Olvida el oro; compra acciones: Buffett

El millonario de 80 años afirma que invertir en títulos es una opción para planear la jubilación; considera que los estadounidenses verdaderamente ricos deberían pagar más impuestos.
warren buffett  (Foto: CNN)
Ben Stein

La primera cosa que me llamó la atención en mi última visita a Warren E. Buffett, que acaba de cumplir 80 años, es lo bien que se ve. Se ve estupendo para 50, ya no digo para 80. Es modesto al respecto, "Todo me funciona bien, la vista, el oído, todo funciona bien... hasta que me falle."

La segunda cosa que llama la atención es su inteligencia.

Le pregunté "¿Qué pasa con el oro, es una burbuja clásica o qué?"

"Mira, podrías tomar todo el oro que se haya extraído de las minas, y llenaría un contenedor de 67 pies cúbicos. Con el precio actual que tiene el oro, podrías comprar toda la tierra de cultivo en Estados Unidos. Además, podrías comprar 10 Exxon Mobil, más 1 billón de dólares en efectivo. O podrías verlo como un gran cubo lleno de metal. ¿Qué opción prefieres? ¿Cuál produciría mayor valor?" respondió Buffett.

Bien, entonces para Buffett no es urgente comprar oro. ¿Qué debe comprar una persona de clase media alta si quiere prepararse para la jubilación?

"Títulos" me contesta sin asomo de duda.

"¿En fondos cotizados VTI?" pregunté.

"Esos están bien. Quizás una selección de acciones que paguen alto dividendo y con posibilidad de subir sus dividendos. Acaso los primeros 100 pagadores de dividendo del índice S&P 500."

Luego, tras pensarlo, agrega "Bueno, quizás eso no, pero sí títulos."

Ante la pregunta del millón -si la recuperación económica es o no real- Buffett no duda. "Sí, hay recuperación. Es lenta, pero es una recuperación. Estamos contratando personal en Burlington Northern, aunque hemos recortado algunos puestos en otros negocios, pero vemos un repunte en los grandes usuarios de American Express, en los vagones de carga de BNSF, a lo largo de nuestros negocios, vemos una lenta recuperación".

"¿Cuándo comenzará a contratar a más personal?" le pregunto.

"Cuando aumente la demanda" indica. "No contratamos para obtener deducciones fiscales o porque alguien en el Gobierno nos dice que lo hagamos. Contratamos cuando hay más demanda para lo que fabricamos, transportamos o vendemos. Así de simple."

"¿Y cómo subirá la demanda si las empresas, tan grandes como la suya, son tan cautelosas?" insisto.

"Ya ocurre, y repuntará" me dice. "Mira, en el otoño de 2008 necesitábamos un estímulo realmente grande, uno muy muy grande. No lo conseguimos. Fue un milagro que Bank of America comprara Merrill por 29 dólares cuando posiblemente en unos días hubiera valido 29 centavos de haberse quedado por su cuenta. Si eso no hubiera ocurrido, todo se hubiera colapsado. Todo el mercado de papel comercial se hubiera detenido. Cada ficha de dominó se hubiera caído. Berkshire hubiera sido la última, pero también habría caído. Ken Lewis salvó a todo el sistema por un tiempo, hasta que el TARP (Programa de Alivio para Activos en Problemas) pudo rescatarlo. Ahora tendremos una recuperación muy lenta porque la gente todavía tiene miedo. Pero estamos viendo una recuperación, indudablemente."

¿Y con respecto a la vivienda?

"Esa recuperación aún está muy lejos. El mercado perdió el equilibrio y tomará mucho tiempo hasta que se arregle."

"¿Y los impuestos?" Sobre este tema Buffett cree que los estadounidenses verdaderamente ricos deberían pagar más impuestos, esos que ganan 5 millones de dólares al año, y especialmente esos que ganan 1,000 millones de dólares al año.

"¿Por qué querríamos subir los impuestos si tenemos una política fiscal que explícitamente permite grandes déficits?" pregunté.

Los tres, Buffett, mi colega Phil DeMuth y yo, hablamos largo rato sobre el tamaño de los déficits en "tiempos de paz" y en la Segunda Guerra Mundial, cuando tocaron niveles superiores a los actuales. Luego Buffett sintetiza lo que piensa, y dice que su deseo de elevar los impuestos a la gente muy rica tiene que ver más con la justicia social que con la política fiscal.

"Yo eximiría de pagar las altas tasas impositivas a cualquiera que tuviera un hijo o un nieto en Afganistán. En esas conferencias con gente rica, con multimillonarios, conozco a mucha gente. Ninguno de ellos tiene a un familiar en combate." 

Continuamos charlando hasta que Phil, Warren y yo salimos a comer comida italiana al Piccolo Pete's, considerado por Warren el mejor restaurante en Estados Unidos. Lo observo comer sus albóndigas. "Este tipo es tan listo, es como una máquina, pero una máquina amigable, educada y afable" pienso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Buffett nos lleva después al hotel en su precioso Cadillac. "Lo compré porque hace un par de años vi cómo el Congreso le daba tremendo repaso a Rick Wagoner (antiguo CEO de GM), así que pensé que podría echarle una mano comprando un Cadillac."

Ben Stein es economista, abogado, escritor y fue profesor de derecho y economía en la Pepperdine University School of Law.

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×