La ayuda a los pobres se desvanece en EU

Las grandes cantidades de recursos destinados a combatir la pobreza están por caducar próximamente; la Oficina del Censo de EU publicó que 46.6 millones de personas vivían en pobreza durante 2009.
Empleo, desempleo EU, desempleados, desocupación, trabajo  (Foto: AP)
Tami Luhby
NUEVA YORK -

Más gente que nunca está viviendo en la pobreza y el esfuerzo sin precedentes por parte del Gobierno para fortalecer la red de seguridad de los estadounidenses más necesitados se debilita. Washington ha gastado decenas de miles de millones de dólares desde el inicio de 2009 en programas para proveer de alimentos a los más pobres, albergar a los necesitados y apoyar a los desempleados. Pero mucho de este dinero ya se usó o está por caducar en las próximas semanas y meses.

Un record de 46.6 millones de personas vivían en situación de pobreza en 2009, según cifras de la Oficina del Censo, publicadas el jueves. Es la cifra más alta en 51 años, desde que se lleva el registro y significa que uno de cada 7 estadounidenses está en situación de pobreza. El entorno podría empeorar este año con la economía tambaleante y la insistentemente alta tasa de desempleo.

Pero sería incluso peor de no ser por el programa de estímulo federal. La Ley de Recuperación mantuvo a más de 6  millones de estadounidenses fuera de la pobreza el año pasado, y redujo la severidad de la pobreza para otros 33 millones de personas, según el Centro de Presupuesto y Prioridades de Políticas.

"Eso hizo una gran diferencia para que las familias lograran llegar al final de la quincena o no", dijo Elizabeth Lower-Basch, analista de políticas en el Centro de Derecho y Políticas Sociales, un grupo defensor conocido como el CLASP.

La Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense con un presupuesto de 787,000 millones de dólares (mdd), envió dinero a una serie de programas para ayudar a los necesitados. Algunos de estos esfuerzos consistieron en simples inyecciones de dinero, mientras que otros podrían terminarse pronto. Muy pocos seguirán vigentes en 2011 o después.

Cuidado a la salud: la Ley de Recuperación apartó 87,000 mdd para ayudar a los estados a cubrir sus costos de Medicaid, y el Congreso destinó otros 16,100 mdd el mes pasado. Esta disposición también previno que los estados apretaran sus criterios de elegibilidad y redujeran los beneficios.

Créditos fiscales: la Ley de Recuperación aumentó el Crédito Fiscal del Ingreso Recibido y el Crédito Fiscal Infantil, que, se calcula, cuestan un total de 19,500 mdd; además, colocaron más dinero en los bolsillos de los trabajadores de bajos ingresos con el crédito Making Work Pay, de 400 dólares por persona. Estos beneficios fiscales terminan este año.

Niños necesitados: El programa de estímulos también asignó 2,000 mdd en subsidios para cuidados infantiles y otros 2,100 mdd a Head Start, un programa inicial para niños necesitados. Ambos terminarán después del 30 de septiembre. También ofreció 13,000 mdd (en escuelas primarias y secundarias) para niños con desventajas, y este financiamiento podrá ser empleado hasta mediados de 2011.

Desamparados: la ley orientó 1,500 mdd en tres años para prevenir la aparición de desamparados y para encontrar hogar a aquellos que no tienen donde vivir. Aumentó la cantidad de vales para alimentos en más de 13% durante varios años, y también envió 150 mdd a los estados en ayuda alimenticia de emergencia durante 2009.

Desempledos: La Ley de Recuperación aplazó la fecha límite para solicitar seguro de desempleo amplio, que terminará a finales de noviembre. Los beneficios para los desempleados mantuvieron a 3.3 millones de personas fuera de la pobreza el año pasado, según el Centro de Presupuesto de Prioridades de Políticas.

Se acaba el tiempo

A un programa de estímulos más amplio para los más necesitados sólo le quedan un par de semanas; el impulso de 5,000 mdd en el programa Ayuda Temporal a Familias Necesitadas caducará el 30 de septiembre.

El dinero, que es distribuido en familias de bajos ingresos con niños, puede ser usado para obtener concesiones de efectivo, aplicar para programas alimenticios, ayuda en el hogar y otro tipo de beneficios. También financia un programa de empleos subsidiados, cuyo objetivo es pagar rentas y llevar comida a la gente. El programa de empleos pondrá a trabajar de nuevo a 200,000 personas.

Otro programa que terminará a final del mes es el subsidio de cuidados infantiles. Muchos de los beneficiarios tendrán que renunciar a sus trabajos si ya no reciben la ayuda para cuidar a sus hijos, informan algunos defensores de la iniciativa.

Y otra batalla se acerca en el horizonte, una que llegará el 30 de noviembre con la caducidad de la extensión a los beneficios federales de desempleo. Demócratas y republicanos discutieron antes de lograr cosechar apoyo suficiente para prolongar su red de seguridad.  

Los beneficios de desempleo, que duran un máximo de 99 semanas, han sido cruciales para mantener a la gente a flote durante la Gran Recesión, dijo LaDonna Pavetti, directora de reformas de bienestar y apoyo a los ingresos en el Centro de Presupuestos y Prioridades de Políticas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con la economía aún temblorosa y los empleos difíciles de hallar, todos los programas de estímulos para los pobres deberían recibir otra extensión, dice Pavetti.

"La necesidad aún está ahí", añade. "Veremos una mayor pobreza y una mayor necesidad hasta que la economía se recupere y la gente pueda hallar empleos por su cuenta".

Ahora ve
Así es el nuevo Galaxy Note 8 de Samsung
No te pierdas
×