Gobierno en apuros si bajan el IVA

Por este impuesto, se dejarían de recaudar hasta 35,000 millones de pesos: economistas; anticipan un Presupuesto inercial, porque el margen de maniobra del Ejecutivo es menor a 5%.
camara-diputados-congreso-NT.jpg  (Foto: Notimex)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

Reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR), restaría sustentabilidad a las finanzas públicas del Gobierno federal. Tan sólo reducir en un punto porcentual la tasa del IVA, de 16% a 15%, implicaría una merma en la recaudación de 12,000 a 35,000 millones de pesos, destacan analistas y académicos.

No se esperan sorpresa en el paquete económico 2011 que enviará la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al Congreso el próximo 8 de septiembre. Será un Presupuesto inercial porque el gobierno no tiene mucho margen de maniobra y en los supuestos macroeconómicos se incorporarán proyecciones conservadoras, coinciden especialistas del CIDE, Tecnológico de Monterrey, Banamex y Moody´s Economy.com.

El margen con el que cuenta la SHCP para el Presupuesto de 2011 será menos de 5% con relación al de 2010, que si bien es pequeño resulta suficiente para hacer política, destaca Fausto Hernández Trillo, director de la División de Economía del CIDE.

"No preveo un gran cambio en la composición del gasto. Será similar al de 2010, más cierto porcentaje pequeño aunque suficiente como para poder negociar el Presupuesto en la Cámara porque alcanza para construir dos o tres carreteras y es así como se destraban los Presupuestos; ese es el margen,  todo lo demás es inercial", indica.

En términos de perspectivas "hay cierto margen dada la expansión económica que estamos proyectando (3.4%). No es un gran crecimiento, pero tampoco una abrupta desaceleración porque nos metería en problemas de recaudación. Entre más crecimiento, más impuestos y más habrá para gastar", subraya.

Respecto a la propuesta de legisladores de bajara los gravámenes que subieron el año pasado, dice que definitivamente sí afectarán las finanzas públicas. "Afectaría el margen de maniobra con el que cuenta el Gobierno para negociar, y aprobar, el Presupuesto. No creo que eso beneficie alza ciudadanía, porque los empresarios reetiquetaron al alza los precios y difícilmente los volverán a bajar, si reducen impuestos".

Anticipa una negociación ríspida del Presupuesto, la cual vendrá de ese margen que se tiene para negociarlo y que siempre se canaliza a estados y municipios. Se dejarían de recaudar 12,000 millones de pesos y "habría que reajustar todas las partidas presupuestales o poner un precio más alto del petróleo, que es muy fácil hacerlo, pero siempre con sus grandes peligros de que no sabes cómo se puede comportar en los mercados internacionales.

Tampoco prevé simplificación tributaria y mayor potestad a estados y municipios. "Desde 1995 lo venimos escuchando y los estados y municipios, menos los diputados, nunca van a aceptar cobrar más, lo que quieren es más dinero sin impuestos, menos cuando entraremos a un año del ciclo político que es el anterior a las elecciones".

La línea de política fiscal, presupuestal y económica, ya está dada de aquí al 2012. "Se va a administrar no sólo la estabilidad que se tiene, sino también el rumbo económico inercial. No podemos esperar que se anuncien crecimientos económicos mayores a 3.5% y 4% en los próximos dos años, porque no se puede por la capacidad económica del país y porque tampoco se va a utilizar la política fiscal para hacerlo", asegura Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody´s Economy.com.

Anticipa un crecimiento moderado, de entre 3% y 3.3%, cuentas fiscales que no estarán en equilibrio, aunque sí cerca de alcanzarlo. "Viene un estira y afloje entre el Congreso y las autoridades en dos cuestiones: el precio del petróleo (que prevé entre 60 y 65 dólares), que generalmente siempre es manipulado políticamente, y en el tamaño del Presupuesto" y recomienda ser prudentes y no caer en optimismos respecto a los petroprecios.

Aunque todavía se plantea un déficit pequeño "que por lo que he escuchado debe ser menor a 1%, en materia de impuestos fiscales prácticamente ya está todo determinado, por lo que no hay mucho que esperar".

Con relación a los impuestos "cada vez que se reducen son recursos que se pierden y hay que buscar fuentes alternativas para compensarlos. Lo que se les ocurre a los políticos rápidamente es echar mano del petróleo. Hay poco de donde jalar y los ingresos recaudados por el Gobierno no van a dar para mucho".

