Basilea puede ayudar a AL, afirma el BM

Las nuevas normas bancarias globales garantizan seguridad a largo plazo, afirmó Augusto de la Torre; el economista en jefe del Banco Mundial para la región destacó que las reglas ya eran necesarias.
MIAMI (CNN) -

Las nuevas normas de capital bancario acordadas por los reguladores globales son positivas para América Latina, donde tanto Gobiernos como bancos deben prepararse mejor para recesiones en el futuro que podrían venir tras la recuperación actual, impulsada por las materias primas, dijo el lunes un importante economista del Banco Mundial. Augusto de la Torre, economista jefe para América Latina y el Caribe, dijo que las nuevas normas acordadas el domingo, conocidas como Basilea III, son "buenas para América Latina" ya que buscan el mismo tipo de previsiones de seguridad a largo plazo para los bancos que podrían aplicar los Gobiernos en sus políticas económicas.

"Las veo como positivas, creo que son necesarias y serán útiles a nivel general", dijo de la Torre a Reuters en una entrevista.

El funcionario presentó un informe del Banco Mundial que refleja cómo el aumento de las exportaciones de materias primas en América Latina a economías emergentes de Asia como China, están dando al continente mayor resistencia y fuerza para salir a flote tras la reciente crisis económica global.

Las normas de Basilea III establecen que los bancos aumenten sus reservas de capital para ser más resistentes a las crisis financieras.

Los nuevos requerimientos instarán a los bancos a mantener un capital de la más alta calidad que represente un 7% de sus activos de más riesgo, pero los prestamistas tendrán un largo tiempo introductorio para recaudar ese capital. Actualmente se requiere un 2.0%.

De la Torre dijo que bajo el mismo principio, los exportadores de materias primas de América Latina, ya sea de bienes agrícolas, minerales o hidrocarburos, deben hacer un uso inteligente a los grandes ingresos derivados de los elevados precios, para aumentar sus ahorros a largo plazo y robustecer y diversificar sus bases de recaudación fiscal.

"Hay un ciclo, y hemos aprendido durante el tiempo que en los buenos momentos del ciclo, las instituciones y los mercados tienden a minimizar los riesgos, por lo que tienen menos capital del necesario debido a que están subestimando los riesgos", señaló.

"Y después, cuando cambia el ciclo, todos estos riesgos salen a flote como pescados muertos en el agua y ellos se encuentran con capital insuficiente para hacer frente a estos riesgos", añadió.

No sin complicaciones

De la Torre proyectó en mayo que América Latina registraría un crecimiento económico este año del 4.5%, por sobre su estimación preliminar del 4.0%.

En Miami, el funcionario señaló que algunos países como Chile, que ya habían dado un ejemplo de cómo ahorrar y conservar los ingresos derivados de las exportaciones durante períodos de auge, podían soportar de mejor manera un bajón económico.

En contraste, Venezuela se encuentra actualmente a la zaga de otros países de la región en su camino a la recuperación, precisamente porque no parecía haber transformado su bonanza petrolera de los últimos años en ahorros a largo plazo o inversión productiva.

"Los países necesitan ahorrar durante los buenos tiempos, ya que tendrán que invertir estos ahorros y usarlos durante períodos de crisis", dijo de la Torre.

Según él, la aplicación de Basilea III no "estaría exenta de complicaciones" en América Latina como señalan algunos.

Sin embargo, recalcó que desde 1990, América Latina había desarrollado regulaciones bancarias más conservadoras debido a las crisis financieras, algo que había ayudado a la región a resistir mejor el impacto de la recesión reciente.

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×