ha implicado una mejoría en el bienestar de la población: ITESM.
Ingreso-pobreza-salario  (Foto: Jupìter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

Aun cuando el gobierno presume cifras de crecimiento económico y generación de empleos en 2010, la realidad es que no existe una recuperación plena del bienestar en México, advirtió el Tecnológico de Monterrey.

La ausencia de un mercado laboral flexible y la persistencia, por años, de un escaso crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), ha llevado a que consistentemente se registre una creación de empleos insuficiente y de baja calidad, destacó a su vez Edgar Camargo, economista de Bank of America Merrill Lynch.

"Adicionalmente, el rezago en los salarios reales y el limitado uso del crédito (por razones de oferta y demanda), ambos importantes para los prospectos de gasto privado, han causado que la recuperación de la demanda doméstica sea más lenta, cada vez que el ciclo permite salir de la recesión", expuso.

"Ante el potencial debilitamiento de las fuentes de crecimiento externo, particularmente de Estados Unidos, se vuelve una prioridad reactivar al mercado interno, la verdadera solución a los problemas de crecimiento y bienestar que padece México", indicó José Luis de la Cruz Gallegos director del centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN), Campus Estados de México.

Destacó que frente a los problemas sociales del país, y de los rezagos en la generación de empleo, infraestructura, competitividad y productividad que de manera estructural persisten en la economía mexicana, se hace imprescindible integrar una política económica y social que vea al desarrollo del mercado interno, como la construcción, y con ello se dé viraje al deterioro que persiste en el país.

Sobre la dinámica del mercado laboral mexicano, cuya calidad es un limitante crítico para la demanda doméstica, Edgar Camargo expone en su análisis "México: ¿Qué le sucede a la demanda interna?", que la evolución del empleo es un factor crítico para definir el comportamiento del consumo privado y la demanda interna.

En los últimos 12 meses, México ha experimentado la tasa de desempleo más alta en casi una década. Tras el salto de más de 6% en el tercer trimestre de 2009, el desempleo ha descendido gradualmente en 2010.

Sin embargo, a pesar de que la creación de empleos mejoró en la primera mitad del año -el IMSS reporta la creación de 512,000 - la tasa de desempleo del INEGI promedió 5.3% en este periodo, lo cual aún representa un nivel alto al compararlo con estándares históricos.

Por lo tanto, la recuperación del mercado laboral actualmente se muestra modesta e insuficiente para fortalecer el consumo privado, limitando de esta manera a la demanda interna.

De la Cruz Gallegos destacó que particularmente delicado es el retroceso en el consumo de bienes no duraderos nacionales, aquellos ligados a las necesidades primarias como el de la alimentación y el vestido, porque refleja la creciente dependencia a la que México se encuentra circunscrito después de la crisis, que ya no es únicamente en términos de la recuperación, sino que ahora también ha llegado a la dotación de los bienes y servicios que consume la población.

"La recuperación de la economía mexicana no necesariamente ha implicado una mejora en el bienestar de la población. La razón de esto se puede apreciar en el bajo dinamismo del consumo. Este hecho es atribuible a que en materia de empleo las cifras de desocupación se mantienen muy por encima de lo que el crecimiento económico debería implicar", indicó el director del CIEN.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Tanto el crecimiento económico, como los reportes de empleo registrado en el IMSS, han sido insuficientes para paliar la fuerte crisis en la que el mercado laboral mexicano se ha visto inmerso. Además,  la tasa de desocupación promedio de 2010 es la más alta en lo que va del nuevo milenio, puntualizó.

"Con la tasa de desocupación de 5.3%, el 2010 refleja una realidad del mercado laboral que en mucho dista de la perspectiva que las autoridades económicas y laborales del país han tratado de presentar, fundamentalmente porque es justamente a través del empleo como una familia promedio mexicana obtiene el sustento diario para poder cubrir todas sus necesidades y de acuerdo a la información oficial presentada eso no está ocurriendo. Si la tasa de desocupación es más grande que la de 2009, el año de la crisis, y la más elevada en lo que va del milenio ¿cómo considerar que habrá menos pobres?", aseveró el académico.

Ahora ve
Cómo hacer buen uso de las redes sociales después de eventos como el sismo
No te pierdas
×