EU, ¿con abundancia petrolera?

El derrame en el Golfo opacó el logro del mayor nivel de abastecimiento de ese país en 20 años; el excedente se debe a un aumento en la producción de crudo y gas.
Refinería  (Foto: Photos to go)
Richard Martin

En mayo, a menos de un mes de la explosión de la plataforma petrolera del Deepwater Horizon en el Golfo de México, se tuvo un logro clave que recibió poca atención: los abastecimientos de petróleo de Estados Unidos y sus productos refinados (incluyendo la Reserva Estratégica de Petróleo) rebasaron 1,800 millones de barriles, alcanzando el nivel más alto en los últimos 20 años. Desde entonces, esta cantidad siguió elevándose, llegando a 1,870 millones de barriles en la semana que terminó el 27 de agosto, según la Dirección de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).

A pesar de la guerra en Irak y las alteraciones de producción desencadenadas por el conflicto bélico, a pesar de las moratorias en las perforaciones en el Golfo, a pesar de los problemas en Nigeria y los problemas de exportación a Asia Central, y a pesar de las múltiples declaraciones de que "el alza en el petróleo" traerá consigo una disminución en el suministro, Estados Unidos tiene más petróleo a la mano hoy en día que desde que comenzó la primera Guerra del Golfo.

Parte de este excedente proviene de un aumento en la producción de petróleo y gas, sobre todo de la producción en los países que no pertenecen a la OPEP (incluyendo a Estados Unidos, donde el "boom de esquistos de gas" creó una superabundancia de gas). También proviene de la baja demanda generada por la inestable recuperación económica y por los cambios de comportamiento del consumidor. Ninguno de estos factores tiene una duración garantizada, pero la temporada vacacional, en la que mucha gente emplea su auto con mayor frecuencia, está por terminar, y los estudiantes están por regresar a las escuelas, por lo que es muy probable que estemos presenciando el principio de un excedente de petróleo que podría durar años.

"En los últimos 18 meses hemos visto el surgimiento de una tendencia importante", dice David Kirsch, editor de investigación en PFC Energy, en Washington D.C. "Pasamos entre cinco y diez años en un mercado controlado por el suministro, caracterizado por el crecimiento de los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), y las preocupaciones por la seguridad de los abastecimientos".

Ahora, Kirsch dice que dada la crisis financiera y el tiempo que tomará reducir la deuda de los principales países de la OCDE, el crecimiento de la demanda en la próxima década podría ser más baja a la de las predicciones previas.

Un nuevo modelo de predicción

Los cálculos oficiales del suministro futuro de petróleo aún no reflejan este consenso emergente. Al creer que "los precios del petróleo en todo el mundo aumentarán lentamente a medida que la demanda global aumenta, debido al crecimiento económico proyectado, a que hay un menor crecimiento en el suministro de petróleo de los países que no pertenece a la OPEP, y a la continua producción restringida por los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo", la EIA predice que el precio de crudo del West Texas Intermediate comenzará a elevarse nuevamente, a un promedio de 81 dólares por barril en el cuarto trimestre de este año, y a 84 dólares por barril en 2011.

Si los expertos del Gobierno se equivocan, podríamos ver excedentes persistentes y un estancamiento del precio del petróleo en 50 dólares por barril, o incluso menos, por debajo de los 75 dólares por barril que, como dijo el Rey Abdullah de Arabia Saudita el año pasado, es un precio justo para el petróleo. Los economistas y los legisladores apenas comenzaron a contemplar lo que esto significa.

Los nuevos suministros de petróleo provienen, sobre todo, de Asia central e Irak, donde se firmaron cerca de una docena de contratos importantes con productores extranjeros en 2010. El premio mayor está en la zona petrolera de Rumelia, al sureste de Irak, cerca del Golfo Persa, pues cuenta con reservas comprobadas de 18,000 millones de barriles. BP y China National Petroleum firmaron un contrato para explotar conjuntamente Rumelia. Un informe del Inspector General Especial de Estados Unidos para la Reconstrucción de Irak, publicado en julio, informó que la producción iraquí, actualmente de alrededor de 2.4 millones de barriles diarios, podría llegar a 12 millones de barriles diarios en el año 2017. Arabia Saudita produce actualmente alrededor de 8 millones de barriles al día.

En Asia central, las ostentosas predicciones de la cuenca del Mar Caspio a finales de la década de los 90, "otra Arabia Saudita", finalmente se acercan a la realidad. Kazajstán, hogar de dos de los hallazgos más importantes de petróleo de las últimas décadas, en los campos gigantes de Tengiz y Kashagan, está aumentando su capacidad en oleoductos hacia el este para abastecer los mercados del este de Asia, en vez del oeste, con las complicadas políticas de oleoductos del Cáucaso.

Incluso Israel, uno de los principales importadores de petróleo de Medio Oriente, está participando en esto. El año pasado, el Sondeo Geológico de Estados Unidos informó que las aguas israelíes en el Mediterráneo del este contienen más de 120 billones de pies cúbicos de reservas de gas recuperable, y nuevos descubrimientos han sumado otros 24 billones potenciales desde que ese informe fue publicado.  

El cuestionamiento del alza en el petróleo

Al mismo tiempo, los consumidores finalmente respondieron al aumento de los precios del gas, y quizás a las preocupaciones del impacto ambiental por la quema de combustibles fósiles. El kilometraje que conducen los estadounidenses ha disminuido en los últimos dos años por primera vez desde que se analizan estas estadísticas, lo que indica que el amorío entre los estadounidenses y su auto podría estar terminando. La demanda de gasolina en China, el mercado automotriz más grande del mundo, quizás no se eleve después de todo, pues el gobierno intenta remplazar los motores de combustión interna con autos eléctricos.

Con la economía israelí y las exportaciones en buen camino, los grandes abastecimientos nacionales de gas natural son los principales mostradores de que el precio del petróleo será de 50 dólares por barril. El fuerte crecimiento en la industria petrolera de Irak hará que ese país entre en discusiones y posibles disputas con Arabia Saudita por las cuotas de producción de la OPEP.

El excedente de gas a nivel mundial ya redujo el incentivo y la capacidad de Vladimir Putin, de Rusia, para entrar en juegos de poder con importadores de gas en Europa Oriental. Claro que el petróleo más barato de países que no pertenecen a la OPEP podría limitar el enfoque político en Estados Unidos hacia los suministros extranjeros de petróleo, y reducir la necesidad del Congreso por aprobar una ley de energía limpia comprehensiva.

Pero más que nada, el próximo excedente de petróleo pone en duda el concepto del alza del crudo, al menos en el futuro cercano, al igual que a toda la ciencia de predicción de abastecimiento futura. Adam Brandt, profesor del Departamento de Ingeniería de Recursos Energéticos de Stanford, publicó un estudio el mes pasado, en el que examinaba los varios modelos que han sido usados para predecir el futuro del suministro del petróleo en el mundo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La información no apoya las afirmaciones de que algún modelo sea el más útil para la predicción de la producción de petróleo en el futuro", concluyó Brandt. "De hecho, la evidencia sugiere que los modelos existentes han tenido un desempeño insatisfactorio para predecir la producción de petróleo en el mundo".

En otras palabras, prepárense para los barriles de 50 dólares.

Ahora ve
Momentos de terror y caos tras ataque terrorista en Barcelona
No te pierdas
×