FMI y BM analizarán ‘guerra’ de divisas

Autoridades de ambas entidades se reúnen este viernes para analizar los efectos de este fenómeno; países como Japón, China y Brasil han intervenido para hacer más atractivo su mercado.
Dominique-Strauss-Kahn-FMI-RT.jpg  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

Si hay algo en lo que pueden coincidir las grandes potencias económicas del mundo, es que ninguna quiere una moneda fuerte por el momento.

La mayoría de las economías desarrolladas estima que tendrá un lento crecimiento interno al menos hasta el próximo año, lo que hace que tengan una fuerte dependencia de las exportaciones. Las principales economías emergentes, incluyendo a China y Brasil, también dependen de sus exportaciones.

Y todos son conscientes de que una moneda más débil dará una ventaja competitiva a sus productos.

Los temores sobre la posibilidad de ver una guerra cambiaria debieran dominar las conversaciones de los responsables de las finanzas globales, cuando se congreguen en el encuentro semestral del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) a partir del viernes.

El mes pasado, Japón intervino para frenar la apreciación de su divisa, una medida seguida por un par de economías emergentes.

El dólar ha perdido fuerza de manera considerable mientras los inversionistas se preparan para la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) imprima hasta un billón de dólares para financiar compras de deuda con la esperanza de impulsar la recuperación.

El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, dijo la semana pasada que el mundo estaba en "una guerra cambiaria internacional", que pone a los mercados emergentes como Brasil en desventaja. Tanto el jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, como el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, rechazaron esta visión.

Los datos de empleo para Estados Unidos que se conocerán el viernes darían un nuevo recordatorio del lento ritmo de la recuperación. Economistas consultados por Reuters piensan que el informe sobre las nóminas no agrícolas mostrará que no se crearon empleos durante septiembre y que la tasa de desocupación habría subido al 9.7%.

Esto impulsaría a la Fed a tomar nuevas medidas, quizás en su próxima reunión de noviembre, poniendo presión adicional sobre el dólar.

Más asientos para emergentes

Además del debate cambiario, el FMI enfrenta también una batalla interna. China y otras potencias emergentes de rápido crecimiento quieren tener mayor representación en la institución financiera, lo que implica que algunos países desarrollados tendrán que ceder parte de su poder.

Actualmente, los países europeos controlan un tercio de los 24 asientos del directorio del FMI y Estados Unidos quiere que cedan parte de su representación. La UE ha propuesto ceder dos asientos a las economías emergentes bajo una base rotativa, como parte de un sistema para compartir el manejo de la entidad.

Sin embargo, la sola rotación de asientos no sería suficiente para satisfacer a Washington y a otros críticos que consideran injusto el arreglo. Algunos sostienen que la propuesta europea es sólo un gesto simbólico.

Alemania, Francia y Reino Unido cuentan con asientos propios en el directorio, mientras que países más pequeños del bloque como Bélgica, Holanda, España y Dinamarca representan a grupos de países dentro del FMI.

Geithner del Tesoro ha manifestado su molestia sobre esta distribución y sostiene que da mayor poder de decisión a Europa que a Estados Unidos, aún cuando los dos cuentan con economías de tamaño similar.

Ahora ve
Un auto embiste dos paradas de autobús en Marsella; hay al menos un muerto
No te pierdas
×