El problema que tiene el Presupuesto es que está altamente comprometido con un gasto de operación muy elevado, con altas prestaciones a servidores públicos. No hay nada que el Poder Ejecutivo y el Legislativo puedan hacer. En 2009, de los 2.5 billones de pesos que el  Gobierno federal propuso para gasto programable, los legisladores pudieron revisar y modificar poco menos de 5%",  agrega José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del  Tecnológico de Monterrey Campus Estados de México.

En este sentido, el Presupuesto será inercial y buscará garantizar el fuerte gasto en operación del gobierno. "En este sentido, el escenario que plantearan será de un crecimiento  económico más moderado, de 3.5% y 4%, aunque nosotros anticipamos un PIB más moderado, de sólo 2.5%, mucho por la desaceleración en EU".

La baja del IVA e ISR evidentemente que sí impactaría las finanzas del Gobierno. "Si observamos la recaudación fiscal del primer semestre del año, no hay buenas noticias para la SHCP porque bajaron las recaudaciones del IDE y el IETU y lo único que mantiene tendencia positiva es la recaudación del IVA y del ISR tradicional. Cualquier propuesta que incidiera la tasa impositiva en estos dos gravámenes, sumado al hecho de que el próximo año la economía crecerá a tasas inferiores a las de 2010, evidentemente el Gobierno tendría ingresos más inferiores a los de este año".

En cuanto a darle más potestad a estados y municipios, "ellos deben tener la obligación de subir su recaudación; tienen que empujar mucho más a cobrar los impuestos como tenencia, predial, servicios que proporcionan, porque existe un rezago importante sobre todo hacia el interior de la Republica, que asuman una mayor responsabilidad en cobros sobre aspectos de los que ya tienen control y discrecionalidad para manejar los recursos".

La negociación del Presupuesto la anticipa complicada, "propiamente por las posturas que ha planteado de inicio el PRI que buscarían regresar impuestos y la declaración del secretario de Hacienda que calificó de irresponsable la iniciativa en ese sentido. De inicio  ya se plantean dos puntos contrarios y seguramente observaremos una fuerte discusión en lo que corresponde a la ley de Ingresos y luego vendrá una similar en la de Egresos porque al ser un año electoral, en una entidad tan importante como es el Estado de México,  el PRI buscará conservar ese poder político para que lo proyecte hacia la elección federal de 2012".

A pesar de los logros obtenidos por la reforma fiscal aprobada en el 2009, ahora surge la posibilidad de que se apruebe una reversión parcial de la misma restando sustentabilidad a las finanzas públicas, exponen Sergio Kurczyn y Arturo Vieyra, economistas de Banamex.

"El PRI podría proponer bajar un punto porcentual el IVA y dos de ISR. El PRD se ha pronunciado a favor de esa medida. Parece haber mayor convicción en la baja del IVA (de 16% a 15%), le asignamos una probabilidad moderada. Si bien su impacto sería menor en el corto plazo, ello restaría sustentabilidad a las finanzas públicas en el largo plazo", indican.

 Además de que el aumento del dos puntos porcentuales del ISR ya tiene fechas de expiración (en la Ley aprobada, el ISR bajaría en el 2012 y 2013), reducirlo para 2011 provocaría un debilitamiento excesivo de las finanzas públicas (habría que bajar el gasto para mantener el déficit en lo ya proyectado hace un año).

Así, la baja del IVA significaría alrededor de 35,000 mil millones de pesos menos en la recaudación del 2011, 0.25% del PIB. Estiman que en el corto plazo tendría poco impacto, bajo su escenario base el faltante podría ser absorbido sin comprometer las metas de déficit y deuda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El programa económico de 2011 será conservador en sus proyecciones y "no esperamos cambios sustanciales en el actual esquema recaudatorio. Para la realización del programa económico 2011, no existen las condiciones para modificar la actual estructura tributaria, por lo que el ejecutivo no enviaría al Congreso iniciativas en este sentido",

Estiman que, de acuerdo con su cálculo de la fórmula oficial del precio del petróleo mexicano, el Presupuesto incorporaría una premisa cercana a 62 dólares por barril. La política fiscal para el 2011 seguirá siendo expansiva, aunque en menor grado que en 2010. Incluso bajo un escenario conservador, como el que suponen manejará el gobierno, será factible alcanzar la meta de un déficit tradicional entre 2.2% y 2.4% del PIB.

Ahora ve
Un auto embiste dos paradas de autobús en Marsella; hay al menos un muerto
No te pierdas
×