La ‘terrible’ realidad de la deuda en EU

La deuda total de las familias se redujo en 77,000 mdd en junio, pero no por haber sido liquidadas; casi la mitad de la disminución provino de eliminar hipotecas residenciales por parte de los bancos.
tarjeta de credito  (Foto: Jupiter Images)
Nin-Hai Tseng

Hay, al menos, un par de señales aparentemente positivas de progreso durante esta anémica recuperación económica: las viviendas estadounidenses están gastando menos y ahorrando más. La deuda está cayendo a un ritmo constante. Pero no se dejen engañar por los encabezados alegres; la tendencia hacia la disciplina fiscal podría sonar edificante, sobre todo en un momento en el que muchos aprendieron dolorosamente que gastaron demasiado en los años previos a la crisis financiera. Pero si miramos un poco más lejos, veremos que incluso las mejores noticias económicas enmascaran algo horrible.

Muchas viviendas no están precisamente apretándose el cinturón y usando su efectivo ahorrado para pagar sus deudas; simplemente están incumpliendo sus pagos.

La deuda total de las familias se redujo en 77,000 millones de dólares durante el trimestre que terminó en junio, pero cerca de la mitad de esta reducción provino de la eliminación de hipotecas residenciales por parte de los bancos, tarjetas de crédito y otros préstamos al consumidor, según Capital Economics Group. En un informe reciente, la consultora de investigación económica con base en Londres descubrió que esto no se trata precisamente de un desarrollo nuevo.

La deuda de las viviendas ha caído cada trimestre desde el principio de 2008, a 473,000 millones de dólares por debajo de su punto más alto, lo que se traduce en la reducción de la deuda en cada vivienda por 4,200 dólares.

Eliminar la deuda, se haga como se haga, es algo crítico para la salud general de la economía, pero la ola de viviendas que están des-apalancándose incurriendo en moras es motivo de temor. Varios estadounidenses están empleando sus nuevos ahorros para comprar  bonos del Departamento de Tesoro de Estados Unidos, en vez de emplear ese dinero para pagar sus deudas. Durante el año pasado, las viviendas compraron el 42% de toda la emisión de deuda nueva del Departamento del Tesoro, que equivale a 616,000 millones de dólares, y mucho más de los 432,000 millones de dólares absorbidos por inversionistas extranjeros.

Quizás esto prolongará aún más el proceso de des-apalancamiento, según los analistas de Capital Economics. Hasta que las viviendas puedan eliminar su deuda significativamente, quizás será uno de los factores clave que frenen el crecimiento económico y el mercado laboral mientras varias compañías esperan a que el PIB aumente significativamente antes de contratar a más trabajadores.

¿Eliminación de tarjetas de crédito o eliminación de facturas de tarjetas de crédito?

La ola de moras en préstamos hipotecarios no es ninguna sorpresa, dado el aumento de las ejecuciones hipotecarias y la caída de los precios de las viviendas. Pero quizás lo más problemático es el aumento de las moras de los consumidores en su deuda de tarjetas de crédito.

Es bien sabido que los niveles de deuda en las tarjetas de crédito han caído; en un punto cayeron sorprendentemente por debajo del nivel de las deudas de los estudiantes universitarios, según una nota publicada en agosto en el The Wall Street Journal.

Pero los consumidores no han descubierto exactamente un nuevo sentido de frugalidad. En 2009, la deuda pendiente en las tarjetas de crédito cayó cerca de 93,200 millones de dólares, en comparación con el año anterior, según un informe de CardHub.com, un sitio web de comparación de tarjetas de crédito. Quizás parezcan buenas noticias, pero la realidad es que la mayor parte de la caída, 81,600 millones de dólares, fue provocada por estadounidenses que incumplieron sus pagos.

La disminución real es mucho más pequeña, de cerca de 11,600 millones de dólares, y gran parte de esta cantidad llegó durante el primer trimestre, cuando muchas personas emplearon sus devoluciones fiscales para pagar sus tarjetas de crédito. A este paso, CardHub.com predice que los consumidores acumularán en 2010 al menos 26,200 millones de dólares más en deudas a tarjetas de crédito en comparación con el año pasado.

"Es alarmante", dijo el presidente ejecutivo y fundador de CardHub.com, Odysseas Papadimitriou. "No podemos regresar a los niveles de deuda previos a la recesión".

La deuda de las viviendas puede estar cayendo en general, pero ¿a qué costo? Los que incurrieron en moras, dependiendo del tamaño del préstamo, verán daños considerables en su historial crediticio, lo que podría afectar los términos de sus préstamos futuros.

Mientras que la carga de la deuda de los consumidores puede ser técnicamente más baja hoy que hace algunos años, al menos por escrito, la carga sigue siendo muy pesada en la mente de los consumidores.

Ahora ve
“Me duele saber que esto no va a parar”, dijo la hija de Salvador Adame
No te pierdas
ç
×