El dilema del Banco Central de Japón

La entidad está dividida sobre la necesidad de adoptar medidas de alivio monetario; la definición de un plan podría atrasarse, mientras el mercado no tiene definida su reacción.
TOKIO (CNN) -

El Banco de Japón está dividido en cuanto a la necesidad de adoptar nuevas medidas de alivio monetario la próxima semana, lo que podría demorar la toma de un plan a pesar de los llamados del Gobierno para que el Banco Central actúe para dar un respaldo a la economía.

El gobernador del banco, Masaaki Shirakawa, ha dicho en reiteradas ocasiones que el Banco de Japón está listo para actuar de ser necesario, pero fuentes señalan que algunos funcionarios de la entidad quieren que el banco conserve algunas herramientas en caso de que la economía se deteriore aún más.

Por otra parte, el mercado no tiene una idea definida sobre qué medidas adoptaría el Banco de Japón si tiene que actuar.

Varios ministros han pedido al Banco Central que siga los pasos del Gobierno, que ha intervenido para debilitar al yen con medidas monetarias que al mismo tiempo actúen como estímulo para la economía.

Japón intervino en los mercados el 15 de septiembre mediante la venta de unos 2.0 billones de yenes (23,730 millones de dólares), después de que la divisa nipona subiera hasta un máximo de 15 años frente al dólar, generando temores entre las autoridades sobre su impacto en las exportaciones.

"El problema del Banco de Japón es que sus opciones de política monetaria son limitadas y es difícil tomar nuevas decisiones cuando la mayoría de los miembros del comité de política reconocen que las medidas de alivio recientes han tenido poco impacto en los mercados", dijo Adrian Foster, encargado de investigación de Rabobank International.

Los temores del Gobierno derivan de la creciente evidencia de que la recuperación económica se está quedando sin combustible.

El crecimiento económico cayó desde una sólida tasa anual del 5.0% en el primer trimestre del 2010 a tan sólo un 1.5% en el segundo trimestre. Datos del lunes mostraron además que el crecimiento anual de las exportaciones cayó en agosto por sexto mes seguido.

Poco después de la intervención del 15 de septiembre, fuentes dijeron que el Banco de Japón podría adoptar nuevas medidas de alivio en su encuentro del 4 y 5 de octubre si la junta considera que la recuperación está bajo amenaza.

Asimismo, señalaron que un incremento en la compra de bonos del Gobierno y otra expansión de su programa de préstamos a bajo costo surgían como los pasos más probables a seguir por el banco.

El diario financiero Nikkei dijo el martes que el banco central podría expandir su programa de préstamos a tasa fija y aumentar sus compras de bonos gubernamentales a corto plazo.

Sin embargo, algunos funcionarios del Banco Central quieren esperar para ver si existen nuevos indicios de que un yen fuerte y una desaceleración en el crecimiento en el extranjero están afectando a la economía nipona.

Estos funcionarios sugieren que este tipo de indicios podrían ser más tangibles para el encuentro del 28 de octubre del banco central, cuando publique su informe semestral sobre panorama económico e inflacionario.

Las divisiones entre los nueve miembros del consejo del banco central se han hecho más aparentes en reuniones recientes.

Un miembro del consejo votó en contra de una expansión del programa de préstamos a bajo costo del banco durante el encuentro del 30 de agosto. En marzo, dos miembros se opusieron a nuevas medidas de alivio monetario.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×