Japón interviene para controlar al yen

Por primera vez en seis años, el Gobierno tomó las riendas para limitar la apreciación de su moneda; sin embargo, el Banco de Japón no retirará el dinero que fluya a la economía por la venta de yenes.
yen  (Foto: Jupiter Images)
TOKIO (CNN) -

Japón intervino este miércoles en el mercado cambiario por primera vez en seis años, vendiendo yenes para limitar una apreciación de la moneda que está afectando a los exportadores del país y amenaza su frágil recuperación económica.

Revitalizado tras una victoria en una elección por el liderazgo del partido oficialista, el primer ministro japonés, Naoto Kan, parece determinado a aumentar los esfuerzos para sacar al país de la deflación, apuntando sus dardos contra el alza del yen, que ha golpeado los precios de las acciones y las ganancias corporativas.

Aún cuando el dólar subió hasta un 3.0% en el día frente al yen, persisten dudas sobre la efectividad de las ventas unilaterales de yenes por parte de Japón. Un intento de intervención unilateral durante 15 meses en Suiza para debilitar el franco no logró modificar los cimientos de la moneda.

Además, Japón está tratando de frenar la carrera alcista de su moneda justo en momentos en que otros bancos centrales, como la Reserva Federal estadounidense, podrían estar considerando medidas adicionales de alivio monetario que podrían ejercer presión en sus monedas.

"Está mucho menos claro si la intervención será efectiva en un mundo con tasas de interés cerca del cero por ciento y con exceso de liquidez en los mercados, pero creemos que sigue teniendo sentido para Japón tomar medidas para tratar de detener la apreciación del yen", dijo Richard Jerram, economista jefe para Asia de Macquarie Securities en Tokio.

El Ministerio de Finanzas dijo que la intervención no ha terminado. La agencia de noticias japonesa Kyodo citó a un funcionario del ministerio diciendo que Japón intervino en los mercados europeos y lo haría en Nueva York, de ser necesario.

Las estimaciones varían sobre cuánto ha invertido Japón en su primera intervención cambiaria desde el 2004, cuando vendió 35 billones de yenes (409,000 millones de dólares).

Operadores sugieren que las operaciones del miércoles podrían haber estado entre 300,000-500,000 millones de yenes (3,600-6,000 millones de dólares), aunque los medios japoneses citaron fuentes del mercado diciendo que el monto llegaba a cerca de un billón de yenes.

A diferencia de la intervención anterior, el Banco de Japón no retirará el dinero que fluye a la economía producto de las ventas de yenes, dijeron fuentes relacionadas con la materia.

Esto apunta a que el banco central planea usar las ventas de yenes como una herramienta monetaria para aumentar la liquidez y respaldar la economía.

Tradicionalmente, las autoridades que venden sus divisas para evitar una apreciación de éstas suelen emitir bonos para esterilizar los fondos y evitar que el exceso de liquidez derive en inflación. Pero en el caso de Japón, las autoridades buscan impulsar la inflación, ya que la economía se ha visto afectada por una deflación durante buena parte de la última década.

"La meta del Gobierno, y la meta de las autoridades en general, es inyectar capital a la economía", dijo Callum Henderson, estratega cambiario de Standard Chartered en Singapur.

Dudas sobre efectividad

Los analistas dudaban de que el Gobierno de Kan estuviera listo para sostener una batalla sostenida contra los mercados como la que libró el país por 15 meses vendiendo yenes a comienzo de la década.

"El monto de la inversión no sería tan grande como el de la última vez que Japón intervino, por lo que no será suficiente para evitar que la paridad dólar/yen caiga. También es poco probable que otros países cooperen", dijo Junya Tanase, estratega cambiario de JP Morgan en Tokio.

El Gobierno de Kan intentó inicialmente contener el alza del yen con intervenciones verbales, a medida que la moneda superó la barrera de 90 yenes por dólar. Hasta el miércoles, había evitado intervenir activamente, aparentemente preocupado por el hecho de que actuar sin la participación de sus colegas del Grupo de los Siete no tendría grandes resultados.

Kan fue reelegido líder del partido oficialista el martes, conjurando el desafío planteado por el hombre fuerte del partido Ichiro Ozawa, un declarado defensor de la intervención.

"Existía la idea en el mercado de que Kan era más tolerante frente a un yen fuerte y el yen subió después de que él ganara la elección interna en su partido ayer", dijo Yasuo Yamamoto, economista de Mizuho Research Institute.

El yen trepó el jueves a su mayor nivel frente al dólar desde 1995, ya que la caída en las tasas de interés en Estados Unidos ha generado operaciones de carry trade en las que los inversionistas se endeudan en dólares a bajo precio para colocarlos en activos de mayor rendimiento.

Varios analistas dijeron que era improbable que otros países ayuden a Japón a hacer bajar el valor del yen, pues ellos también necesitan monedas más débiles para impulsar las exportaciones y apuntalar sus propias recuperaciones.

Pese a esto, el ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, dijo que el Gobierno también se estaba comunicando con autoridades en el extranjero, aunque destacó que Japón estaba actuando por su cuenta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, dijo que Japón intervino en el mercado cambiario porque el yen había alcanzado un nivel en que era necesario actuar.

Kan dijo a periodistas que la intervención del miércoles había tenido un cierto efecto, pero que el Gobierno estaba observando los movimientos del tipo de cambio con un sentido de urgencia.

Ahora ve
“Hay culpa de ambas partes”, dice Trump y se va contra directivos y medios
No te pierdas
×