Blindaje al presupuesto, indispensable

El Gobierno obtendría hasta 10,000 mdd si aplica una ‘Regla Fiscal Estructural’, destaca Moody’s; con esa estrategia se evitarían recortes al gasto a causa de choques externos inesperados, afirma.
monedas mano consolidacion fiscal PWC JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

Obtener recursos extraordinarios por alrededor de 10,000 millones de dólares sería posible con la creación de "una regla fiscal estructural", que permitiría al Gobierno mexicano alcanzar un superávit fiscal estructural de 1% del Producto Interno Bruto (PIB) en su primer año de vigencia, estimó Moody´s Economy.com.

Ante la ausencia de una reforma fiscal de fondo, la autoridad hacendaria podría ganar mucha eficiencia en el proceso presupuestal si adoptara una "disciplina estructural" que haría innecesario el debate político, ya que dicha regla automáticamente determina tanto el tamaño del presupuesto como el precio estimado del petróleo, dijo Alfredo Coutiño.

El director para América Latina de esta consultoría económica, subsidiaria de Moody´s Corporation, agregó que también el presupuesto federal quedaría blindado contra los tradicionales recortes que se dan cuando la economía sufre un choque inesperado o la autoridad se equivoca en el estimado del crecimiento del PIB o del precio del petróleo.

"Esta eficiencia y blindaje presupuestal se logra con la adopción de ‘una regla fiscal estructural', como la que hemos propuesto para México, ante la poca o nula probabilidad de que apruebe una reforma fiscal de fondo en el corto plazo", destacó.

Una de las grandes bondades de la regla radica en establecer un precio estructural de largo plazo para el petróleo, el cual es estimado por un comité independiente de expertos, y que estaría protegido del manoseo político en el Congreso de la Unión.

Otra de las ventajas, puntualizó Coutiño, es que el presupuesto federal se determina independientemente del crecimiento económico esperado para el año, de tal manera que nunca sufre recortes. Sin embargo, lo más relevante es que permite acomodar las demandas políticas de repartición de ingresos extraordinarios a estados y municipios sin entrar en el inútil "estira y afloja" de las negociaciones con los gobernadores estatales y sin sacrificar la salud y estabilidad de las finanzas públicas.

"Estos recursos extraordinarios, podrían utilizarse para acomodar las exigencias políticas de repartición a Estados y para financiar algunos programas sociales. De esta manera, el gobierno no solo se quitaría de encima todo el ineficiente proceso político de negociación en torno a la aprobación del presupuesto, sino que además le daría estabilidad y certidumbre a las finanzas públicas aún en ausencia de una reforma fiscal de fondo", señaló el especialista.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y es que el proceso de elaboración, presentación y negociación del Presupuesto Federal en el Congreso representa una de las mayores ineficiencias del sistema fiscal mexicano, mencionó, no sólo por el tiempo desperdiciado en dicho proceso, sino porque el desgaste político no siempre arroja un resultado que refleje las necesidades y prioridades del país.

Todo este debate político estéril e innecesario que rodea a la presentación y aprobación del Presupuesto Federal, podría evitarse si realmente se introdujera una "corrección estructural" en las finanzas públicas, dijo, la cual, lejos de sustituir a una reforma fiscal de fondo (que se haría menos urgente), introduciría disciplina fiscal para eliminar de golpe el debate político en torno al tamaño del gasto y evitaría el manoseo en el estimado del precio del petróleo a utilizar, concluyó Coutiño.

Ahora ve
Policía abate a Younes Abayuyaaqoub, autor de atentado en Barcelona
No te pierdas
×